Una cocina como nueva… por solo 200 euros

Si quieres puedes leer esta entrada en inglés

Por qué tirar azulejos, arrancar armarios y gastar miles de euros en reformar la cocina si podemos aprovechar paredes y material para crear un espacio diferente. Ahorraremos dinero, protegeremos el medio ambiente y nos alejaremos de la cultura del usar y tirar. ¿Queréis saber cómo? Aquí van unos trucos

Nuestra cocina no era la más fea de la historia, pero tampoco se puede decir que era bonita. Más bien era sosa, sin gracia. Nuestro piso es de segunda mano y así venía ya. De haber podido elegir, esos armarios jamás los hubiéramos tenido, ni tampoco la cenefa de la pared, claro. Juzgad por vosotros mismos:

No teníamos ni dinero, ni tiempo ni ganas en meternos en un berenjenal como es la cocina, así que le dimos un poco a la cabeza para ver qué podíamos hacer. Nos pusimos manos a la obra y tras una semana de esfuerzo y trabajo, conseguimos esto:

La melamina azul se imprimó y se cubrió con pintura de tiza en blanco roto, para después protegerlo con un barniz semimate. Lo mismo con la encimera: imprimación, pintura de tiza y barnizado posterior. El frontal fue enyesado y después decorado con pintura de pizarras y para los armarios inventamos una técnica propia para darle un aspecto de madera.

¿No es genial?

Y ahora, los trucos, consejos y explicaciones. Antes de nada, no tienes que ser un experto para hacer este proyecto. Solo necesitas, como siempre, un poco de paciencia para lograr terminar el trabajo, un poco de esfuerzo para pintar rincones difíciles… Como herramientas, las más sencillas: rodillos y lija.

 

1. Las puertas

Algo que nos resultaba especialmente feo en la cocina eran las puertas de los armarios. Brillantes, de forma redondeada, con bordes azules… Pintar esas superficies no es tan difícil, lo complicado es que queden bien, porque independientemente del color iba a ser difícil lograr un resultado atractivo. Queríamos unas puertas de madera, además, así que nos pusimos a pensar cómo podíamos hacerlo. Si añadíamos tinte de madera directamente, se iba a ir en cuanto pasáramos una bayeta para limpiar. Y probamos una técnica: teñir cola de carpintero. Por favor, no miréis los platos sucios del fregadero 🙂

La aplicamos, dejamos secar vertical para que el líquido sobrante resbalara e hiciera aún más vetas. Una vez seca, se retira por aquí y por allá con una bayeta para hacer aún más dibujos. Si se quiere, se puede repetir el proceso tantas veces se desee, para dar más cuerpo y más color.

Aquí tenéis unas fotos. Primero dimos imprimación para quitar ese gris feo y dejar un blanco como base, y además evitar que la mezcla se despegue.

Aquí dando una primera capa de pegamento teñido:

Y retiramos aquí y allá para hacer más dibujos.

Consejo: si quieres dar aún más sensación de realidad, trabaja con dos o incluso tres botes diferentes de pegamento teñido, cada uno con más o menos tinte para que haya diversas tonalidades.

2. La encimera

Con los armarios del color de madera, nos decantamos por el verde laguna para la encimera, aunque otros hubiesen quedado bien, como el turquesa, el amarillo oscuro… Es fácil de hacer: imprimar con el rodillo, dejar secar, y pintar con el rodillo con pintura de tiza. Después, aplicar barniz. ¿Con qué? Con el rodillo, claro. Cualquiera de estos pasos ha de hacerse con rodillo pequeño, porque si se utiliza la brocha quedarán marcas e interesa que la superficie esté lo más lisa posible.

La pregunta es: ¿será mi encimera resistente a los productos abrasivos que utilicemos para limpieza? Y la respuesta es que sí, siempre y cuando se proteja con un barniz. Hay que elegir una opción semi-mate. Cuanto menos brillo, mejor. Cuidado, puede perder un poco de color pasados los meses, pero siempre se puede repintar.

3. El vajillero

Siempre nos había gustado la idea de tener encima del fregadero una alacena donde dejar tazas bonitas y demás. Así que quitamos tres puertas para dejar ese espacio al aire. Además, así nos ahorramos de tratar esas puertas. Pintar el vajillero fue sencillo: primero imprimar y después pintura de tiza, esta vez de color amarillo. Barnizar después para poder limpiar.

Lo más interesante fue el fondo: elegimos un papel setentero que encontramos por internet y lo imprimimos en color en páginas de DIN A3. Recortamos bien para tener los pedazos que cubrirían todo el fondo y después lo pegamos con la técnica del decoupage. Para completar el efecto, cambiamos las baldas blancas por otras de madera.

Consejo 1: para el decoupage, se debe mezclar la cola de carpintero con un poco de agua, para que la brocha resbale mejor y no se rompa el papel.

Consejo 2: una vez seco el fondo, aplicar otra capa de pegamento rebajado con agua, que servirá de película protectora.

4. El frontal de la cocina:

Aquí queríamos algo diferente y nos decantamos por una pizarra multiuso, donde apuntar bobadas, corazones, recetas, mensajes… Es fácil de hacer, siempre y cuando no quieras un acabado perfectísimo. Si quieres una pared súperlisa y perfecta, llama a un albañil y que te la luzca. No es muy caro y quedará perfecta. Si no te importa que haya alguna irregularidad, puedes hacerlo tú mismo: se compra la masilla en botes, se aplica con una espátula, se alisa bien y después se lija con una lijadora de mano.

 

 

Y entonces se pinta. Mucho cuidado con la pintura de pizarra: intentad que sea súper mate. Si es semibrillante, se verán muchísimo las imperfecciones. Con la mate, se notarán mucho menos.

Tachán! Mirad que majo queda cuando se escriben cositas y se dejan dibujos.

5. El resultado:

¿No os parece una cocina muy maja ahora? No es muy difícil, es divertido y además queda de lo más persona. Fijaos en el fondo, junto a la puerta: lo siguiente sera empapelar o bien cubrir de yeso esa zona y pintar.

Si tenéis alguna duda, dejad un mensaje.

Publicado en Hazlo tú mismo | Etiquetado , , , , , , , , , | 2 comentarios

Un jardín en una azotea

Si quieres puedes leer esta entrada en inglés

Guarde esta página porque le vendrá bien en el futuro, ya que todavía hay mucha desinformación sobre azoteas, y por ello se ven tan pocas ajardinadas en ciudades como Zaragoza.

Dos cosas deben dejarse claras:no es peligroso tener un macetón en una terraza, ni tampoco es sinónimo de goteras. Si un vecino le dice que las macetas pesan mucho, dígale que en un edificio viejo (de más de 50 años) se pueden tener hasta 250 kilos por metro cuadrado. La cifra sube a 350 kilos en los edificios de nueva construcción. Un macetón con una planta no pesa más de 100 kilos, casi como una lavadora. Un armario pesa mucho más y nadie teme que se le caiga encima. Por otro lado, si se ponen platos bajo las macetas y se calzan los recipientes con pies de barro o cerámica, no habrá humedades. Si se produce una gotera será porque la tela asfáltica es ya vieja, no por nuestra jardinería.

Dicho esto, llegan los consejos:solo con grandes contenedores podemos tener un jardín en la terraza. Han de ser de resina:los de piedra pesan demasiado y los de plástico se rompen por el contraste de frío y calor. De madera, solo se pueden tener si son de alta calidad, o se pudrirán las tablas. Con los de resina (cuyo precio es entre 30 y 50 euros) no tendremos problema, ya que son muy ligeros.


¿Es caro?El arranque, sí:se añade a cada uno unos cuatro sacos de tierra (a 8 euros cada saco), por lo que el conjunto, sin planta, ya nos sale a unos 70 euros. Un arbolito cuesta unos 20 euros, así que por cada ejemplar hay que preparar 100 euros. En una terraza habrá unos cuatro contenedores así de grandes:por 500 euros podemos empezar. ¿Yqué plantas poner?Lo explicaremos otra semana, pero lo mejor es decantarse por ejemplares fáciles y duros:geranios, margaritas, hiedras, parras, aligustres, madreselvas…

Publicado en Terrazas y azoteas | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Un paisaje de cuento

Si quieres puedes leer esta entrada en inglés

El soto de Ferreruela, en Zaragoza, apenas está a pocos kilómetros del centro, pero es un tesoro escondido que recuerda a los bosques encantados de los hermanos Grimm

Dice el naturalista aragonés José Antonio Domínguez que el cernícalo recibe su nombre porque se cierne sobre su presa. «Míralo, ahí parado en el cielo. Seguramente, ha visto un ratón», señala. Al lado de José Antonio, cada centímetro cuadrado de los sotos del Ebro son un baúl atiborrado de tesoros, porque en cada rama, en cada seto, encuentra una historia que regalar.

Estamos con él en el soto de Feerreruela, en el término municipal de la Almozara. Es decir, al lado de la ciudad. Se puede llegar a este rincón tan hermoso en bicicleta o incluso dando un paseo. «Por desgracia también vienen los camiones a descargar escombros –nos cuenta el naturalista–. Parece mentira que todavía sigan tirando basura, pero es lo que hay». No nos acostumbramos a cuidar lo nuestro, igual que nos resistimos a conocer lo que tenemos al lado de casa y nos empeñamos en viajar kilómetros para ver menor biodiversidad.

Caminamos junto a José Antonio porque nos quiere llevar a un rincón que parece sacado de un cuento de Grimm. Los álamos blancos se descuelgan y muestran sus racimos atiborrados de semillas. «Es fácil distinguir al álamo blanco del negro:el blanco tiene el tronco claro y el envés de la hoja es plateado. Los que tienen los racimos son las hembras. Y de esas cápsulas saldrá el mes que viene la semilla:las pelusas blancas que vuelan en primavera». Semillas, que no polen, por mucho que algunos se empeñen en creer que los vilanos (pues así se llama la semilla del chopo) causan alergias. Y nada de eso.

Nos movemos hacia el campo, a ver las rabanizas blancas y la flor de la mostaza. Blanco y amarillo en los ribazos, «todo un refugio para la fauna. El resto del campo es un monocultivo de alfalfa, apenas hay biodiversidad. Pero en estos setos abundan las flores arvenses, que otros llaman ‘malas hierbas’». Las mariposas ya se están dando un festín, y otros polinizadores se reparten el polen.

Muchos, muchos más pájaros

Nos regala José Antonio varios refranes que encapsulan toda la fenología de finales de invierno: «De marzo a la mitad, la golondrina viene y el tordo se va», es uno de ellos. Yes cierto que ya están las golondrinas, que los tordos se han ido, que las migratorias que pasarán aquí el verano ya han llegado, y que el cielo es diferente, al igual que los sonidos del soto. «Y hay más refranes:“En marzo, marzadas. Viento frío y granizadas”», dice José Antonio. Porque podemos esperar todavía días desapacibles, cierzo fuerte e incluso alguna granizada que nos estropee los planes».
Pero marzo es tiempo de primavera, de inicio de temporada. Ypor ello, el mejor refrán que lo define pueda ser:«El que tenga buen brazo, que cave y pode en marzo». Porque ya no hay tiempo que perder, las tareas de jardinería y de huerto han de hacerse en estas fechas. La naturaleza ha despertado y pide paso…

Publicado en Desde el campo | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Plantas musicales

Jugar con la naturaleza es conocerla y protegerla. Y si sirve para hacer un poco de ruido, siempre resulta divertido

Ha publicado el Centro de Investigación y Tecnología Agropecuaria de Aragón (CITA)un maravilloso libro:‘Diviértete con plantas’. Su objetivo es recuperar juegos tradicionales que años atrás entretenían a los más pequeños, y acercar así la naturaleza a la que ya es la generación más urbana de la historia. En 255 páginas, investigadores del CITA explican nociones de bótanica, juegos sencillos con semillas, hojas o frutos, divertidos tutoriales para hacer manualidades o ideas para convertir las plantas en instrumentos musicales.

Que los instrumentos primitivos se hacían con restos vegetales y animales quizá sea una sorpresa para los niños, e incluso muchos adultos: flautas con cañizo seco, membramófonos con piel o pergamino, cordófonos cuyas cuerdas se hacían con tropa de intestino. El libro explica cómo hacer una turuta con una caña, castañuelas con cáscara de nuez, silbatos con gramíneas o un sonajero con semillas… Para comprar el libro, las indicaciones están en http://sites.cita-aragon.es/divierteteconlasplantas.

El libro no está a la venta de manera directa, pero merece la pena hacerse con un ejemplar, porque está repleto de ideas, información… Los que vivan fuera de Aragón,  pueden ponerse en contacto con el CITA a través de la página antes citada y pueden recibir el libro si pagan los portes (unos 5 euros).

¡A disfrutar!

Publicado en Desde el campo, El huerto urbano, Hazlo tú mismo, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Huerto, ¿por dónde empezamos?

Nos dice Tomás Rodrigo desde Hortals, en Zaragoza, que el huerto hay que empezarlo con cabeza. «Si tenemos un terreno y queremos disfrutar de un huerto primero hemos de conocer el lugar. ¿Cuánto llueve, qué clima tenemos, qué vientos hay, qué tipo de suelo?Según cual sea la orientación, el clima o la topografía, el huerto cambiará». Y nos lo cuenta mientras traza un croquis de un terreno recién preparado, cuya tierra ha sido removida, abonada y recuerda a un lienzo. Está lista para ser aprovechada.
No se puede plantar a lo loco. si ponemos los tomates o las alcachofas de cualquier manera, nos daremos cuenta de que están haciendo sombra a otras verduras. ¿Por qué no aprovechar que tienen suficiente cuerpo como para servir de parapeto a las fuertes rachas de cierzo?«Las plantas más altas han de estar en la zona de entrada de viento:en el caso de Zaragoza sería al norte y al oeste. Así protegen el conjunto y su sombra no molesta», asegura.
Para preparar la tierra, hay que retirar primero las piedras y realizar un laboreo superficial de unos 20 ó 25 centímetros de profundidad. Cuando la tierra tenga tempero, es decir, cuando sea fácil trabajarla. Si no hay tempero, se riega el terreno y esperamos hasta el día siguiente. Y Tomás recuerda que la fertilidad de la tierra se incrementará cuanto más la respetemos:hay que evitar labores profundas, no es conveniente compactar la tierra, es bueno que esté aireada, húmeda y que reciba periódicamente materia orgánica (estiércol, compost, mantillo, turbra) para favorecer la actividad microbiana del suelo, fundamental para la fertilidad de la tierra.

Publicado en Desde el campo, Huerto ecológico, Ideas y consejos, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Pinta tus macetas

El color puede llegar también a jardineras y contenedores de plástico, con pintura de tiza e imaginación

Hubo una época no muy lejana donde solo se podía pintar la madera. Si se preguntaba en tiendas especializadas cómo pintar superficies de plástico, metal o melamina, el resultado era un festival de cejas enarcadas y gestos de duda. Pero se puede, y existen diversas formas de obtener un buen resultado. Desde que se han comercializado las pinturas ‘de tiza’ o ‘chalk paint’, todavía resulta más sencillo.
Para pintar superficies no porosas (es decir, aquellas tan lisas que resulta difícil que una pintura se quede pegada) existen dos posibilidades:imprimar con un producto específico o aplicar el color directamente con una pintura especial. Por la comodidad que supone no tener que dar esa capa de imprimación previa, se han puesto de moda las pinturas ‘de tiza’ o ‘chalk paint’, de colores atractivos, resultado súper mate y que dan un aspecto romántico. Ese acabado tan mate logra, además, que los brochazos e imperfecciones no se noten tanto, por lo que han sido un gran éxito entre los aficionados al ‘hazlo tú mismo’.
Una pintura de tiza es idéntica a la que usamos en las paredes, salvo que contiene una buena cantidad de yeso. Ese yeso no solo le da el aspecto empolvado final, también es el responsable de que la pintura tenga una fortísima adherencia y se pegue en superficies no porosas. Basta con aplicar, esperar a que se seque, y realizar las técnicas que nos apetezcan para conseguir el resultado final deseado.
Una terraza muy colorida
Las primeras pinturas ‘chalk’ que se comercializaron eran muy caras. Podían costar unos 20 euros el bote pequeño, y no resultaban rentables. Además, la gama de colores, aunque atrayente y bonita, resultaba limitada. Por ello, es más sencillo fabricarlas nosotros mismos. ¿Por qué? Porque podemos elegir el color que se nos antoje, y además la preparación se realiza en apenas cinco minutos.
Tal es su resistencia, que se puede utilizar también en exteriores. En concreto, en jardineras y macetas. Una manera fácil de pintarlas es utilizar dos colores. Uno como base, y otro para dar la capa superior. Se puede elegir un tono chocolate y luego pintar de blanco, o bien un tono verde oscuro y luego cubrir del mismo color, pero más claro… Nosotros hemos optado por negro y azul prusia, que da un toque industrial que resalta entre plantas y flores. Ni siquiera hemos tenido que pintar todo de negro previamente: en el vídeo que puede verse en blogs.heraldo.es/elbuenjardinero se muestra cómo solo hay que aplicar negro en algunas zonas, y al pintar posteriormente asegurarse de que el azul no cubre del todo esas zonas más oscuras. Merece la pena intentarlo.

Receta de ‘chalk paint’

Ingredientes:
Yeso en polvo, pintura de pared mate, agua
Los pasos:
1. Llenar una taza de café (150 ml) con agua caliente.
2. Añadir una cucharada sopera de yeso en polvo y remover bien. El agua caliente evita que se formen grumos. Cuando esté el yeso bien disuelto, añadir una segunda cucharada sopera y volver a remover.
3. Cuando ya no existe ningún grumo, añadir ese agua en medio litro de pintura para paredes mate. Remover bien.
4. Ya está lista para ser utilizada. No será necesaria imprimación.

Publicado en Hazlo tú mismo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

En el campo: asoman los primeros brotes

Dicen que por San Blas, una hora y más. Lo que significa que alargan los días y asoman botones florales y hojas en el campo aragonés

Pasear con el naturalista José Antonio Domínguez es descubrir el misterio de lo cotidiano. Nos señala al petirrojo, nos cuenta historias de las cigüeñas, menos apacibles de lo que creíamos, y señala aquí y allá árboles y plantas que ya despiertan con el nuevo año. «Tenemos mucha suerte de contar con rincones naturales tan cerca de la ciudad. Yver, por ejemplo, a las cigüeñas ocupar su nido. No creas que tienen una vida fácil, los nidos cuesta hacerlos y las hay que se quieren aprovechar y robar la casa a otra. Tendrías que ver cómo las ocupantes tienen que defender lo que es suyo», nos cuenta, mientras señala el poste en cuya cumbre una pareja de cigüeñas se prepara para criar.
Es una mañana de niebla, fría. Pero Domínguez nos regala algunos refranes que describen muy bien el peculiar clima aragonés. Por ejemplo, que «por febrero busca la sombra el perro». Porque pueden salir días fríos, soplar el cierzo e incluso nevar, pero también disfrutar de jornadas de primavera anticipada, en las que casi es necesario quitarse el jersey porque el sol empieza a pegar fuerte.
Gracias a que alargan los días y el sol empieza a calentar, muchas plantas saben que llega la hora de despertarse. Los sauces están entre los más madrugadores del soto, y ya cuelgan sus amentos, esas flores masculinas y alargadas. Las femeninas son más pequeñas y discretas, «y no requiere de insectos para polinizarse, sino del propio viento» cuenta Domínguez. Quizá por ello saca la flor tan temprano, para que las hojas no entorpezcan tan valioso intercambio. Pero eso son solo suposiciones nuestras.
Otros madrugadores son los almendros. «Ya tienen botones florales, y otras flores están completamente abiertas. Estos sí que necesitan insectos». No vemos ninguna abeja, ¿quizá se ha anticipado el almendro?«Las hay, ayer que hacía sol había muchas. No les faltarán para la polinización». Y añade el naturalista que este año la floración se ha producido dos semanas más tarde que el año pasado. Las plantas no son relojes exactos, necesitan diversas variables para activar los mecanismos que crean flores y hojas. La luz sí es siempre la misma cada año, pero no la temperatura. Y el pasado invierno, que fue menos fresco de lo normal, hizo que todo se adelantara varias semanas. Este año el calendario ha vuelto a corregirse, aunque seguro que llegará nuevas heladas. «Pero el almendro no es tan delicado como se cree. Resiste bien los fríos y no se ve tan afectado como se piensa».
Si uno se fija bien, se puede encontrar en esos bosques de ribera zaragozanos algunas casitas para pájaros. Las dejan naturalistas, amantes de las aves… Domínguez es colaborador de SEO/Birdlife en Aragón, que es la asociación local en defensa de las aves. Ayuda a realizar observar especies, señala dónde han aparecido, y sus datos ayudan a los ornitólogos a comprender si se producen cambios en el ecosistema, se avistan nuevos ejemplares o bien otros están en retroceso. «Las casas de pájaro serían bienvenida en todos los jardines. Es una estación complicada para ellos, por el frío y la falta de alimentos. Ylas ciudades les complican, por la contaminación, la falta de suelo cultivado… Por ello, es buena idea poner una de estas casitas de madera. Nunca se sabe, además, quién pernoctará en ellas. Sabemos que en la nuestra ha dormido este invierno un tipo de gorrión». Un poco de alimento y calor hace milagros en la población de pájaros, tan necesarios para que la población de moscas y mosquitos no sea muy numerosa en verano. Solo hay que limpiar la casa de vez en cuando y cuidar que no se rompa.

Publicado en Mundo natural, Naturaleza | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Huerto: tareas de febrero

Nos cuenta Tomás Rodrigo que es el cierzo el que más puede afectar a los plantones recién sembrados. Que las plantas ya cuentan con un poco de hielo o incluso nieve, pero que son las rachas fuertes de viento frío las que pueden acabar con ellas prematuramente. «Cuando pensamos en proteger la verdura de temporada, hay que pensar en el cierzo, y la solución es sencilla, con unas botellas de plástico podemos crear un espacio adecuado», destaca. Por ello, a veces ni siquiera es necesario conservar el cuello de la botella, hay hortelanos que simplemente ponen un plástico circular y dejan la parte superior al descubierto. Eso indica que están más preocupados por el viento que por las heladas que podamos tener en los inviernos del valle del Ebro.
Tomás Rodrigo es asesor técnico de Hortals, centro de jardinería zaragozano que es a su vez red de huertos ecológicos sociales. Esta semana, ofrece su consejo de experto para enumerar algunos de los trabajos que deben realizarse en el huerto:«Es tiempo de calzar los calcots y los ajos tiernos, de atar las escarolas, entutorar habas y guisantes… Se puede también hacer siembra directa de guisantes, zanahoria, habas y ajos». Como plantación protegida, además, es tiempo de colocar los plantones de lechugas, escarolas, borrajas, acelga, espinacas y fresas. El suelo ha de estar ya preparado, lo mejor es no abandonar la parcela y aportar el estiércol ya en diciembre, para que la estructura del suelo esté correcta y no haya, además, una excesiva dureza.
En el bancal, Tomás ha plantado diferentes variedades de lechuga y se dispone después a aplicar el primer riego. Y asalta entonces una duda:¿se debe regar el huerto, el jardín o las macetas incluso si sabemos que llegarán días de heladas? Y nos responde que «la planta tolera mejor el hielo que la falta de agua. Si es importante la hidratación, se debe regar». Y, de hecho, él se aplica con la regadera para que los plantones tengan de donde chupar en su nuevo espacio. No es fácil controlar el riego en invierno, los hay que se pasan, otros que no llegan. Aveces vale con hacerlo una vez a la semana, otras cada cinco días. Ysiempre depende de si tenemos tierra o macetas, porque en recipientes las plantas necesitan un poco más de agua, ya que su tierra no llega a absorber las gotas de lluvia.
Llega la fresa
Una planta agradecida que ya puede estar en el huerto es la fresa. Y resulta interesante saber que la mayoría de plantones que crecen en toda España se han cultivado previamente en viveros, en localidades más frías, como Segovia. «Y la razón está en que la fresa necesita unas 700 horas de frío, por lo que los cultivadores de sitios más cálidos (Murcia, Almería) tienen que comprarla de los viveros», cuenta Tomás. Esas horas de frío, necesarias para una correcta fructificación, son todo un reto para los viveros y los agricultores murcianos y almerienses, ya que los tiempos están muy ajustados. «El primero que consigue comercializar fresas se lleva el gato al agua, porque se venden a muy bien precio y no tiene competidores». Por ello, necesita asegurarse de que la planta que le llega ha pasado por esas horas de frío, y los cultivadores de viveros como los de Segovia han de criarlas con el tiempo justo para que en esos últimos días de enero y primeros de febrero ya puedan ponerse en el huerto.
Hace frío, y a veces resulta desapacible estar en el terreno, pero hay tareas que deben realizarse estos días. Por ejemplo, la cosecha de coles, kale, zanahori, lechuga, ajos tiernos, acelga o borraja. Además de preparar la tierra para los nuevos cultivos, también es hora de preparar los semilleros para tener buenos plantones. Se pueden sembrar cebollas, acelgas, lechugas, borrajas, berenjenas y puerros.

Publicado en Huerto ecológico, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La terraza, patas arriba

No importa el frío. Es tiempo de trasplantar, podar, pintar y sustituir macetas. Aquí van consejos para preparar la terraza antes de la primavera

patas

El buen jardinero sabe que para tener una terraza bonita en primavera ha de mancharse las manos de tierra en invierno. No importa el frío, la niebla o el viento. En enero se deben realizar las podas, retirar los ejemplares estropeados, trasplantar si es necesario, comprobar que los recipientes están en buen estado, pintar paredes… Y la razón por la que enero es buen momento se debe a que las plantas descansan en lo más frío del invierno. Con su actividad vital bajo mínimos, sufrirán menos los trasplantes, al igual que las podas, y tendrá tiempo suficiente para cicatrizar. Además, cuando empiece a brotar lo hará directamente en las ramas que han quedado, ahorrando así una buena cantidad de recursos.
En enero se deben corregir también los errores que cometimos el año anterior: si los ejemplares estaban demasiado juntos, los nuevos se plantarán con más espacio entre ellos. Si una invasiva agobió a las plantas de alrededor, hay que retirarla y asegurarnos de que el fallo no se vuelve a repetir. Si una maceta no aguantó los rigores del tiempo, es buena idea elegir otro material más resistente para ahorrar así dinero y no tener que cambiarlas cada año.
Finalmente, se deben cuidar las paredes de la terraza. Los que tienen ladrillo se pueden despreocupar, pero si las paredes son de cemento y yeso es importante tapar bien las grietas y dar una mano de pintura. Si dejamos que se deterioren, la humedad entrará en el material y tendremos muchos problemas. Es mejor cubrir los desconchones y sellar con una buena pintura exterior.

Publicado en Terrazas y azoteas | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La magia de las plantas

Luchan, se unen e incluso sirven para donar sangre. Así es la botánica

Nos rodean lo misterioso. Bien los sabían los niños del precioso libro ‘El jardín secreto’, cuando aseguraban sentir una energía poderosa cuando se encontraban entre las flores. Ycon razón. En cualquier paseo que demos alrededor de la ciudad podemos encontrarnos, por ejemplo, con plantas que explotan. Así es el pepinillo del diablo (‘Ecballium elaterium’), que revienta su fruto al recibir el mínimo roce, con el fin de esparcir sus semillas. O los líquenes, esa exitosa unión entre algas y hongos y que está en los troncos de los pinares, incluso sobre las tumbas, y que pueden vivir cientos de años. Hay plantas cuyos componentes sirven para fabricar plasma sanguíneo, como el arroz trasgénico, un magnífico donante. Por no hablar de las semillas viajeras, las que recorren kilómetros gracias a sus ‘alas’ y estructuras resistentes y que incluso llegan a surcar mares, tal es el caso de la entada. La cuscuta, una planta parásita, intercambia genes con sus víctimas, para prepararse mejor en la siguiente batalla. Yotras, como la  ‘Silene stenophylla’, cuyas semillas pueden dormir miles de años.

Publicado en Desde el campo | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario