Huerto, ¿por dónde empezamos?

Nos dice Tomás Rodrigo desde Hortals, en Zaragoza, que el huerto hay que empezarlo con cabeza. «Si tenemos un terreno y queremos disfrutar de un huerto primero hemos de conocer el lugar. ¿Cuánto llueve, qué clima tenemos, qué vientos hay, qué tipo de suelo?Según cual sea la orientación, el clima o la topografía, el huerto cambiará». Y nos lo cuenta mientras traza un croquis de un terreno recién preparado, cuya tierra ha sido removida, abonada y recuerda a un lienzo. Está lista para ser aprovechada.
No se puede plantar a lo loco. si ponemos los tomates o las alcachofas de cualquier manera, nos daremos cuenta de que están haciendo sombra a otras verduras. ¿Por qué no aprovechar que tienen suficiente cuerpo como para servir de parapeto a las fuertes rachas de cierzo?«Las plantas más altas han de estar en la zona de entrada de viento:en el caso de Zaragoza sería al norte y al oeste. Así protegen el conjunto y su sombra no molesta», asegura.
Para preparar la tierra, hay que retirar primero las piedras y realizar un laboreo superficial de unos 20 ó 25 centímetros de profundidad. Cuando la tierra tenga tempero, es decir, cuando sea fácil trabajarla. Si no hay tempero, se riega el terreno y esperamos hasta el día siguiente. Y Tomás recuerda que la fertilidad de la tierra se incrementará cuanto más la respetemos:hay que evitar labores profundas, no es conveniente compactar la tierra, es bueno que esté aireada, húmeda y que reciba periódicamente materia orgánica (estiércol, compost, mantillo, turbra) para favorecer la actividad microbiana del suelo, fundamental para la fertilidad de la tierra.

Esta entrada fue publicada en Desde el campo, Huerto ecológico, Ideas y consejos, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

API key for this host is not valid:104: