A vueltas con el vintage

Los que saben de eso tan difuso que son las tendencias dicen que el ‘vintage’ está  terminal.  Pero en la irreductible aldea gala que suele ser Zaragoza en cuanto a modas, la ropa recuperada y la de segunda mano viven momentos dulces.
«Igual que los pitillos se pusieron de moda y siguen de moda, creo que el ‘vintage’ y la segunda mano han venido para quedarse. Eso sí, en su justa medida». Ángel Elipe remacha con gestos la última frase. En su tienda, Shuave Shop (San Jorge, 9),  un pequeño apartado ‘vintage’ convive en las perchas con la más rabiosa tendencia. «No concibo ir vestido de ‘vintage’ o de segunda mano de la cabeza a los pies. Además, no le queda bien a todo el mundo. Y tampoco es eso lo que nos dice la moda, que va por derroteros futuristas, galácticos y de tejidos técnicos», opina Ángel. Para él, el ‘vintage’ es «una cosa más» de su tienda, porque es «un reflejo de lo que la gente demanda». Pone como ejemplo a gigantes del textil como Asos o Urban Outfitters, que han incorporado a su oferta fija secciones ‘vintage’.
Ernesto Ibor es escéptico ante este aparente renacer del ‘vintage’. Él, junto a su compañera Sara Gabasa, fue pionero de la corriente en Zaragoza con la tienda Cool Hunter. Ocho años después , la boutique de la calle Refugio pervive sin rastro de ropa antigua, que ha sido sustituida por un interesante abanico de marcas emergentes. «En Zaragoza no hay público para el ‘vintage’», dice Ernesto categórico. «Y hay mucha confusión con la segunda mano, lo cual, por otro lado, es normal». A su parecer, «la gente no está dispuesta a pagar por determinadas piezas, dicen que qué bonito, le hacen una foto, y ya…».
«En Zaragoza nadie va entero de ‘vintage», coincide Carmen Cerdán. Ella abrió hace unos meses la tienda 19 Contamina, un particular espacio, fiel reflejo del gusto de su propietaria. Piezas de arte, perfumes de autor y mueble ‘vintage’ se mezclan con ropa de segunda mano. Su definición del vintage es ajustada: «’Vintage’ viene de los años 20, luego para mí es ropa antigua, que responde a los patrones de una época. Aquí tengo ‘vintage’, que son los muebles, con piezas muy buenas de los 50 o los 60. Pero la ropa es de segunda mano. La elijo porque me gusta, sin atender a épocas ni estilos. Si no me gusta, no se cuelga. Puedo tener una prenda que me parece divertida y ser, por ejemplo, de Sfera». Para Carmen, el atractivo de una tienda como la suya está en combinar precios muy interesantes («la segunda mano tiene un tope de precio, no se revaloriza, como el vintage») con la posibilidad de encontrar prendas diferentes. «Aquí no tengo básicos. La gente viene a mirar en general y se enamora de algo».

«19 Contamina es la tienda es lo que a mí me gustaría encontrar cuando voy a una ciudad», explica Carmen Cerdán, para quien «la actitud a la hora de venir a este tipo de espacios (en la calle Contamina, 19) ha de ser diferente. Aquí no puedes venir a por un básico, sino a ver lo que encuentras. Y si lo haces, y te llevas una prenda de Burberry por 20 euros, pues te vas la mar de contenta». Prendas ya usadas, aunque en excelente estado, de Zara, se mezclan con Gallianos o Cavallis. Foto: Oliver Duch

«19 Contamina es la tienda es lo que a mí me gustaría encontrar cuando voy a una ciudad», explica Carmen Cerdán, para quien «la actitud a la hora de venir a este tipo de espacios (en la calle Contamina, 19) ha de ser diferente. Aquí no puedes venir a por un básico, sino a ver lo que encuentras. Y si lo haces, y te llevas una prenda de Burberry por 20 euros, pues te vas la mar de contenta». Prendas ya usadas, aunque en excelente estado, de Zara, se mezclan con Gallianos o Cavallis. Foto: Oliver Duch

Muy conscientes de las ventajas y desventajas del negocio de lo retro son Pili Méndez y Patri Castañeira, que mañana mismo inauguran una tienda ‘vintage’ llamada Blue Velvet en el número 8 de la calle de La Cadena. Con experiencia en el mundo del comercio de ropa y tras testar a la clientela en mercadillos, se han decidido a dar el salto. Y atención porque su oferta no es simplemente rebuscar y colgar en la percha: «Queremos ofrecer un vintage que llegue a la gente, que sea asequible», cuentan. Su fórmula consiste en buenos precios (por ejemplo, ‘shorts’ vaqueros customizados por 12 euros) y cierta adaptación de la ropa a las hechuras actuales: «Cortamos algunas faldas o retocamos las mangas para que se ajusten más a los gustos generales». Además, customizan algunas de las prendas para darles valor añadido. «Ropa barata, la hay de primera mano, nosotras, además de eso, queremos ofrecer algo diferente», dicen.

Forjadas en internet y en los mercadillos, Pili Méndez y Patri Castañeira dan un paso al frente con la tienda Blue Velvet, situada en el número 8 de la calle La Cadena. Vintage seleccionado y ropa y complementos de segunda mano conforman la columna vertebral de la oferta, eso sí, con retoques de costura o estilo que adaptan las prendas a las necesidades actuales. También hayropa customizada. La inauguración del local es mañana, con un vermú abierto al público de 12.00 a 15.00.

SAVIA NUEVA: Forjadas en internet y en los mercadillos, Pili Méndez y Patri Castañeira dan un paso al frente con la tienda Blue Velvet, situada en el número 8 de la calle La Cadena. Vintage seleccionado y ropa y complementos de segunda mano conforman la columna vertebral de la oferta, eso sí, con retoques de costura o estilo que adaptan las prendas a las necesidades actuales. También hay ropa customizada. La inauguración del local es hoy mismo, con un vermú abierto al público de 12.00 a 15.00. Foto: José Miguel Marco

Internet y los mercadillos han ido de la mano en el florecimiento de la semilla ‘vintage’ en Zaragoza. Es el caso de Paula Durán, que regenta con su hermana Natalia el blog Puro Vintage. Ahora, la página en Internet tiene un reflejo tangible en la peluquería que Paula acaba de abrir  en la calle San Lorenzo con un armario en el que se puede elegir entre prendas recuperadas y customizadas.

PURO VINTAGE: Pocos sectores como el de la moda conocen de primera manera el poderío de un 'blogger'. El panorama inflaccionado aún da para iniciativas interesantes, como la de las hermanas Natalia y Paula Durán, que han abierto un rincón 'off line' de su blog, que sirve de gancho en la peluquería que la segunda acaba de abrir en la calle San Lorenzo. En él, junto a secadores y lavacabezas, se pueden encontrar complementos de piel, prendas 'outlet', de segunda mano o customizadas. Foto: Asier Alcorta

PURO VINTAGE: Pocos sectores como el de la moda conocen de primera manera el poderío de un ‘blogger’. El panorama inflaccionado aún da para iniciativas interesantes, como la de las hermanas Natalia y Paula Durán, que han abierto un rincón ‘off line’ de su blog, que sirve de gancho en la peluquería que la segunda acaba de abrir en la calle San Lorenzo. En él, junto a secadores y lavacabezas, se pueden encontrar complementos de piel, prendas ‘outlet’, de segunda mano o customizadas. Foto: Asier Alcorta

También Mónica Moreno y Carlos Cubero son habituales de los mercadillos. ¡Vístase señora! es el nombre bajo el que Mónica selecciona prendas vintage. Un criterio que ha ido adaptando con el tiempo al gusto de la ciudad y que puede verse en citas como La Placica Vintage, el Market Re-Place y mercadillos como los de los bares Desafinado, Bu! o Umalas. Cubero hace lo propio en La Vintagería, con objetos y complementos, como gafas de sol. A su juicio, el fenómeno del vintage «no desaparecerá nunca». Y añade: «La crisis ha hecho romper barreras en Zaragoza», como el rechazo a la segunda mano.

EN INTERNET: Como el que va a un bar por el DJ, los selectores vintage de los mercadillos también tienen sus seguidores. Mónica Moreno ya es una habitual con su propuesta, ¡Vístase señora!, de citas mercadilleras como la Placica Vintage (pionera en la ciudad en el patio de Las Armas) o el Market Replace. Como Carlos Cubero, de La Vintagería,  tiene Internet como otra de sus plataformas. Internet y mercadillos van de la mano como impulsores del fenómeno.

EN INTERNET: Como el que va a un bar por el DJ, los selectores vintage de los mercadillos también tienen sus seguidores. Mónica Moreno ya es una habitual con su propuesta, ¡Vístase señora!, de citas mercadilleras como la Placica Vintage (pionera en la ciudad en el patio de Las Armas) o el Market Replace. Como Carlos Cubero, de La Vintagería, tiene Internet como otra de sus plataformas. Internet y mercadillos van de la mano como impulsores del fenómeno. Foto: Asier Alcorta

Todos coinciden en que la fiebre mercadillera ha prendido con fuerza en la ciudad… Tanto, que piden un respiro. «Quizá tendría que haber menos mercadillos, mejor promocionados y más coherentes temáticamente», apunta Ángel Elipe. Patri y Pili, de Blue Velvet, abundan: «Hay una saturación, hemos pasado de no tener nada a que un domingo haya dos o tres mercadillos a la vez, algunos de ellos sin mucho sentido, mezclando conceptos». «Están bien, pero puede que se esté quemando la iniciativa. Además, la gente todo lo ve caro después», añade Ernesto.

Publicado en Sin categoría | 14 comentarios

Soraya y el mono (Patio del Centro de Historias, ZGZ)

Soraya

Mono: The Freak au Lait
Gafas: Dior
Cangrejeras: Top Shop

Cómo me gustan los monos (‘jumpsuit’, en idioma blogguish). Éste es absolutamente original, en uno de los colores de la temporada y con un ligero toque retro. La combinación con las cangrejeras y las gafas de ojos de gato es perfecta. No necesita más. Ovación y vuelta al ruedo.

Publicado en Sin categoría | 25 comentarios

Blanca, cuando el amarillo funciona (Patio del Centro de Historias, ZGZ)

Blanca

Aunque nunca se ha tenido por un color fácil, el amarillo está de moda. Me parece que es un tono que a mucha gente le gusta pero con el que no se atreve. Y que también tiene muchos detractores. A mí me encanta, y me gustaría que se llevara también en invierno, aunque es difícil encontrar buenos diseños que saquen adelante este color en el que no todo vale.

Aunque hay ejemplos como para quitarse el sombrero, como el de mi ‘estilosa oficial’ favorita, Elisa Nalin:

elisa

elisa2
El jersey de Blanca (vintage, comprado en Barcelona) me encanta, por su ligero toque infantil y porque es alegre y sencillo a la par.

Publicado en Sin categoría | 27 comentarios

Laura: el otro fondo de armario (paseo de la Independencia, ZGZ)

Laura

Camisa vaquera: Stradivarius
Pitillos: Benetton
Zapatos: Ulanka
Corte de pelo: en una peluquería de Sabiñánigo

Cada vez más, las publicaciones de moda me parecen una sucesión de tópicos y un postureo. A los términos en inglés para designar lo que siempre se ha dicho en castellano (en mi modesta opinión, ejemplo de catetez supina) se une su habitual tono imperativo (lo que debes comprar, must, no te lo pierdas, out, in, etcétera) que se contradice con las arengas a ser ‘uno mismo’. La ausencia de sentido del humor es total.

A mi parecer, entre los mantras más repetidos -amén del de la elegancia es ser uno mismo y beber dos litros de agua al día- es el de un supuesto ‘fondo de armario’  que DEBE incluir una camisa blanca. Pues bien, yo apenas llevo las camisas blancas (por no hablar de las camisetas). Estas últimas temporadas están algo más de moda, pero en fin… Los reyes de mi armario son los pantalones (pitillos a poder ser) vaqueros y negros. A partir de ahí, hay cosas que me pongo mucho, pero no porque sean ‘fondo de armario’, sino porque me quedan bien, me quedan mal pero me veo modernísima, me gustan y punto, alguien que me importa lo alabó, es cómodo…

Últimamente, a los pitillos he añadido una prenda que se ha convertido en imprescindible para mí: la camisa vaquera. Va con todo, es versátil (puedes ir arreglada o trotera), favorece a casi todo el mundo, hay muchos estilos…

En este sentido, el ‘look’ de Laura es, para mi gusto, un ejemplo de lo que ahora sería mi ‘fondo de armario’ (lo cual no quita para que dentro de dos años sea completamente diferente): pitillos negros, camisa vaquera y zapato de cordones.

Mención especial para gafas y pelo. Complicados ambos pero que en ella funcionan.

Publicado en Sin categoría | 13 comentarios

Tropical Claudia (Market Replace, plaza del Centro de Historias)

Cladia

¡Ole y ole! Si con el tipazo, el porte y la juventud de Claudia no se aprovecha para echarle humor e imaginación al armario… ¿cuándo? Menos bershkismo y más audacia, que la moda y el estilo no son cuestión de dinero.

Todo lo que lleva Claudia es de los ‘vintageros’ Marineros de Agua Dulce (de los que ella misma forma parte).

 

Publicado en Sin categoría | 8 comentarios

Un cuadro de Sorolla en Zaragoza

El siguiente artículo apareció publicado en el suplemento De Sábado de HERALDO.
Lola y su historia me parecieron divinas. Por eso me gustaría compartirlo también en el blog.

Lola Garraus, con una de sus sombrillas. Foto: Oliver Duch

Lola Garraus, con una de sus sombrillas. Foto: Oliver Duch

 

Todo desborda los raíles de lo establecido en esta historia. ¿Quién ha dicho que no se puede poner en pie un nuevo proyecto empresarial a partir de los 60? ¿Por qué en pleno siglo XXI no se van poder emular las exquisitas atmósferas del XIX? ¿Que en Aragón no pueden adaptarse las mejores costumbres del Lejano Oriente? ¿Pueden funcionar juntos los conceptos glamur y salud?

La zaragozana Lola Garraus es la encargada de dar respuesta a todas esas preguntas. Es el germen de Solbrillas , empresa con apenas unos meses de andadura que pretende devolver los parasoles a la vida cotidiana y en la que cuenta con sus socias Ana Gómez y Carmela P. Torrecuadrada. «Se me ocurrió la idea cuando me di cuenta de que solamente en el pequeño recorrido de ir al quiosco a comprar el periódico se me quedaba en la piel la marca del reloj. Y pensé: “Esto va en serio”», recuerda Lola.

La creatividad que, según Lola, «la mayoría de la gente lleva dentro, pero no la puede llegar a desarrollar», se puso en marcha y comenzó a darle forma en su cabeza al proyecto de los parasoles. «Decidí que había que hacer sombrillas, pero algo verdaderamente especial», dice.

Tras búsquedas en internet y algunas investigaciones, Lola llegó a la conclusión de que no había nada en el mercado como lo que ella maquinaba, es decir, «algo que uniese arte, glamur y protección solar». Porque, según explica, el pilar más fuerte que sustenta el proyecto es el de la salud. Su idea es «que la gente se vaya concienciando más y más de este asunto, que las madres protejan a sus hijos y, en este sentido, las sombrillas puede hacer un gran papel. En Asia las usan mucho, y allí no hay cáncer de piel, protegen incluso sus brazos cuando van en bici. Y yo, ahora, hasta mi pelo, porque cambia de color», argumenta esta zaragozana. La características del producto de Solbrillas lo hacen muy particular y no ha sido fácil ponerlo en pie. «Nosotros no ofrecemos la típica sombrilla oriental de bambú, sino sombrillas con protección UVA, hechas en España, donde no hay apenas ninguna industria al respecto», dice Lola.

De Sábado

Foto: Oliver Duch

 

Tras mucho buscar, finalmente una empresa del País Vasco provee a Lola de los bastidores, que después ella y sus socias convierten en piezas únicas con tres gamas principales: una para niños y carritos de bebé, otra pintada a mano y otra decorada con telas. También ofrecen sombrillas para novia (e invitados) -una originalísima y favorecedora alternativa al tocado-, y están recibiendo muchos encargos de góticos, que tienen especial interés en mantener su piel blanca.

Las sombrillas más protectoras tienen como base la ofelina, un tejido con factor UVA que, además, es fácil de limpiar. Como detalle adicional, Solbrillas vende también unos bolsos de cuero muy similares a uno normal, para llevar la sombrilla colgada del hombro.

De Sábado

Foto: Oliver Duch

La exquisitez es la norma de la casa. Cuenta Lola: «Las telas que usamos para decorar las sombrillas son únicas, porque son de una colección de retales antiguos de mi madre, que ahora tiene 84 años». La delicadeza de las sombrillas de guipur y los ‘patchwork’ con telas bordadas o combinados con plumas compiten con las pinturas de otra de las socias: Carmela P. Torrecuadrada. Otra de las pintoras de Solbrillas es Alicia Pérez, que se encarga también de la línea infantil y la de sombrillas para carritos.

Los precios de la mayoría de las sombrillas artesanales, que, sobre todo, se venden a través de la web de la firma (www.solbrillas .com), rondan los 200 euros (dependiendo, claro está, de los materiales

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios

Tres colores: Belén (Paseo de la Mina, ZGZ)

marta

Blazer: Zara
Camisa: Zara
Pantalón: Zara
Botas: De una zapatería de Barcelona

A veces no es cuestión de llevar prendas muy sofisticadas, sino de saber acertar con la mezcla de colores. Dos básicos de libro como la camisa blanca y la chaqueta de traje negra se convierten en un perfecto modelo de entretiempo si se le añade un vaquero rojo. Debajo, botas o un zapato más ligero, dependiendo de las inestables temperaturas primaverales.
Fácil, cómodo, chic y… ¡copiable!

Por cierto, me he encontrado esta foto de una fiesta en Estados Unidos de los bolsos Coach que avala la tesis. Mismos puntos de partida para un posado. Es la actriz Jessica Capshaw, la molona pediatra Arizona Robbins en ‘Anatomía de Grey’.

 

 

3rd Annual Coach Evening to Benefit Children's Defense Fund - Arrivals

Publicado en Sin categoría | 9 comentarios

Marta, un punto ‘beatle’ (paseo de las Damas, Zaragoza)

marta1

Marinera: Oysho

Pañuelo: lo compré en un viaje a Bélgica

Chaqueta: El Ganso

Botas: las compré en Portugal

Bolso: de mi hermana

Falda: la autora del blog, como Rajoy, no se entiende la letra (Marta, ayúdame)

Corte de pelo: peluquería Grupo 2

Medias: Confecciones La Fábrica

 

Marta me recuerda un poco a la estética de los Beatles. La casaca militar llevada a extremos ‘pop’ y el pelo, con un corte bien atrevido. La falda verde esmeralda, uno de los colores del verano, le da el toque de tendencia.

Con ella decido regresar a este barro. Supongo que, como en las parejas, a veces se necesita eso de “un tiempo”. Siento de verdad no haber dado explicaciones. Simplemente, no las tenía. Espero que el regreso sea para bien. Y para pasarlo bien, que es de lo que se trata. Moda sin ínfulas y con distancia. Me comprometo. Espero que me salga.

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | 23 comentarios

Carmen y la bici (plaza de España, ZGZ)

 

Jersey: El Corte Inglés
Cazadora: Pimkie
Vaqueros: C&A
Zapatillas: Carlos Reula

Sí. ya sé lo que me vais a decir. Que Carmen es un bellezón y que así cualquiera. Y sí, lo es. Si no es modelo, podría serlo. Pero creo que además de guapa, tiene estilo. Un estilo que me sirve para hablar de dos cuestiones. La primera, la pervivencia de la zapatilla tipo Converse All Star, una moda que me hace particular gracia cuando se convierte en un toque de colorido chillón en medio del gris otoñal, como es el caso. La segunda es la bici como complemento. Me parece que este medio de transporte, además de un estilo de vida que espero que siga calando en Zaragoza, dice mucho de quien lo lleva. En el caso de Carmen diría que completa el ‘look’.

 

 

Publicado en Sin categoría | 31 comentarios

Guillermo: albarda sobre albarda (Patio de Las Armas, ZGZ)

 

Chaqueta: la compré en Candem Town (Londres). Es de los 80.
Pitillos: Vintage
Jersey: H&M
Camisa: Vintage
Gafas: de mercadillo
Gorra: la compré en Bruselas
Zapatos: de Zara (les he cambiado los cordones)

 

Guillermo regentaba uno de los puestos de 3Markets, la iniciativa de Made in Zaragoza. Su puesto, con guiños marineros, se llamaba Marinero en Tierra. Recién regresado de un periplo europeo, Guillermo es un perfecto ejemplo del ‘vintage’ albarda sobre albarda, un poco clochard, que tan bien funciona entre los más jóvenes. Atención a las gorras porque me parecen un complemento en alza entre los hombres.Y a los pitillos “extremos”, que en Europa trinfan y aquí remolonean.

Un detalle. Unas amigas también se fijaron en Guillermo y me dijeron que era un moderno con un estilo vintage “creíble”. Ahí lo dejo…

 

Publicado en Sin categoría | 26 comentarios