Riau, riau

Hoy se acaba todo: el verano y mi diario. Ha sido tan placentero compartir estos días con ustedes como cambiar unas medias de garbanzo por unos calcetines de algodón.


Por fin regreso a mi vida de paisano, y lo mejor de todo, ¡vuelvo a recuperar mi intimidad! Saben que no he tenido secretos para ustedes.
Ayer me encontré con Jerónimo Blasco, consejero municipal de Cultura, en Interpeñas. Me miró de arriba a abajo, nos dimos la mano y me dijo algo que jamás me habían dicho. Me dijo una de esas cosas que las llaman grandes verdades. Nuestra conversación duró dos frases No nos hizo falta ninguna más.
Jerónimo Blasco: «Vas… vestido de… de baturro».
Víctor Meneses: «Es usted muy observador».

Han sido unas fiestas del Pilar muy extrañas y necesito hacer balance. Vayamos por puntos:
1. Mantengo la teoría de que, ante la duda, las chicas nunca eligen al baturro. Saquen sus propias conclusiones y ni me juzguen ni se lamenten, que ya tengo bastante con lo mío.

2. Descubrimiento inédito: es posible entrar a Interpeñas vestido de baturro y salir impoluto. He ido más veces que el año pasado, pero esta vez ningún desaforado me ha vaciado un litro de calimocho en las alpargatas. Gracias amigos beodos, yo que tanto os he criticado este tiempo.

3. El señor de seguridad que se encarga de vaciar los botellines ilegales que cuela la gente en Interpeñas se toma su trabajo muy en serio. Mientras lo vacía, te mira con cara de asesino. Una vez eliminado el líquido, tira el envase y se va con paso firme.

4. Es posible sudar en la Ofrenda. Con el buen tiempo que ha hecho deberíamos haber terminado el día grande de las fiestas con un buen baño en el Ebro. A ver quién sale vivo de esa ahora que los siluros son más grandes que algún niño que desfiló en la Ofrenda de Frutos.

5. Es imposible adelgazar en estas fechas. Ya lo sé, tampoco me juzguen por esto, por favor. Yo que me quería quitar cinco kilos… Angelico, qué inocencia. No habré perdido peso, pero con la faja bien ‘preta’ me quito cinco tallas por lo menos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Riau, riau

  1. LP dijo:

    Deduzco de tus entradas, esta y la impresa, que nos quedaremos con las ganas de conocer tus aventuras y desventuras de hoy domingo, que te las guardas para ti. Que tendremos que esperar al año que viene. Que igual a estas horas ya estás lavando los calcetines. Que aún quedan unas horas de fiestas, pero ya no quedan horas del jotero Victor. ¿Es así?

  2. Victor Fan dijo:

    Dices que las mujeres nunca eligen al baturro, pero… ¿has probado entre los chicos? 😛

  3. Irina dijo:

    todo lo bueno se acaba… umm con lo que “pone” un baturro jajajaja Siempre puedes ponerte la faja con tu ropa habitual, yo creo que pega con todo jajajaja hasta el año que viene, un placer leerte. besicos

  4. Beatriz dijo:

    Soy una fan incondicional, lo sabes… sin embargo, tengo que decirte que el punto 5 es posible!!!
    Es más, ¡yo sí he cumplido tu reto! increible, pero cierto. Es cuestión de trabajar en interpeñas. Vas siempre de un lado a otro, duermes durante el día (con suerte parte de la tarde), y se te quita el apetito porque no te entra nada de comida. De hecho tienes suerte si te entra el bocadillo/pizza de las 7 de la mañana y algo para cenar que en realidad es tu desayuno antes de ir a currar…

    Hasta el año que viene baturricooooo!!!

  5. maria dijo:

    te va a parecer un mensaje algo extraño, pero como en casa de mis padres y me dicen que estamos comiendo con unos cubiertos que les regalaron tus abuelos cuando se casaron, y que de quien eres si de Manolo, Benigno, Arturo o no se quien mas que ya no me acuerdo. Vamos que un poco mas y lo mismo somos familia

  6. luis dijo:

    Deberias ponerte el traje más veces al año, por ejemplo en navidad y asi nos cuentas las aventuras de un baturro en las fechas navideñas… jejeje
    podria ser desde el día de la lotería hasta el mismo día día de reyes, eso sí, tendrías que añadir al traje una capa como la que usa ramon garcia en las campanadas para que no tengas frío.
    jejeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *