LA MUERTE DETENIDA EN SREBRENICA

Srebrenica  (Bosnia-Hersegovina)

 Hace 15 años comenzó en el enclave de Srebrenica la peor matanza de seres humanos en Europa desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.  Los soldados holandeses, al mando del coronel Thomas Karremans, no evitaron que las tropas serbias del general Ratko Mladic, en búsqueda y captura por orden del Tribunal Penal Internacional de la Haya, separaran a los hombres en edad militar de las mujeres y niños y se los llevaran a lugares desconocidos.

  Entre 8.372 víctimas, includos  algunos centenares de niños y menores y un puñado de mujeres, según cifras oficiales de la Comisión Internacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas (ICMP), y 10.500, dato barajado por la organización Madres de Srebrenica, desaparecieron durante los días posteriores a aquel aciago 11 de julio de 1995.

Varias mujeres lloran durante el funeral masivo en el Memorial Centre de Potocari, muy cerca de Srebrenica        Fotografía de Gervasio Sánchez

Varias mujeres lloran durante el funeral masivo en el Memorial Centre de Potocari, muy cerca de Srebrenica Fotografía de Gervasio Sánchez

   Durante años fueron abiertas centenares de fosas comunes donde se encontraron las  víctimas enterradas de forma clandestina después de ser ejecutadas. Los miles de cuerpos fueron guardados en grandes naves en Tutzla y así comenzó un lento proceso de identificación.

   El Memorial Centre de Potocari abrió sus puertas en abril de 2003 y allí fueron enterradas las primeras 603 víctimas identificadas. A escasos metros de donde se produjo la separación traumática ante la inoperancia de la ONU y la cobardía de los soldados holandeses.

 Con las 775 víctimas que se enterrarán el domingo el cementerio alberga a 4.500 musulmanes, incluidas siete mujeres, y a Rudolf Hren, el único católico al que se le ha buscado un espacio especial en primera fila a la sombra de un árbol.

  A este ritmo habrá muy pronto más muertos que vivos en Srebrenica ya que el cementerio tiene espacio libre para enterrar a otras 4.000 personas.

  La ICMP asegura que 30.000 bosnios desaparecieron durante la guerra de los noventa.  Desde el fin del conflicto sus laboratorios han recogido unas noventa mil muestras sanguíneas pertenecientes a familiares de la inmensa mayoría de los desaparecidos y han analizado el ADN de 44.000 huesos. 

Los operarios del cementerio de Visoko preparan los ataudes con los restos de las personas identificadas                       Fotografía de Gervasio Sánchez

Los operarios del cementerio de Visoko preparan los ataudes con los restos de las personas identificadas Fotografía de Gervasio Sánchez

  Gracias a estas pruebas y los programas de alta tecnología, 13.000 personas han sido identificadas desde noviembre de 2001. La identidad de otras 3.000 fue posible utilizando métodos tradicionales.

  Pero en las bodegas de Tuzla siguen embolsados los restos de otras 4.000 personas aún sin identificar y otras 10.000 siguen en paradero desconocido.

  Centenares de cuerpos fueron removidos por los verdugos y sus restos han sido encontrados hasta en tres fosas distintas. Hay unos 500 esqueletos incompletos ya identificados, pero las familias prefieren esperar a que aparezcan el resto de los cuerpos antes de enterrarlos.

  Otros restos jamás podrán ser identificados bien porque toda la familia fue aniquilada y no hay muestras de sangre o por la mala conservación de los huesos.

  Estos restos serán enterrados de forma individual en un mausoleo especial del Memorial Centre de Potocari cuando finalice todo el proyecto de ICMP en un plazo impreciso que podría superar los cinco años.

   La empresa que dirige el cementerio de Visoko, el más avanzado de Bosnia con predios especiales para enterrar a personas de todas las confesiones y con una parte reservada a los ateos, es la encargada de realizar el amortajamiento de todos los cuerpos y su traslado a Potocarí.

Trabajadores del cementerio de Visoko trasladan los ataudes con los restos de las personas identificadas.                             Fotografía de Gervasio Sánchez

Trabajadores del cementerio de Visoko trasladan los ataudes con los restos de las personas identificadas. Fotografía de Gervasio Sánchez

  El 14 de junio, recibieron los primeros cuerpos identificados. Sesenta y cinco personas se han encargado de todos los preparativos. El embalaje es muy simple. En un sencillo ataúd de madera se colocan los huesos, las ropas y las pertenencias de la persona identificada, envueltas por un sudario blanco. Cada ataúd es cubierto después por un tapete verde, el color del Islam.

  El Memorial Centre de Potocari se financia con fondos internacionales. Una pequeña parte es abonada por las dos entidades políticas y económicas que forman el actual estado de Bosnia-Herzegovina. Todo el proceso desde que abandona los almacenes del ICMP cuesta 330 euros por persona.

  Los 775 cuerpos fueron trasladados el viernes pasado a Potocari. La comitiva fúnebre partió a las diez de la mañana después de una ceremonia musulmana dirigida por varios clérigos. Un cura católico rezó un responso por Rudolf Hren.

  La primera parada se realizó ante el ayuntamiento de Sarajevo. Centenares de personas prendieron rosas en los correajes externos de los camiones. Bosnios de todas las edades y condiciones acompañaron el paso del cortejo con plegarias y lágrimas. La segunda parada fue en Pale, la capital de los criminales y radicales serbios durante la guerra balcánica.

  El convoy fúnebre, acompañado por decenas de motoristas y algunos periodistas, atravesó toda la entidad serbia hasta llegar al cementerio. Hace años se producían serios incidentes. Algunas lunas eran rotas a pedradas y los insultos eran permanentes.

  Pero la indiferencia ha impuesto la paz.

 

UNA CRUZ EN EL MAR DE ESTELAS

 

  Rudolf Hren, el único católico que dormirá para siempre en Potocari, tiene una biografía atípica. Su padre era croata, su madre rumana, su abuela paterna alemana y su abuelo materno búlgaro.

  Pero su internacionalismo sanguíneo no le ayudó a salvar la muerte en Srebrenica. El 5 de julio hubiera cumplido 50 años

  Murió junto a musulmanes europeos, muchos de ellos laicos, defendiendo el enclave desprotegido por la ONU y una Europa tan cobarde como los asesinos. Por ello su mujer Hatidza, nacida en agosto de1962, decidió que sería enterrado “junto a sus compañeros de lucha”.

Hatidza, esposa de Rudolf Hren, en el Memorial de Tutzla dedicado a las víctimas de l guerra de Bosnia.                                         Fotografía de Gervasio Sánchez

Hatidza, esposa de Rudolf Hren, en el Memorial de Tutzla dedicado a las víctimas de l guerra de Bosnia. Fotografía de Gervasio Sánchez

   El 11 de julio Rudolf se despidió de Hatidza y de su hija Diana, de 10 años, con un escueto: “Nos vemos en Tuzla”. Y es cierto que se vieron, pero quince años después. “Reconocí su camiseta y los registros de ADN coincidieron en un 98%. Las señales de fracturas infantiles y la dentadura apartaron cualquier duda. Pero sigo sin ver a mi marido en aquellos huesos”, explica Hatidza.

  Durante muchos años Hatidza buscó a su marido. Primero viajó a España gracias al apoyo de una ONG. Después se trasladó a Serbia pensando que quizá estaba en un campo de trabajos forzados. Cuando se iniciaron los entierros masivos en 2003 decidió acabar sus estudios universitarios.

  Nunca perdió la esperanza de encontrarlo con vida hasta que en abril de este año recibió una llamada del ICMP. “Me pidieron que fuera a rellenar unos formularios y viajé con mi hija. Fue cuando me dijeron que lo habían identificado y sólo pude vomitar”, recuerda.

   Siente una profunda repulsión cuando escucha a los criminales negar sus responsabilidades en el genocidio aunque admite que el proceso internacional “busca, en cierta medida, la justicia”.

   Ninguna autoridad política o religiosa musulmana se ha opuesto a que la tumba de su marido comparta el mismo espacio con un mar de estelas. Ya ha dejado de ser la esposa de un desaparecido y se ha convertido en una viuda.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a LA MUERTE DETENIDA EN SREBRENICA

  1. Juan dijo:

    Cuando leí una entrevista a usted en ojodigital, vi el concepto de buenos proyectos, mas que buenas fotos, es un concepto del que voy hacer uso, en fin, me gusto su trabajo por eso le escribo para felicitarle y saludarlo desde Uruguay

  2. Mecacholo dijo:

    Por mucho que lea ahora sobre este asunto, me asusta pensar que viví todo el lío de ‘Yugoslavia’ con una distancia que hoy me sorprende. No logro entender cómo entonces llegué a enterarme de tan pocas cosas, de qué es lo que estaba pasando, de qué papel desempeñaba cada parte en ese horror. Hoy día, ni siquiera tengo claras las fronteras de los estados actuales, ni quién vive ni quién vivía en cada uno de ellos. ¿Por qué, estando tan cerca geográficamente, este tema ha estado siempre tan lejos informativamente? Gracias por desenmarañar un tanto la madeja.

  3. Fexactor dijo:

    Otra muestra mas del desastre que supuso el conflicto de Yugoslavia para la historia europea. Aun hoy dia estamos sufriendo sus consecuencias.

  4. alberto dijo:

    Otra guerra que se niega a terminar…Los fantasmas aparecen una y otra vez para recordarnos el genocidio perpetrado en el interior de la vieja y civilizada Europa.En Bosnia no había petróleo o yacimientos dignos de ser defendidos por las fuerzas multinacionales.Europa actuó tarde y mal y cuando lo hizo permitió esta masacre ante la mirada atónita de las tropas de la ONU.Que nunca se pierda la memoria de los muertos… Gracias por recordarlos Gervasio.

  5. Teo Ibernón dijo:

    Es el horror más absoluto ocurrido antesdeayer a las puertas de nuestra casa. Vergüenza eterna para Holanda y para toda Europa por pasividad cómplice. Pero dónde está los culpables, no sólo Karadjik o Mladic, dónde están todos aquellos oficiales, y subalternos que se enfangaron con la sangre bosnia, que cometieron una masacre medieval, que olvidaron su condicion humana. ¿pagarán algún día o seguirán ocultos gracias a sus compinches? Por cierto Gervasio, creo que los medios de comunicación españoles olvidan cada vez más los conflictos internacionales, sobre todo la televisión y ya sabemos que lo que no vemos no existe ¿La lucha por la audiencia nos hace menos libres?

  6. Querido Gervasio, tenemos amigos comunes (Josep Seguí) y proyectos comunes. En facebook, “publicitarios implicados”, verás el spot anti-minas que hicimos para Moviment per la Pau. Un abrazo.

  7. verodelat dijo:

    Que lejana se siente esta guerra, para alguien como yo que nunca ha estado en Europa, y que solo supe de ella por que he visto las noticias y he leido sobre el tema como quien lee una novela de terror… y sin embargo es terriblemente real.Hoy guardando las distancias, en mi pais vivimos en guerra, una cruenta y cruel guerra entre bandas de narcotraficantes, y el mismisimo ejercito, aqui tambien hay tumbas cladestinas, y tambien, tenemos viudas, huerfanos, madres deseperadas por saber de sus hijos, y padres que no regresan. Se siente el miedo, y la incertidumbre, es terrible la sensacion de desvalido, sin quien te proteja y amerced de mercenarios, con batallas sin lugar ni fecha. Entonces creo que Bosia, Sierra Leona, Guatemala, Peru y ahora Mexico, se hermanan en dolor y tristeza.

  8. María dijo:

    El año pasado estuve en Croacia y Bosnia-Herzegovina. Entre otras cosas iba buscando qué quedaba de la guerra, porque 10 años parecen mucho y no son nada. Y al final del viaje, no sólo me quedó la amargura de saber que la gran mayoría de los que perpetraron las matanzas siguen sin ser detenidos o juzgados o en un barullo burocrático. Hay otra amargura tan intensa como ésta y que conviene reflejar: la única de las repúblicas ex-yugoslavas que está en una fase de reconstrucción precaria y donde se ven por todos los rincones los recuerdos de las sucesivas guerras es en Bosnia-Herzegovina. Quizá no tiene tanto turismo como Croacia, pero no puedo evitar pensar que quizá tampoco ha tenido tanta ayuda como otras repúblicas. Parece como si se siguieran haciendo muchas diferencias de trato.

  9. Javier dijo:

    Este septiembre cumplí un viejo anhelo y estuve en Srebrenica, Sarajevo, Mostar, Pristina, Zagreb, Skopje,…queda tanto por hacer, tanto que reconducir, tanto por olvidar y tanta desidia y desvergüenza que lavar…pero eso sí, aún es posible comprar en la estación de autobuses de Belgrado una bonita camiseta con la cara de Ratko Mladic. Dayton no solucionó nada, sólo dio la oportunidad de no morir, que es necesario, pero no suficiente y mientras los serbios sigan viviendo en 1389, no habrá futuro para Bosnia Herzegovina.

  10. g-sh dijo:

    un saludo gervasio,,yo vivi la guerra de kosovo lo mas triste es que el tribunal dela haya dicto sentencia el año pasdo que serbia no tiene la culpa -seres indignos avitan este planeta- la realidad supera la ficion es mucha tristeca lo que paso en bosnja 10 0000 muertos en kosovo 16000 muertos 3000 desaparecidos y serbia va de victima . en españa ay manipulacion de prensa en el caso de los balcanes

  11. Pingback: | Paula Velasco

  12. Pingback: Bosnia veinte años después: fin de la guerra, no del conflicto

  13. Pingback: Srebrenica ‪contra el olvido‬ | Letras en pie

  14. oscar dijo:

    Es mentira lo de”La matanza de Srebrenica”, un invento de la Mafia Romana de la Cruz, es decir un invento de la OTAN. Quienes tienen el poder en occidente no son las corporaciones, son los aparatos de estado, son elementos feudales de origen romano que controlan los aparatos de estado desde dentro de ellos, si un funcionario, si un oficial del ejército o de la policia se sale del “camino” marcado, entonces lo apartan de su puesto, le hacen perder su puesto de trabajo, si el presidentucho de turno se pone moleston entonces lo matan, por eso Felipon estaba, se le veía tan nervioso, el preferia ser odiado por la mayoria de sus botantes que ser tiroteado, matado por la mafia feudal española que hasta hace 800 años todavia hablaban en latin estas familias, y hace 500 años todavia algunas de ellas querian seguir pagando algun impuesto a Roma, quizas para sentirse unidos y por lo tanto mas seguros, familias descendientes de las familias romanas que hace 2200 años se ADUEÑARON del territorio que hoy llamamos europa occidental, y hace 500 años de rebote se ADUEÑARON de lo que hoy llamamos continente americano, Cuba se liberó de la mafia romana de la cruz, por eso en Cuba el ritmo de trabajo del trabajador es tan suave si lo comparamos con el ritmo de trabajo tan inumano de las exprovincias romanas, es decir europa occidental y su extension USA. Resulta que en Servia es el unico estado de la antigua Yugoslavia en el que conviven gentes diferentes sin problema, en los demas estados solo hay un tipo de gente, algunos poquitos serbios a los que les estan haciendo la vida imposible, los quieren expulsar si es que no pueden exterminarlos. Hace pocos meses encarcelaron a un teniente español porque denunció en un libro lo que el habia visto con sus propios ojos, que los nombramientos para general son designados a dedo, no son ganados por meritos propios, es una mafia la que controla el aparato de estado. Las gentes en occidente tenemos que recuperar el poder como cuando eramos libres, antes de ser esclavizados por los romanos, asi seguimos hasta el dia de hoy. Hay que identificar a esos elementos dentro del aparato de estado y encarcelarlos.

  15. Oscar, decir que fue una mentira me parece frivolizar mucho sobre este tema. Sólo basta con leer la información (https://es.wikipedia.org/wiki/Masacre_de_Srebrenica) y ver que fue un genocidio en toda regla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *