Una mina camino del colegio

Sokheurm Man fue herido por una mina el 10 de enero de 1996 cuando se dirigía al colegio con Chai Chun, su mejor amigo, muerto en la explosión. Un principio de gangrena obligó a los cirujanos a amputarle la pierna derecha trece días después en una operación que duró cuarenta y cinco minutos.

Sokheurm Man apoyado en su padre antes de sufrir la amputación de su pierna en enero de 1996. Fotografía de Gervasio Sánchez

Sokheurm Man apoyado en su padre antes de sufrir la amputación de su pierna en enero de 1996. Fotografía de Gervasio Sánchez

Su padre le acompañó durante toda su estancia en el hospital. La familia tuvo que vender una parte fundamental de la cosecha de arroz de ese año para sufragar los gastos. Uno de sus hermanos mayores había muerto unos años antes víctima de otra mina.

Sokheurm Man después de perder su pierna. Fotografía de Gervasio Sánchez

Sokheurm Man después de perder su pierna. Fotografía de Gervasio Sánchez

El joven participó como activista en la campaña internacional para la erradicación de las minas durante sus años adolescentes y viajó a menudo al extranjero para asistir a seminarios con víctimas de otros países mientras estudiaba en la escuela secundaria.

También trabajó en el Servicio Jesuita para los Refugiados durante varios años y se encargó de documentar casos de nuevas víctimas de minas antipersona en la provincia donde vivía.

Sokheurm Man, cinco años después de perder la pierna por una mina. Fotografía de Gervasio Sánchez

Sokheurm Man, cinco años después de perder la pierna por una mina. Fotografía de Gervasio Sánchez

Visitaba las pequeñas aldeas en su motocicleta, se entrevistaba con las personas mutiladas y recogía sus historias en unos informes individuales que mandaba por Internet a sus jefes en la capital camboyana.

También asistía a clases nocturnas de Tecnología e Informática en la Universidad de Siem Reap, muy cerca de los míticos templos de Angkor.

Sokheurm Man con su esposa Nin Lin y su hijo Enero en 2007. Fotografía de Gervasio Sánchez

Sokheurm Man con su esposa Nin Lin y su hijo Enero en 2007. Fotografía de Gervasio Sánchez

Diez años después de su accidente, en enero de 2006, nació su primer hijo fruto de su relación con Nin Lin, una joven de 22 años a la que conocía desde la infancia y con la que se había casado un año antes. El bebé recibió un curioso nombre en español: Enero.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *