Bárcenas a la cárcel

Toda la mañana ha estado temblando el Estado. Se sentía como un rumor sísmico. ¿Será la bolsa? ¿Será Iberia? ¿Será otra ocurrencia de Bernanke? ¿Merkel? ¿Draghi?

No. Era Bárcenas. Que estaba declarando. El juez Ruz lo ha enviado a la cárcel. Esto recuerda, en parte, a lo de Amedo y Domínguez. En otro ámbito, por suerte. Aunque ahora el dinero es casi crimen de Estado. No hay liquidez. Llevarse la pasta, en la indignación pública, es como entonces el GAL. O peor.

El fiscal estaba de acuerdo. El auto es sólido. A Ruz no le han podido acosar y derribar como al pobre Elpidio, el que metió a Blesa. Y no le han podido embarullar los datos de hacienda como le han hecho al juez Conde los ayudantes de Montoro. Aún no se ha aclarado qué pasó con los datos de la Infanta. ¿Para eso tantos notarios, tanto software y tanta Administración del Estado? A Ruz, de momento, no le han alterado. ¿Por qué? Es una irregularidad estadística.

Bárcenas, a la cárcel sin fianza, incondicional. Uf. Se puede recurrir, tres días de maniobras. Y se puede apelar ante la Sala de lo Penal. ¿Aguantará Bárcenas en la cárcel? ¿Soltará la lengua? ¿Grabaciones? ¿No era su cuñado el que llevaba la seguridad de Génova? ¿Dónde está el cuñado?

Esta mañana temblaba el Estado. Y Europa. A estas alturas todo es sistémico.

___

http://www.eldiario.es/protesto-senoria/Justicia-genero-ficcion_6_145645448.html

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>