Cristales, un mundo fascinante

Esta tarde, Juan Manuel García Ruiz, profesor de investigación del CSIC y director del Laboratorio de Estudios Cristalográficos de Granada en el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, abre en Ibercaja Zentrum el ciclo de conferencias dedicado a la cristalografía, en su Año Internacional, con la charla ‘El maravilloso mundo de los cristales’. Un paseo ilustrado con fotografías y vídeos a través del fascinante mundo de los cristales en el que visitaremos los espectaculares cristales gigantes y descubriremos las múltiples aplicaciones de los cristales en la vida cotidiana, su contribución al bienestar y el progreso de la humanidad y el impacto que la cristalografía ha tenido en la cultura y el arte. La cita es hoy martes 4 de noviembre, a las 19.30 en Ibercaja Zentrum.

Con este motivo, rescatamos (actualizada) la entrevista publicada en Tercer Milenio el 14 de mayo de 2013:

JUAN MANUEL GARCÍA RUIZ :

“Hay lugares donde se siente al planeta latir”

La ciencia le ha llevado a lugares tan impresionantes como la cueva de los Cristales Gigantes de Naica. Juan Manuel García Ruiz , que se define como «cristalógrafo desde los 15 años», es el creador del Concurso de Cristalización en la Escuela, que el curso pasado llegó a toda España.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Juan Manuel García Ruiz , investigador del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, es geólogo y cristalógrafo. JAVIER TRUEBA

POR TODAS PARTES «Te despierta una alarma que es un cristal piezoeléctrico en un reloj que mide el tiempo con un cristalito de cuarzo y ves que son las 7.30 en unos números de cristales líquidos. Te levantas de la cama y te yergues sustentada por un esqueleto de cristales de fosfato de calcio. Te cepillas tus blancos dientes de cristales de apatito con una crema basada en nanocristales de sílice. Bajas a la cocina y al café le pones azúcar cristalizada; te regalas un trocito de chocolate que consiste en uno y precisamente uno de los cinco polimorfos del cacao cristalizado. Te dispones a salir y, antes, te maquillas con una crema cuya base son pequeñísimos cristales de rutilo. Llamas con el móvil, gracias a los semiconductores hechos con cristales de silicio, los mismos que usan las placas solares fotovoltaicas…, así podríamos seguir todo el día». Esta es la batería de ejemplos rápidos de cristales que usamos en nuestra vida diaria que dispara Juan Manuel García Ruiz . Como sospechaba, son muchos más de los que creemos.

PREGUNTA ¿La naturaleza es más ordenada de lo que parece?

RESPUESTA Una parte de ella, la que está formada por cristales, desde luego. Los cristales no son otra cosa que la materia ordenada, pedacitos de materia (átomos, moléculas, macromoléculas) dispuestos como un ejército en formación, con una geometría impecable.

P. Usted ha estudiado las fronteras entre las formas de la vida y las del mundo mineral que, al parecer, no es tan nítida como se pensaba.

R. Llevo años estudiando cómo se crean unas estructuras puramente inorgánicas, compuestas por millones de nanocristales que se autoensamblan adoptando en conjunto formas curvas como las de la vida. Imitan muchos aspectos de lo vivo, pero se crean sin intervención de la vida, ni siquiera de productos orgánicos. Es un problema fascinante y, desde luego, son unas formas bellísimas.

P. La belleza de los biomorfos de sílice ya le fascinaba en sus tiempos de doctorando. ¿Qué es más bello: contemplarlos o comprenderlos?

R. Qué bonita y sobre todo qué interesante pregunta. Yo, como Alejo Carpentier, también «llego a preguntarme a veces si las formas superiores de la emoción estética no consistirán, simplemente, en un supremo entendimiento de lo creado». Yo también busco un alfabeto en los biomorfos de sílice que me lleve a saber si cada uno de ellos era, desde siempre, un poema. Ya he llegado a descubrir muchas cosas de los biomorfos, entre ellas que toda su inmensa complejidad morfológica se debe tan solo al rizo de una lámina. El rizo es un mecanismo morfogenético muy poderoso, un mecanismo que la vida nunca supo explotar.

P. Es experto en morfogénesis de materiales. ¿Dónde están las rocas más antiguas de la Tierra? ¿Cómo se combinan imaginación y ciencia en este tipo de investigaciones?

R. Están en lugares remotos: en Groenlandia y en el desierto profundo de Australia. En ellas se han encontrado unas microestructuras que parecen restos de vida, microfósiles, lo que serían los restos más antiguos de vida sobre el planeta. Nosotros estudiamos cómo se pudieron formar esas estructuras en una Tierra muy diferente a la actual. Es muy difícil reconstruir cómo pasaron las cosas. Has de imaginarte cómo pudo ser, diseñar experimentos para saber qué hay de cierto en lo que imaginaste y estar dispuesto a reconocer los errores tanto como los aciertos.

P. A alguien que ha estado en algunos de los lugares más impresionantes del mundo, como la cueva de los Cristales de Naica; o junto a las rocas más antiguas, en Australia; que vivió en carne propia el último terremoto de Japón, ¿a qué lugar le gustaría ir?

R. Mi próximo proyecto, que se está evaluando ahora en Europa (el proyecto Prometheus fue aprobado por el Consejo Europeo de Investigación, que lo financia con casi 2,5 millones de euros para un periodo de cinco años), me llevaría al valle del Rift, en África, y a Nueva Caledonia. Son lugares donde se siente al planeta latir. Allí me gustaría ir y allí voy a ir.

P. ¿Por qué se hacen experimentos de cristalización en el espacio?

R. En la cristalización es muy importante cómo se mezclan los reactivos. En condiciones de gravedad reducida, el transporte es muy lento y eso facilita la obtención de cristales y ayuda a comprender los mecanismos básicos de su crecimiento. Más pronto que tarde habrá que salir de este planeta y conviene conocer cómo funciona algo tan importante como la cristalización allá arriba.

P. Además de investigar, ha creado la Factoría de Cristalización y la ‘spin off’ Triana Sci&Tech. ¿Quién demanda cristales?

R. Muchas empresas y muchos grupos de investigación. En la Factoría de Cristalización hacemos cristales y estudios estructurales, tanto de fármacos como de macromoléculas biológicas, buscamos polimorfos y también estudiamos muestras minerales para empresas petrolíferas o de cosméticos. En Triana S&T fabricamos kits de cristalización para investigación y material didáctico para enseñar y popularizar la cristalografía.

P. Su afán por divulgar le llevó a inventarse el concurso Cristalización en la Escuela.

R. Es una experiencia didáctica muy bonita. Aprovechamos la fascinación que provocan los cristales en los alumnos para engancharles a comprender qué son, cómo se forman y para qué sirven y, de camino, introducirles en el mundo de la ciencia en general.

P. Fue gestor del programa Explora, que impulsaba investigaciones imaginativas y radicales. ¿Son malos tiempos para la ciencia transformadora, de frontera?

R. Fue una iniciativa que lanzamos hace seis años para apoyar proyectos de investigación atrevidos, heterodoxos y radicales. El programa, como toda la ciencia, está ahora en vía muerta en España, pero es una reconocida fuente de inspiración de nuevos programas de financiación de la ciencia en Alemania, en el Reino Unido o en EE. UU. Son buenos tiempos para la ciencia transformativa, pero malos tiempos para la ciencia en España, para cualquier tipo de ciencia en España.

P. La auto-organización, que funciona en la naturaleza, ¿es trasladable a la sociedad?

R. Cuando estudio el nacimiento de un cristal, veo muchos paralelismos con el comportamiento de los grupos sociales. Los sistemas naturales son complejos, no simplemente lineales. Nuestras sociedades son otros sistemas auto-organizados más que funcionan no-linealmente. Y no conocemos bien cómo funcionan ni los sistemas naturales ni los sociales, no al menos para saber manejarlos. Es un problema porque se nos acaba el tiempo antes de que el planeta se nos vaya definitivamente de las manos. Por eso debemos financiar mucha física, mucha química pero, sobre todo, muchísima matemática.

Las cuevas de Naica: un reto científico y físico y una preciosa aventura intelectual

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cueva de los Cristales de Naica, en México. JAVIER TRUEBA

El documental ‘El misterio de los cristales gigantes’ nos conduce al interior de la impresionante cueva de los Cristales de Naica. Eso sí, en condiciones ambientales que no tienen nada que ver con los 50ºC de temperatura y la humedad de casi el 100% bajo el desierto mexicano de Chihuahua. Cuando Juan Manuel García Ruiz contactó con Javier Trueba, este se quedó prendado y «decidimos no hacer una película amarillista al estilo de lo que se ha convertido National Geographic o Discovery. Era muy fácil haber enfocado la película a que aquello es un lugar infernal donde te puedes morir asfixiado y a las dificultades técnicas de hacer el trabajo científico y cinematográfico». Por el contrario, hicieron una película didáctica, «para contar una historia y explicar cómo se formaron esos cristales gigantes». La película cuenta que «más allá de la aventura y el riesgo físico está la aventura intelectual de desvelar un misterio».

Los científicos trabajaron en ese baño turco extremo, donde «solo puedes aguantar un máximo de diez minutos. Cada vez que entrábamos, perdíamos dos kilos de agua en esos diez minutos». Tras ese reto científico pero también físico, consiguieron explicar cómo, cuándo y cuánto tardaron en formarse esos gigantes cristalinos de yeso.

Por MARÍA PILAR PERLA MATEO

 

 

Publicado en Geología, Química, Sin categoría | Deja un comentario

Exprésate sobre la fachada led de Etopia

¿Te has sentido discriminado? ¿Te sientes parte de esta comunidad? ¿Te gustaría irte a vivir a otra ciudad?… Son cuestiones sencillas pero directas que rara vez nos hacen, y menos colectivamente.

Esta noche, a las 21.00, desde el móvil y/o en interacción con la fachada led de Etopia Center for Art& Technology de Zaragoza, la perfomance United Colors od Dissent, basada en datos en tiempo real, tratará de recabar la opinión de los ciudadanos en diferentes asuntos, como una nueva forma de plataforma de participación ciudadana. Los autores de United Colors of Dissent son los artistas Mahir Yavuz y Orkan Telhan, ganadores del premio Paseo Project 2013.

colors

La iniciativa pretende captar el perfil sociocultural de las diferentes comunidades que viven en Zaragoza y construir una visualización colectiva que puede mostrar la diversidad de experiencias en la ciudad en relación con las realidades sociales, culturales, políticos y económicos de nuestro tiempo. Los participantes de Zaragoza responderán colectivamente a 25 preguntas muy cortas (tipo esquemático) en su idioma preferido, utilizando una interfaz de votación, que se ejecuta en sus teléfonos móviles.

Participar es sencillo: basta con conectarse a las 21.00 en punto de esta noche con nuestro móvil a la web ucod.org y contestar durante unos 15 minutos a las preguntas que el sistema lanzará. La performance se repite dos veces consecutivas.

20130115_0439

Es posible participar desde cualquier lugar, pero si quieres vivir la experiencia completa, acércate a Etopia, en cuya fachada digital se visualizarán en tiempo real los resultados del cuestionario.

Más información y portal para visualizar el interfaz de voto en:

http://www.zaragoza.es/etopia

http://ucod.org

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

¿Buscamos entre todos la llave maestra de la divulgación innovadora?

Por CARMEN SERRANO

Es como un juego. Entras en seronoserdmasi.ibercivis.es desde tu ordenador y participas. Es la plataforma digital de inteligencia colectiva que la Fundación Ibercivis y el Instituto de Biocomputación y Sistemas Complejos (BIFI) de la Universidad de Zaragoza ceden a las Jornadas D+I para, desde el 8 al 18 de octubre, hallar juntos los diez ‘imprescindibles’ de la divulgación más innovadora.

inteligencia colectiva

‘Ser o no ser D+I’. Ésta es la cuestión que desvelará el experimento de inteligencia colectiva de Ibercivis, especialmente creado para las II Jornadas de Divulgación Innovadora D+I, ya a la vuelta de la esquina. No hace falta preparación alguna para participar en este divertido experimento. Ni siquiera que aportemos ideas; podemos copiar las de los demás. Desde hoy mismo, entre todos, haremos emerger en pocos días los diez ‘imprescindibles’ de una divulgación innovadora. ¿Jugamos?

Interesados por la divulgación científica, preparados, listos, ¡ya! Primero tendremos que registrarnos en el experimento, aunque participaremos de forma anónima. Aportamos nuestras ideas y copiamos como descosidos las ideas de los demás que nos gusten mucho. Así, por selección natural, irán emergiendo las mejores a los primeros puestos del ranking, mientras vemos las nuestras subir y bajar, incluso desaparecer si nadie las hace suyas. En esto consiste la inteligencia colectiva.

¡Ojo! El experimento es ‘apto’ para cualquier navegador de Internet menos Explorer. Y jugaremos desde un ordenador; no desde el móvil. En las Jornadas D+I, que se celebrarán los días 17 y 18 de este mes en el Centro de Arte y Tecnología Etopia, habrá dos ordenadores desde los que todos podremos participar en el experimento de Ibercivis.

Pero no esperemos a esos días. Ya hoy podemos participar. Si lo dejamos para más tarde, habrá ideas de otras personas que ya no veremos. Y, además, tendremos pocas posibilidades de que las nuestras emerjan.

El experimento tiene tres fases: en la primera opinamos en solitario, sólo nos vemos a nosotros mismos; la cosa se anima en la segunda, donde conoceremos a nuestros vecinos de experimento, a los que copiaremos todo lo que queramos, arrastrando sus ideas a nuestro propio panel; y en la tercera veremos ya a todas las personas que, en ese momento, estarán jugando con nosotros. En cuanto os registréis, recibiréis un par de emails avisándoos de los cambios de fase.

Un ensayo: ¿Qué es la divulgación innovadora? Es no hacer siempre lo mismo. Es la que emplea canales distintos a los tradicionales. Es la que emociona. Es la que sorprende. La que aviva el interés por la ciencia. La que se hace jugando. La que arranca sonrisas… ¿Queréis que la definamos juntos? Será divertido.

Cuando el 18 de octubre, casi al final de las II Jornadas D+I, desvele Ibercivis sobre el escenario de Etopia las diez mejores ideas para una divulgación científica innovadora, habremos comprendido qué es la inteligencia colectiva. Es ese conocimiento que surge de la colaboración entre muchos individuos de una misma especie, bacterias, abejas, hormigas o seres humanos. La comunidad es más sabia que el más sabio de todos sus miembros. Así que, dejemos la divulgación innovadora en manos de la selección natural. A ver qué sale.

La Fundación Ibercivis ya ha ‘rodado’ antes su plataforma digital de inteligencia colectiva con otros experimentos. Y, pasadas las Jornadas D+I, harán uno en el nuevo CaixaForum de Zaragoza, en formato examen, en el que participarán alumnos de secundaria. Por fin, un examen en el que se podrá copiar.

Publicado en Ciencia y sociedad, Divulgación, Sin categoría | Deja un comentario

¿Qué dinosaurio saldría en la pole position?

Las huellas que dejaron los dinosaurios hace millones de años dan suficientes pistas para calcular la velocidad a la que se desplazaban. Y como la Noche de los Investigadores que se celebra mañana coincide con el Gran Premio de Aragón de Moto GP en Motorland (Alcañiz), los paleontólogos de Dinópolis han decidido preguntarse qué dinosaurio conseguiría la pole position en una vuelta al circuito de Motorland.

nochedelosinvestigadores_2014-670x300

A través de un taller que se celebrará mañana viernes, de 17.30 a 20.00 en el punto de información situado en la avenida de Aragón de Alcañiz, se calcularán las velocidades de diferentes dinosaurios para colocarlos luego en las zonas rápidas o lentas del circuito turolense.

En la vitrina de novedades del Museo Aragonés de Paleontología de Dinópolis se ofrecerá información, a lo largo de todo el fin de semana, sobre este proyecto de estimación de las velocidades de los animales que produjeron un rastro de huellas.

Alcañiz y Teruel se suman este año a Zaragoza en la convocatoria aragonesa de la Noche de los Investigadores, iniciativa que se organiza simultáneamente en más de 300 ciudades europeas.

En Zaragoza, la cita es en la plaza de San Francisco (de 16.00 a 20.00) y en la Carpa del Ternasco, en la calle Moret, junto a la plaza de los Sitios (de 17.00 a 00.00). Talleres, juegos, charlas, actividades deportivas, monólogos y conciertos llenarán de actividad una tarde-noche muy especial.

Todos los detalles, aquí

 

Publicado en Ciencia y sociedad, Divulgación, Paleontología, Sin categoría | Deja un comentario

II Jornadas de Divulgación Innovadora D+I

Por CARMEN SERRANO

Empujadas por el éxito de la primera edición, las II Jornadas de Divulgación Innovadora D+I (www.divulgacioninnovadora.com) se celebrarán los próximos 17 y 18 de octubre en Zaragoza, en el Centro de Arte y Tecnología Etopia. De nuevo, un programa repleto de cruces de caminos entre la ciencia y las múltiples maneras de comunicarla se desarrollará en las Jornadas con la ayuda de grandes divulgadores, entre ellos Ariane Koek, directora del programa artístico del Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN) de Ginebra, y Agustín Fernández Mallo, físico y autor de las novelas ‘Proyecto Nocilla’.

FlyerHorizontal-1

La inscripción a esta segunda edición D+I se efectúa a través de la web. Las Jornadas, organizadas por la Fundación Zaragoza Ciudad del Conocimiento en colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad, están dirigidas a divulgadores, científicos en la necesidad de comunicar su trabajo, a periodistas, profesores, artistas… Bajo el lema ‘La ciencia emociona. Contarla, también’, el programa incluye diálogos, conferencias, juegos, espectáculos, un taller de técnicas audiovisuales para divulgar, un aperitivo científico y experimentos innovadores.

Entre los profesionales que contarán su experiencia con la divulgación científica más innovadora están, además de Koek y Fernández Mallo, el músico Antonio Arias, autor de ‘Multiverso’, el biólogo Ricardo Moure, ganador del FameLab español, el físico Gustavo Ariel Schwartz, director del programa Mestizajes, los periodistas Jesús Hidalgo, Mario Viciosa y Antonio Martínez Ron, José Antonio Pérez, guionista y director de la webserie ‘Dani y Fiti’, y las investigadoras Gabriela Ojeda, Laura Piñón y Begoña García.

I jornadas D+I

Intervendrán cuarenta divulgadores que, a diario, exploran caminos para llegar a un público cuanto más amplio, mejor. Unos lo hacen con magia, otros con blogs, música, literatura, teatro, graffiti, formatos audiovisuales o papiroflexia; algunos con debates ciudadanos, otros con juegos, muchos con humor.

En su afán por ser más y más participativas, las Jornadas incluyen sesiones In Vivo, abiertas al público, juegos, espectáculos de humor y un concierto, para comprobar in situ si los mensajes llegan al receptor, y el apartado ‘Déjate ver… en persona’, con propuestas de divulgadores que han sido incluidas en el programa. Pero, además, las personas inscritas podrán mostrar sus proyectos en salas contiguas al auditorio de Etopia.

Son colaboradores de D+I la Asociación Española de Comunicación Científica, el Observatorio de Comunicación Científica de la Universidad Pompeu Fabra, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Universidad de Zaragoza y la Fundación Ibercivis.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Un selfie con tu estatua favorita

¿Quién te gusta más? ¿El imponente Santiago Ramón y Cajal de la escalinata del Paraninfo? ¿El cineasta Eduardo Jimeno, en pleno rodaje en la plaza de Ariño? ¿El pensativo Miguel Servet del hospital que lleva su nombre o el de Villanueva de Sijena?…

selfie

Elige estatua, hazte un selfie y participa hasta el 23 de septiembre en el concurso de la Noche de los Investigadores zaragozana. Aquí tienes los detalles.

Es uno de los aperitivos de un evento europeo que, en Zaragoza, tendrá como acción central  la Feria de los investigadores, un espacio en el que todos los centros, grupos e institutos de investigación de Aragón sacan parte de su trabajo diario a la calle. La tarde-noche del 26 de septiembre, viernes, de 16.00 a 20.00, la plaza de San Francisco se llenará de actividades interactivas dirigidas por científicos. Las investigaciones llegarán al público en formato concentrado de microcharlas de 10 minutos. Talleres interactivos y didácticos se programarán pensando en los más pequeños. Y, como guinda, juegos y actividades de ocio serán la cara más lúdica del encuentro.

De momento, la inscripción está abierta para aquellos investigadores que quieran hacer su propuesta y participar en la Noche de los Investigadores. Cuando el programa esté definido, será el momento de que los interesados se inscriban en los talleres.

Por ahora, sabemos que, en Aragón, las ubicaciones se repartirán entre la plaza de San Francisco, la Carpa del Ternasco y Alcañiz. Pero esta noche tan especial se vivirá al mismo tiempo en 250 capitales europeas, 25 de ellas españolas.

El proyecto está liderado por el consorcio formado por Gobierno de Aragón (Fundación ARAID), la Universidad de Zaragoza y ESCIENCIA y la participación de CSIC y Fundación Dinópolis, gracias a quien este año las actividades llegan a Teruel.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Optogenética y cerebro: “Es la tecnología, estúpido”

DESDE ESOF

esof 1

Karl Deisseroth

Basta fijarse en su peculiar mirada, en un cierto rictus que lo asalta, para sentir que las cosas encajan. Karl Deisseroth —el considerado padre de la optogenética— es médico y es psiquiatra.

 (¿Recuerdan a Jonathan Crane, el psiquiatra que aparece en las últimas de Batman?)

 Pero no, es un prejuicio equivocado y absurdo. Porque de no corregirlo, de seguir tirando de él, pensaríamos que Deisseroth —como buen psiquiatra— es además un médico particularmente humanista, preocupado sobremanera por la narrativa de la enfermedad mental, centrado en su discurso. Y si por algo Deisseroth está en Copenhague, en el congreso ESOF  no es por ninguna de esas razones, sino por liderar un departamento de bioingeniería

 (ajá, ingeniería)

 y haber sido el principal impulsor de la técnica conocida como optogenética, o lo que es lo mismo, de los estudios que posibilitan el control de células (principalmente células nerviosas) mediante la luz. La misma técnica que promete revolucionar los estudios del cerebro, que fue escogida en 2010 como método del año por la revista ‘Nature’ y que ha hecho que esta misma revista le nombrara el año pasado como ‘Method man (el hombre método). Y especialmente de ella habló Deisseroth (el ingeniero-psiquiatra) en Dinamarca:

Comienza su charla como lo hace con alguno de sus artículos: cifrando la complejidad del cerebro humano. Y, sobre todo, señalando la falta de un modelo para poder compararlo. Porque el corazón, por ejemplo, es una bomba, y actúa como tal. Y si en algún momento falla podemos (más o menos) medirla, entenderla e intentar repararla. Pero el cerebro, con sus 90.000 millones de neuronas y 10.000 conexiones por cada una de ellas, y con sus propiedades ‘emergentes’ (¿la conciencia?) es algo mucho más complicado. Porque además no hay un modelo estrictamente ‘normal’ que nos sirva de referencia. Pero también porque las herramientas que usamos para estudiarlo son bastante groseras: podemos observar cambios de actividad, podemos estimular ciertas áreas, pero en general las técnicas no son lo finas que desearíamos. Lo que Deisseroth se proponía al comenzar sus investigaciones era conseguir activar neuronas ‘individualmente’. De esta forma las conclusiones no solo serían más precisas, sino que además permitirían establecer cierta causalidad: si al activar este tipo de neuronas sucede esto otro, puedo suponer que hay una relación directa. Y para ello echó mano de ciertas proteínas de algas y bacterias que se conocían ya treinta años atrás: las rodopsinas.

Un canto a la investigación básica

Las rodopsinas son unas moléculas muy peculiares. Reaccionan a determinados tipos de luz, y al activarse son capaces de descargar toda una serie de señales dentro de las células. (Un tipo particular de ellas pueblan, por ejemplo, los bastones de nuestras retinas, y se activan en condiciones de semioscuridad.) Ya desde los años 70 se sabe que ciertas bacterias y algas disponen de ejemplos de ellas, lo que les ayuda a captar información del exterior y dirigirse hacia zonas con luz. Pero por entonces, quienes las descubrieron no estaban pensando ni mucho menos en sus posibles aplicaciones. Nada relacionado con el estudio del cerebro pasaba (paradójicamente) por sus cabezas. Según Deisseroth, las estudiaban simplemente “porque eran maravillosas”. No fue hasta 30 años después que los científicos pensaron en aprovecharlas. Y fue el equipo de Deisseroth quien lo consiguió de una forma más simple y eficaz. Más o menos, y brevemente, así:

Primero se inserta el gen de la rodopsina en cuestión en un tipo particular de virus, que funcionará literalmente como un ‘taxista’ celular. Después el virus se inyecta en una zona determinada del cerebro: así, cuando infecta las células también introduce el gen de la rodopsina en el ADN de las neuronas que se quieran estudiar. Por último, se hace llegar una fibra óptica finísima hasta esa misma zona cerebral, lo que permitirá iluminar (y activar) las neuronas que se han ‘infectado’ con las rodopsinas. De ahí el nombre de optogenética: la combinación de técnicas genéticas con la aplicación de luz para conseguir cosas como la de este vídeo: que cuando la luz azul llega hasta las neuronas motoras del ratón, este no pueda dejar de correr:

Las primeras contribuciones

Aunque los estudios y datos proporcionados por la optogenética empiezan a crecer exponencialmente, Deisseroth comentó fundamentalmente dos:

En el primero de ellos, de 2011, introdujeron rodopsinas en dos partes muy concretas de la llamada amígdala cerebral. Esta es una pequeña zona situada en lo más profundo del lóbulo temporal y es la principal responsable de que sintamos miedo (y de que SM, cuya amígdala fue destruida por una enfermedad degenerativa sea incapaz de sentirlo). Además, su activación constante está relacionada con el desarrollo de ansiedad generalizada. Pero, contrariamente a lo esperado, y a pesar de su reducido tamaño, no toda la amígdala ejerce la misma función. La estimulación con luz de una pequeña parte reducía inmediatamente los signos de ansiedad, pero no sucedía así si se repetía con una región vecina. ¿Es esto importante? Puede serlo, y no solo en el caso de la ansiedad.

- Por ejemplo: los casos de depresión resistente (aquella que no mejora ya con ningún tipo de tratamiento) se están empezando a tratar con la estimulación eléctrica de una determinada zona cerebral, la llamada área 25. Parece que muchos pacientes mejoran, pero aún no se sabe exactamente por qué. Es posible que la optogenética pueda servir para estudiar la razón y, sobre todo, para precisar qué grupos particulares de neuronas son aquellas a las que el tratamiento se debería dirigir.

- Otro ejemplo: los pacientes con párkinson que no responden al tratamiento se tratan mediante la estimulación del llamado núcleo subtalámico. Como en el caso de la depresión, tampoco se sabe con completa exactitud qué es lo que sucede para que los pacientes mejoren. Además, dicha estimulación no es completamente específica, y hay zonas vecinas que también reciben esa señal. De momento la optogenética ya ha servido para dos cosas: para comprobar algunas de las hipótesis que se tenían sobre los circuitos implicados y para observar que es mejor estimular, no tanto a las neuronas en sí, sino las conexiones que establecen entre ellas.

En el segundo estudio que Deisseroth menciona añadieron un paso más: introdujeron una serie de fibras que les permitía medir cómo se desplazaba el calcio en determinadas neuronas. El movimiento del calcio es casi un sinónimo de que esas células se estaban activando, es decir: podían saber el momento exacto en que una región comenzaba a trabajar. De esta manera, combinando la activación mediante la optogenética de un área determinada y la medición del flujo de calcio en algunas de sus conexiones (la barra roja en el siguiente vídeo), lograron identificar un circuito ‘social’, el circuito preciso que se activa cuando un ratón se ‘relaciona’ con otro ratón (y que no es mero fruto de la novedad, porque no se activaba, por ejemplo, cuando les ponían delante una —tan extraña para ellos— pelota de golf).

Un paso más

Todo esto era impensable solo diez años atrás, y ya por esto Deisseroth suena como candidato al premio Nobel. Pero no se limitó a explotar el invento. Añadió uno más. Y sí, en el fondo es otra obra de ingeniería:

 Una parte del cerebro es la actividad de sus células. Pero otra, no menos importante, es su estructura, las relaciones que se establecen entre ellas. Y su estudio es de lo más complicado. Generalmente pasa por hacer cortes en láminas finísimas que luego se van tiñendo según lo que se quiera estudiar. Al final, según el tiempo, la capacidad y el dinero disponible, se integran los datos obtenidos para tratar de hacer un modelo tridimensional lo más parecido posible a la realidad. El equipo de Deisseroth trató (y al parecer consiguió) simplificar enormemente ese proceso. Al método empleado lo llamaron CLARITY, acrónimo de la técnica empleada, en la que la claridad aportada viene precisamente de que han conseguido hacer transparente el cerebro: usando una serie de jabones han logrado retirar la capa de lípidos (de grasas) que envuelven a cada célula, pero manteniendo perfectamente la estructura general. De alguna manera han dejado completamente expuesto el esqueleto cerebral. Y además eso lo ha hecho poroso, porque permite aplicar prácticamente todos los ‘tintes’  que se usan para estudiarlo. El resultado, imágenes como estas.

esof2esof3

La charla termina. Comienzan las preguntas. Algunas de ellas se dirigen, como es lógico, a sus posibles aplicaciones, a si es posible emplear la optogenética directamente en humanos. Deisseroth cree que técnicamente es factible, solo que todavía es pronto. Pero no le preocupa. Al menos de momento no se obsesiona con el traslado de sus ‘inventos’ a la clínica. Aún está preocupado por lo básico, por todo lo que la tecnología puede ayudar a la hora de formular hipótesis. Porque muchas veces sin las herramientas adecuadas no aparecen las preguntas necesarias.

 O la respuesta, ahora ya sí, que se puede esperar de un psiquiatra ingeniero.

(Este es el segundo texto que publicamos a partir de las conferencias que tuvieron lugar en el congreso ESOF, en Copenhague. La primera, “Una historia moviéndose en cada punto de la gráfica”, puedes verla aquí.)

Publicado en Medicina, Neurociencia | 1 comentario

Una aurora boreal en tu salón

En directo desde casa. Hasta el día 28 (con permiso de las nubes) se desplegará ante nuestros ojos uno de los fenómenos astronómicos más espectaculares producido por la actividad solar: las auroras polares, así llamadas porque solo desde las regiones polares de nuestro planeta pueden observarse.

prensa874_1178

El campamento del hielo en el glaciar Qaleraliq fue uno de los lugares desde donde se emitieron las auroras en Groenlandia. J. C. Casado tierrayestrellas.com

El proyecto GLORIA (GLObal Robotic-telescopes Intelligent Array, Red Global de Telescopios Robóticos) realiza retransmisiones en directo de auroras boreales (las  que se ven en el hemisferio Norte), además de proponer actividades educativas. Vídeos e imágenes de las auroras serán emitidos en directo por internet (en el portal sky-live.tv), aunque algunas retransmisiones han sido suspendidas debido a las condiciones meteorológicas.

Del 23 al 25 de agosto, la expedición Shelios 2014, coordinada por el investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias Miquel Serra-Ricart, observó las auroras boreales desde el sur de Groenlandia. Ahora, hasta el día 28, le toca el turno a Islandia. El horario: 23.30 a 24.00 (Tiempo Universal, UT), misma hora local de Islandia, y 01.30-02.00 (hora central europea, CEST).

fig6

Aurora desde la granja de Tasiusaq, segundo emplazamiento del proyecto GLORIA para las retransmisiones.  J. C. Casado. starryearth.com

“El Sol -explica este astrofísico- sigue mostrando signos de alta actividad desde que llegara a su máximo a principios de año. Si queremos observar auroras boreales, debemos aprovechar los próximos meses pues existen indicios que nos hacen pensar que el siguiente máximo solar, dentro de once años, será menos intenso que el actual”.

GLORIA es un proyecto de ciencia ciudadana abierto a la colaboración de los internautas. En estos momentos, los usuarios pueden contribuir en el cálculo de la actividad solar mediante imágenes de la superficie solar (fotosfera) obtenidas con el telescopios de la red. Las propuestas de colaboración pueden seguirse en las redes sociales y el sitio web de GLORIA (http://gloria-project.eu).

LAS ÚLTIMAS AURORAS POLARES

Es buen momento de traer hasta nuestro blog un estupendo reportaje publicado el pasado 11 de febrero en Tercer Milenio sobre este fenómeno que se despide, ahora que el sol está a punto de adormecerse, y que ha logrado atraer una nueva forma de turismo.

LUCES DE NEÓN CELESTES

Por JOSÉ LUIS TRISÁN PARICIO, Grupo Astronómico Silos

Cada once años, en determinados lugares del planeta, el máximo solar deja su firma en el cielo. El espectáculo de las partículas del viento solar chocando con el campo magnético de la Tierra tiene apasionados seguidores que no dudan en desplazarse hasta Laponia, por ejemplo, para contemplar auroras polares. Marzo es el mes más activo geomagnéticamente y estos nuevos turistas, dispuestos a trasnochar y pasar frío, saben que el actual máximo solar, no muy activo, toca ahora a su fin. La probabilidad de ver estos majestuosos paisajes celestes en unos pocos días de vacaciones descenderá drásticamente. ¿Cuándo y dónde cazar las últimas auroras de los próximos años?

jul blog2

Aurora austral tomada en la Antártida por el investigador aragonés Carlos Pobes, ‘winterover’ del experimento Icecube.

BOQUIABIERTOS Miguel Lahoz, de apenas 11 años, volvía a su casa, en La Mata de los Olmos (Teruel) ya entrada la noche, después de dar de beber a las caballerías. Aunque el frío era intenso, como solía ocurrir por esas fechas invernales, se entretuvo más de lo normal para admirar el cielo, ese cielo que tan bien conocía pero que esa noche lucía de un rojo inusual. Era testigo de un fenómeno muy poco habitual por estas latitudes. El 25 de enero de 1938, una aurora boreal cubría el cielo de gran parte del Hemisferio Norte. En España, sumida en plena Guerra Civil, se vivió el acontecimiento entre la incredulidad, la sorpresa y el miedo. Desde entonces no han vuelto a verse auroras de esa magnitud en nuestro país, y solo durante algún máximo solar se pueden ver por las regiones del norte. Pocas veces cada siglo se pueden ver más al sur.

 CUANDO SOPLA EL VIENTO SOLAR La aurora polar, llamada boreal en el Hemisferio Norte y austral en el sur, es uno de los espectáculos más fascinantes que ofrece la naturaleza. Es la bella respuesta del campo magnético de la Tierra a una perturbación causada por el viento solar: partículas de alta energía interaccionan con átomos neutros en la atmósfera superior de nuestro planeta.

Como la presión en la superficie del Sol es mayor que en el espacio, las partículas escapan generando el viento solar, un flujo de plasma y campo magnético, que se extiende hasta la heliopausa, la frontera del Sistema Solar con el medio interestelar y cuyos límites no se conocen con exactitud, pero que podríamos situar más allá de las 110 Unidades Astronómicas, tres veces más lejos que Plutón.

Cuando el viento solar llega a la Tierra, una pequeña parte de partículas, sobre todo electrones, son capturados por nuestro campo magnético y canalizados hacia los polos siguiendo las líneas de fuerza. En esa ruta, se desplazan hacia el lado nocturno de la Tierra y colisionan con los átomos de la ionosfera, que son ionizados y pasan de un nivel bajo de energía, o nivel fundamental, hasta estados más excitados.

Al cabo de un tiempo, millonésimas de segundo o incluso menos, vuelven a su estado original, devolviendo la energía en forma de fotones de luz. Se necesitan miles de millones de estos saltos cuánticos para que podamos ver una aurora. Este proceso es similar a la descarga en una lámpara de neón.

El color de los fotones emitidos depende del tipo de gas y de la altitud. En alturas por encima de los 400 kilómetros, el oxígeno emite el característico color verde y, por debajo de esa altitud, el rojo o rosa. El nitrógeno, entre los 130 y los 160 kilómetros, es responsable de los azules y violetas.

Debido a la situación en el espectro electromagnético de estas emisiones, es muy complicado que el ojo humano pueda apreciar esas tonalidades, al no ser lo suficientemente sensible. Nos tendremos que conformar con apreciar un tono verdoso suave pero no por ello menos espectacular. Por suerte, las fotografías y los ‘timelapse’ nos permiten verlas en todo su esplendor.

CAZADORES DE AURORAS Gracias a los satélites que escudriñan constantemente el Sol, se puede predecir una aurora con días de antelación. El NOAA’s Space Weather Prediction Center predice el ‘tiempo espacial’ –teniendo en cuenta cambios en el campo magnético interplanetario, eyecciones de masa de la corona del Sol y perturbaciones en la magnetosfera terrestre–, unos datos de los que se deriva la probabilidad de ver este fenómeno, algo que interesa mucho a los ‘cazadores’ de auroras polares como Daniel López, astrofotógrafo y colaborador del Instituto de Astrofísica de Canarias. Su proyecto puede conocerse en www.elcielodecanarias.com.

Incluso existen apps gratuitas sobre alertas de auroras para SO Android, disponibles en Google Play: Aurora Forecast de Tinac Inc., Aurora Buddy de Combatdave y Aurora Forecast de Appex.

Este fenómeno astronómico ha generado en los últimos tiempos, en las zonas cercanas a los polos con mayor probabilidad de avistar auroras, un nuevo tipo de turismo, muy atento a los lugares y momentos más propicios para disfrutar de la inolvidable experiencia de contemplar estas luces de neón celestes.

UN NUEVO TURISMO

Desde hace unos años, el número de personas que son capaces de esperar durante horas, a temperaturas bajo cero, con la esperanza de ver una aurora ha aumentado considerablemente.

¿Dónde y cuando podemos verlas con más facilidad? Aunque el factor suerte es importante, sobre todo en lo referente a la cobertura nubosa, en las zonas cercanas a los polos se pueden ver auroras a diario, aunque durante los máximos solares, como ocurre ahora, y en determinadas épocas del año, la posibilidad de verlas aumenta considerablemente.

LOS MEJORES MESES Los mejores meses para ver auroras boreales van desde septiembre a marzo, con más probabilidad coincidiendo con los equinoccios. Marzo es, según la web SpaceWeather.com, el mes del año más activo geomagnéticamente; octubre está en un cercano segundo lugar. De acuerdo a 75 años de registros históricos de la Nasa, las perturbaciones geomagnéticas tienen casi el doble de probabilidades de ocurrir en la primavera y el otoño que en invierno y verano.

La actividad auroral tiende a llegar en oleadas durante la noche. El mejor momento para observar la aurora es cerca de la medianoche local, desde las 21.00 hasta las 3 de la madrugada; puede durar horas o pocos minutos.

LOS MEJORES LUGARES DEL MUNDO Las auroras se producen a lo largo de los llamados ‘óvalos aurorales’, una franja de un radio de unos 3.000 km, generada al presionar el viento solar la magnetosfera, centrada en los polos magnéticos y que coincide, aproximadamente, con los Círculos Polares geográficos.

Fairbanks, en Alaska, es uno de los mejores lugares del mundo para ver las luces del norte. Allí acuden cada invierno miles de turistas, muchos de ellos japoneses, cargados con sus cámaras, esperando captar ese instante mágico. Otra opción en Norteamérica es el norte de Canadá, pero su acceso es más complicado.

En Europa, y gracias a los vuelos ‘low cost’, no es caro llegar más allá del Círculo Polar. Tromso o Alta en Noruega, Abisko en Suecia (menos de 400 euros ida y vuelta), Ivalo en Finlandia o Islandia son lugares perfectos y asequibles para ir a la caza de auroras. Sin embargo, la remota Siberia se pierde muchas de ellas, debido a que el polo magnético está desplazado hacia la región opuesta del polo, en la isla de Ellesmere, en el extremo norte canadiense.

En el Hemisferio Sur, con suerte, se pueden ver auroras australes desde el sur de Tasmania y Nueva Zelanda, aunque el mejor sitio es la inaccesible Antártida, donde los científicos que pasan allí aislados el invierno, los llamados ‘winterovers’, tienen la oportunidad de disfrutarlas.

Otra opción es coger un vuelo que tenga ruta nocturna e invernal por el norte de Europa o bien vuelo desde Escandinavia a Norteamérica o viceversa. Se recomienda coger asiento en el lado derecho del avión si volamos hacia el Oeste y al revés si lo hacemos hacia el Este.

UN MÁXIMO BAJO MÍNIMOS

La actividad solar pasa por variaciones periódicas con ciclos de alta y baja actividad que se repiten de manera más o menos estable cada once años, aunque pueden variar desde nueve a 14 años, durante los cuales las manchas solares aparecen, crecen y desaparecen.

El actual ciclo, el número 24 desde que se inició el registro en 1755, debería haber alcanzado su punto de máxima actividad en 2012, once años después de su último mínimo en 2001. Pero no lo hizo, y tardó un año en llegar tímidamente; de hecho, es el más anémico de los últimos cien años. Si a esto añadimos que la caída en la actividad está ocurriendo de manera sorprendentemente rápida, la mayor en 10.000 años, y que el último mínimo fue el más largo y profundo desde que se tiene noticia, los científicos creen que el Sol puede estar actuando de forma parecida a como lo hizo en la segunda mitad del siglo XVII. Entonces se sumió en una fase de extrema calma, en un período conocido como mínimo de Maunder, que duró 70 años y que coincidió con unas condiciones climáticas tan duras que se ha descrito a esa época como la pequeña Edad de Hielo. ¿Podría ser la baja actividad solar la responsable?

El Sol es la fuente de energía que mueve la atmósfera y controla el clima. Algunas teorías plantean que existe correlación entre la variación de la actividad solar y los cambios climáticos, aunque tradicionalmente han estado acompañadas del escepticismo de los científicos, ya que todavía no se ha encontrado un mecanismo físico plausible que explique dichas correlaciones. En 2007, los científicos daneses Henrik Svensmark y Eigil Friis-Christensen presentaron un controvertido estudio en el que sugerían que, en épocas de baja radiación solar, los rayos cósmicos –partículas subatómicas de alta energía, que llegan desde la Vía Láctea o más allá y cuyo origen es la explosión de supernovas– penetrarían con más facilidad en la atmósfera, facilitando la formación de nubes a baja altitud y, por tanto, influyendo en el calentamiento global.

OLEADAS GEOMAGNÉTICAS

Hasta 2012 no se conocía por qué la actividad de las auroras llega como en oleadas. Se sabía que influían la intensidad del campo magnético interplanetario y la velocidad del viento solar, pero se creía que este fluía de forma continua y estable. Ese año, un equipo liderado por Jack Scudder descubrió, utilizando datos de las naves Themis de la Nasa y Cluster de la ESA, lo que llamó puntos X, o regiones de difusión de electrones.

Estos portales son aberturas en la magnetosfera terrestre y se crean a partir de un proceso de reconexión magnética, cuando se entrelazan las líneas de fuerza de nuestro campo magnético con el solar, creando un camino interrumpido, pero inestable, de partículas entre nosotros y nuestra estrella. Se cierran y se abren varias veces al día y tienen variedad de tamaños y duraciones; los hay pequeños y que desaparecen rápidamente, mientras que otros son más grandes y duran más.

A través de estas aberturas, las partículas solares fluyen golpeando la atmósfera superior, desatando intensas tormentas geomagnéticas y provocando brillantes auroras polares, e incluso contribuyendo al calentamiento global. El próximo mes de octubre, la Nasa lanzará la misión MMS (Magnetospheric Multiscale mission), que consta de cuatro sondas distribuidas a lo largo de la magnetosfera y que se encargará de estudiar estos invisibles e inestables fenómenos.

El otro elemento que interviene en la formación de auroras polares, el viento solar, está vinculado con actividad del Sol, que sufre altibajos cíclicos. Las manchas de su superficie se producen cuando intensos campos magnéticos emergen permitiendo que esa zona se enfríe un poco. Como la rotación del Sol es más rápida en el ecuador que en los polos, se ocasiona un estiramiento de las líneas del campo magnético. Cuando esas líneas se retuercen tanto que la misma línea se encuentra consigo misma pero con una polaridad contraria, se rompen bruscamente, como en un gigantesco cortocircuito, y se reordenan otra vez en un proceso conocido como reconexión magnética. Comienza así un nuevo ciclo que desemboca en la aparición de nuevas manchas con polaridad magnética opuesta, es decir, se produce una inversión en la polaridad del campo magnético solar que no afecta a la biología en la Tierra, pese a lo que algunos paranoicos puedan decir. En ocasiones, la rotura del entresijo de líneas de fuerza provoca un latigazo de energía tan intenso que el Sol vomita una llamarada de masa coronaria bestial o CME (Coronal Mass Ejection), lanzando miles de millones de toneladas de partículas a velocidades de hasta 100.000 km/s. Son las famosas y temidas tormentas solares.

 

 

 

 

Publicado en Astronomía | Deja un comentario

Inteligencia colectiva

¿Es un grupo de personas más inteligente que el más inteligente de ellos? Esta es la pregunta del millón para quienes trabajan en inteligencia colectiva, y para realizar experimentos en busca de una respuesta necesitan precisamente mucha gente. Ciencia ciudadana en estado puro.

“¿Juntando miles de cerebros resolveremos mejor los problemas?”, se preguntaba esta mañana Fermín Serrano, director ejecutivo de la Fundación Ibercivis, al presentar en CaixaForum Zaragoza el experimento de inteligencia colectiva que estudiará el talento -unido- de unos mil estudiantes de secundaria de todo Aragón. Esta prueba piloto tendrá lugar en la sede de CaixaForum Zaragoza, conectada en red con decenas de centros aragoneses, el próximo 24 de octubre.

Los alumnos se enfrentarán a un examen; uno de los grupos lo resolverá a la manera tradicional: cada uno con su prueba; pero los demás grupos darán respuesta a las preguntas del examen entre todos. El sueño de todo estudiante: ¡un examen en el que se puede copiar! “Habrá distintas fases: una de resolución individual, otra en que se dejará copiar de los cuatro vecinos, y otra final en la que todos puedan copiar de todos”, explica Serrano.

Lo que los investigadores buscan es “ver qué mecanismos influyen en la propagación de la información -indica-, cómo influye la topología, la estructura de la red”.

Todos los centros participantes estarán conectados y en CaixaForum, además de algunos grupos de alumnos, se ubicará el panel de control donde se verá, en tiempo real, lo que va pasando.

Podrán sumarse a la iniciativa los alumnos de 2º de Bachillerato y se prevé
contar con una muestra de unos 1.000 participantes. Se les plantearán cuestiones
acordes con su nivel que podrán ser respondidas a través de sus centros de
estudios mediante la plataforma ‘Think Hub’, diseñada desde el Instituto de Biocomputación y Física de los Sistemas Complejos (BIFI) de la Universidad de Zaragoza y la Fundación Ibercivis. La prueba tendrá una duración inferior a tres horas.

Se cuenta con la colaboración del Departamento de Educación del Gobierno de
Aragón, que fomentará entre el profesorado la participación de sus alumnos,
asignando a los profesores tres créditos. Los centros docentes ya pueden
realizar la inscripción, a través del link http://www.ibercivis.es/thinkhub/
hasta el próximo 30 de septiembre.

Serrano resumía la intención de estas experiencias de ciencia ciudadana: “Queremos llevar la ciencia adonde la gente está”.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Una cita de impresión (en 3D)

Quien se ha escaneado alguna vez ha sido, con toda seguridad, por motivos médicos. Pero la semana que viene, en el hall de Etopia, podrás digitalizarte, escanearte en tres dimensiones y a todo color para obtener tu retrato tridimensional, una encantadora figurita clavadita a ti.

clonescan_makershow

Durante el Zaragoza Maker Show 2014, del 17 al 19 de julio, se presenta por primera vez la tecnología de escaneo Clone Scan, que se terminó de desarrollar en Valencia hace apenas un mes. Cuatro escáneres rodean a la persona para retratarla en 3D. El proceso gana en velocidad a los existentes hasta ahora: basta con posar 10 segundos. De forma gratuita, los participantes se llevarán el archivo de su retrato para, a posteriori, poder llevarlo a imprimir. Hacer crecer en una impresora 3D una figurita de unos 20 cm viene a costar entre 60 y 70 euros. Pero yo creo que tienen más gracia más pequeñas.

Es una de las atractivas propuestas de la segunda edición del mayor evento de impresión 3D realizado en España, que se presenta como “un espacio donde descubrir todas las posibilidades de la tecnología 3D, desde el movimiento open source, pasando por escáneres 3D o software de diseño, y este año, con charlas profesionales donde conoceremos de primera mano, casos de éxito donde la tecnología 3D profesional aplicada a diferentes sectores ha hecho cambiar su modelo productivo radicalmente, como son el de la arquitectura, el dental o el de la joyería entre otros”. A ello se suman talleres dirigidos a todas las edades.

robot_maker_show

Uno de los invitados es InMoov, el primer robot humanoide open source, impreso en 3D y controlado con electrónica basada en Arduino. Todo empezó con la creación de una mano robótica imprimible en 3D por el escultor francés Gael Langevin. Un desarrollo que dejó libre y que fue completando poco a poco con el apoyo de la comunidad de makers. La empresa aragonesa BitBrain Technologies, en colaboración con Pablo Murillo, organizador del Maker Show, han dedicados varios meses a fabricar un torso, una cabeza y un brazo con movimiento funcional que podrá verse en acción en Etopia.

Y también habrá máquinas de impresión en todos los sentidos. Como la única Mcor Iris que hay en España, que imprime piezas hechas de papel. “El consumible es muy barato: folios DIN-A4 que una impresora láser normal imprime en color; después, las cuchillas de la impresora dan forma a la pieza, que resulta mucho más resistente que los materiales cerámicos usados para fotoescultura hasta ahora”.

mcor_makershow

La materia prima puede ser papel común de oficina usado o nuevo.  Los objetos que producen son sólidos y resistentes al agua, con la más alta resolución de color de la industria. Mcor Technologies asegura que es la primera impresora 3D en integrar el estándar de color internacional para conseguir una gran precisión de color de impresión 3D.

PROJET3510

Con una precisión de micras imprime la Projet 3510HD. El secreto está en sus 648 microinyectores. “Es como una multijet de tinta pero con resina, que se solidifica con luz ultravioleta”, explica Murillo. Esta tecnología se aplica a diseño de piezas de tolerancia muy baja, es decir, que solo admiten un error inferior a 8 micras, por ejemplo porque deben ensamblar a la perfección. “Salió al mercado hace un año y en España habrá unas diez impresoras de este tipo, tanto en el sector de moldes de inyección de plástico de bajas repeticiones como para el de fundición o joyería”, indica.

Se presenta también en Zaragoza Maker Show Main 3D, un market place español de impresión 3D.  Se trata de una plataforma donde el usuario puede comprar productos originales y personalizables gracias a un motor de diseño asistido. Los diseñadores suben sus archivos y otros lo fabrican.

Uno de los campos en que más están evolucionando las impresoras 3D es el de los materiales. En Zaragoza se presentará Fila Flex, un material flexible desarrollado en España. Las impresoras de alimentos Chefjet  llegarán a España a finales de año. “Ya se usan en alta cocina, pero también harán posible servir un café en un evento y que los azucarillos lleven tu logo, por ejemplo”, señala Pablo Murillo.

Y otra de las estrellas del Maker Show 2014 será la maqueta de la Sagrada Familia, traída por los arquitectos que allí trabajan. Tardaron tres años en completarla; está hecha de composite cerámico y bañada en bronce. “Nos han contado -recuerda Murillo- que en el trabajo diario en la obra del templo, se usan piezas impresas en 3D para dar indicaciones a los obreros, pues lo comprenden mucho mejor que sobre un plano”.

 

 

 

Publicado en Sin categoría, Tecnología | Deja un comentario