Sofía usa dos piernas artificiales desde hace 22 años

Sofia Elface Fumo vive con sus dos hijos Leonaldo y Alia en Massaca (Mozambique), a nueve kilómetros de Boane y a cuarenta y dos de Maputo, la capital mozambiqueña, en la casa de su madre Lydia Alberto, y sobrevive de una pequeña parcela  agrícola y una ayuda mensual que le envía un ciudadano sueco.

Sofía con sus hijos Leonaldo y Alia en marzo de 2007. Fotografía de Gervasio Sánchez

Sofía con sus hijos Leonaldo y Alia en marzo de 2007. Fotografía de Gervasio Sánchez

Sofía tenía once años cuando pisó una mina un sábado de noviembre de 1993 sobre las cinco de la tarde. Sus piernas quedaron cercenadas en el lugar de la explosión. Su hermana María fue alcanzada por varias esquirlas en el estómago y quedó malherida.

Sofía y su hermana desconocían la existencia de un campo de minas en el lugar donde solían recoger leña. Aunque la guerra ya había concluido el corredor minado se mantenía con la intención de proteger un campamento de ingenieros italianos. Miembros de organizaciones humanitarias habían insistido en la necesidad de desactivarlo.

En el hospital general de Maputo, un equipo de cirujanos españoles operó a las dos niñas de las graves heridas. Pero María murió de una infección múltiple un mes y medio después del accidente.

Sofía cambia de prótesis por segunda vez en febrero de 1997. Fotografía de Gervasio Sánchez

Sofía cambia de prótesis por segunda vez en febrero de 1997. Fotografía de Gervasio Sánchez

En julio de 1999 nació Leonaldo, su primer hijo. El padre la abandonó después de dejarla embarazada. Otro golpe terrible fue la muerte por enfermedad de su hermana Anita, con la que mantenía una relación muy especial. Ocurrió el 4 de marzo de 1998, fecha del cumpleaños de Sofía.

En mayo de 2005  Sofía viajó a Barcelona con su segunda hija Alia, de seis meses, para cambiar sus prótesis por quinta vez desde que sufrió el accidente. El Institut Desvern de Protética S.L., que comenzó sus actividades en 1997, se ofreció a cambiarle las prótesis de forma gratuita. Es un pequeño centro fundado por un grupo de amputados en Sant Just Desvern (Barcelona).

Sofía en el Institut Desvern de Protética S.L  en mayo de 2005. Fotografía de Gervasio Sánchez

Sofía en el Institut Desvern de Protética S.L en mayo de 2005. Fotografía de Gervasio Sánchez

DKV Seguros, compañía muy implicada en las labores sociales y asistenciales, financió los viajes y la estancia de madre e hija en la ciudad catalana.

La joven había resistido dos embarazos y una larga etapa de siete años con el mismo par de prótesis. Los ortopedistas que le atendieron se quedaron impresionados ante su capacidad de resistencia. “Ha tenido que sufrir lo inimaginable”, dijo Gustau Correa, el encargado de realizar las mediciones y los moldes de las nuevas prótesis.

Sofía con su dos hijos en febrero de 2007. Fotografía de Gervasio Sánchez

Sofía con su dos hijos en febrero de 2007. Fotografía de Gervasio Sánchez

Ya en Mozambique la principal tarea de Sofía es cuidar de su hija pequeña, que ya ha cumplido los dos años. Dedica una buena parte de la mañana a asearla y vestirla. La niña asiste durante cuatro horas al día a clase de preescolar.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sofía usa dos piernas artificiales desde hace 22 años

  1. Lucía dijo:

    El escritor sueco H. MANKELL escribió tres libros preciosos contando la historia de Sofía y de su familia.

  2. Susana dijo:

    Me emociona conocer a través de sus fotos a la verdadera Sofía, de quien acabo de leer la trilogía que le dedicó Mankell. Hermosas fotografías. Y una historia de vida conmovedora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *