El interesante Proyecto Garnachas de España

Acaba de ponerse en el mercado una interesante colección de varietales de garnacha, fruto de un proyecto muy personal de Raúl Acha, enólogo perteneciente a una histórica familia de viticultores y director técnico de Vintae, que comenzó con la búsqueda, por diferentes zonas de España, de los viñedos que mejor reflejasen la esencia de esta variedad. El resultado es una acertada selección de vinos monovarietales, procedentes de viñedos muy viejos, que plasma muy bien el concepto de ‘terroir’, ya que cada vino expresa todos los matices y las singularidades propias de su zona de elaboración. «Esta variedad autóctona española, que ha sido tan despreciada, es capaz de ofrecer unos resultados excelentes si se trabaja correctamente, como se ha demostrado en algunos de los grandes vinos elaborados en los últimos años», señala Acha, que ha puesto toda su ilusión en el proyecto.
Los vinos del ‘Proyecto Garnachas de España’ se elaboran en zonas próximas al Valle del Ebro, donde se dan unas condiciones óptimas para las necesidades de esta variedad. De las cinco garnachas que componen la colección, dos de ellas se crían en terrenos aragoneses y se venden como La Garnacha Salvaje del Moncayo y La Garnacha Olvidada de Aragón. El primer vino es un joven con un leve paso por barrica que resalta sus cualidades frutales. El otro se hace en la D. O. Calatayud y tiene algo más de cuerpo y estructura. Otro vino comercializado es el de La Garnacha Fosca del Priorat. La colección se completará en unos meses con dos vinos muy especiales: El Garnacho viejo de la Familia Acha, hecho con sus viñedos centenarios ubicados en Cárdenas (La Rioja), y La Garnacha de Hielo, uno de los pocos vinos de hielo que se producen en España, también de los viñedos familiares de los Acha. Los tres primeros vinos se comercializan también de forma conjunta en una caja muy apropiada para regalar, que incluye un vídeo en el que el director del proyecto explica toda su experiencia y en el que aparecen personajes relacionados con las distintas zonas elaboradoras. Así, en la parte dedicada a la garnacha que se cría en el Moncayo, podemos contar con las siempre sabias explicaciones de Toño Calvo Vela, propietario de la vinatería El Rincón del Arpa, de Tarazona.

He catado los tres vinos y el resultado es satisfactorio: dentro de las tres botellas hay vinos con carácter y también mucha honestidad.

Botellas de los tres primeros vinos de la colección.

La Garnacha Salvaje del Moncayo. Elaborado en la Ribera del Queiles. Cosecha de 2010 y crianza de 5 meses en barricas de roble. 7,55 euros.
La Garnacha Olvidada de Aragón. De viñedos viejos del valle del Ribota, en la D. O. Calatayud. Crianza de 10 meses en barrica. 13,75 euros.
La Garnacha Fosca del Priorat. Elaborado con garnachas de 60 años en la D. O. Priorat. Crianza de 10
meses en barrica. 15,40 euros

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *