Vidas Minadas, 20 años después

Hace 20 años empecé un proyecto en el que todavía estoy inmerso después de recibir una propuesta de una revista del corazón. Viajé a Angola, uno de los países más minados del mundo, y me zambullí en un mundo de horror y desolación.

Durante mi estancia en Kuito fue testigo del impacto de las mina antipersonas contra la población civil. En aquella ciudad de unos 100.000 habitantes, un 3% habían perdido una pierna o ambas al pisar una de las decenas de miles que había por todas partes.

Un técnico prueba la prótesis a un mutilado en el centro ortopédico de la Cruz Roja Internacional en Kuito (Angola). Fotografía de Gervasio Sánchez

Un técnico prueba la prótesis a un mutilado en el centro ortopédico de la Cruz Roja Internacional en Kuito (Angola). Fotografía de Gervasio Sánchez

Ejércitos de mutilados sobrevivían entre ruinas modernas después de sobrevivir a uno de los cercos más salvajes de la historia, peor que el de Sarajevo que había cubierto durante tres años.

Decidí contar la historia de un adolescente llamado Adelino Chimoco que había sufrido el accidente cuando era un niño. Su padre había muerto por culpa de otra mina. Él me ofreció una de las lecciones que los periodistas debemos recibir de cuando en cuando para no perder el sentido de nuestro trabajo.

Una mañana se paró en un sendero del que era peligroso salirse y me señaló unos huesos a unos metros que sobresalían entre hierbajos de un metro de altura. “Son de mi padre. Pisó la mina ahí, agonizó y murió. El día que limpié todas las minas que hay podré enterrar sus huesos”, me dijo con una naturalidad aplastante.

Minas antipersonas en Camboya. Fotografía de Gervasio Sánchez

Minas antipersonas en Camboya. Fotografía de Gervasio Sánchez

En los siguientes meses me centré en Camboya y Bosnia-Herzegovina en documentar el desastre de las minas antipersonas. Tres organizaciones humanitarias prestigiosas, Intermon-Oxfam, Manos Unidas y Médicos sin Fronteras, aceptaron el reto de preparar un armazón gráfico que sirviera para denunciar el desastre humanitario que afectaba a más de setenta países de todo el mundo

La lista de países se amplió con Afganistán, Mozambique, El Salvador y Nicaragua y años después con Colombia y el Kurdistán iraquí. El proyecto se presentó el 25 de noviembre de 1997 en el Círculo de Bellas Artes de Madrid antes centenares de personas.

Prótesis en el Centro Ortopédico de la Cruz Roja Internacional en Kabul (Afganistán). Fotografía de Gervasio Sánchez

Prótesis en el Centro Ortopédico de la Cruz Roja Internacional en Kabul (Afganistán). Fotografía de Gervasio Sánchez

Heraldo de Aragón publicó la exclusiva de aquel proyecto dos días antes, el 23 de noviembre de 1997. También publicó una segunda parte cinco años después en noviembre de 2002 y diez años después en noviembre de 2007. Estoy seguro de que Heraldo de Aragón publicará Vidas Minadas, 25 años en noviembre de 2022.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Vidas Minadas, 20 años después

  1. Núria Bargalló dijo:

    Querido Gervasio,
    Ayer vi un reportaje en la 2 sobre tí y pensé: me encantaría conocerte.
    La gente trabajadora, que podríamos hacer para parar estas atrocidades? Lo primero es conocer su existencia y después??
    Estoy segura que tenemos muchísimo más poder de lo que creemos!
    Muchísimas gracias por tu trabajo.
    Núria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *