Tu nombre me suena

Pat Ewing podría debutar este domingo frente al CAI Zaragoza. El titular, llamativo, asomaba por las ediciones digitales de algunos medios el pasado martes. Poco después, se confirmada la noticia. El Blancos de Rueda Valladolid, en una maniobra de refuerzo que también incluye el fichaje del base Edgar Sosa, conseguía atrapar los focos mediáticos llevando hasta las orillas del Pisuega a uno de los nombres más ilustres del baloncesto internacional. Un reclamo que, por lógica generacional, responde al vástago del célebre pívot de los New York Knicks.

Pat Ewing Hoyas

Pat Ewing Jr., luciendo el 33 de los Hoyas. Una estampa familiar

Procedente de la Bundesliga alemana, donde ha sido cortado por el Telekom Baskets Bonn, Ewing Jr. aterriza en Pucela con la misión de suplir al lesionado Ian O’Leary. A diferencia de su progenitor, uno de los ‘centers’ más carismáticos del pasado siglo, se desenvuelve en la posición de ala-pívot y su rol, en principio, dista del de referente máximo. Un papel que, a tenor de sus primeras declaraciones en España, él mismo asume. “No soy una estrella en nada pero puedo hacer muchas cosas bien, aunque tendré que hablar con el entrenador para ver lo que quiere de mí”, dijo al presentarse.

 

Hasta el momento, un repaso a su currículo refrenda esta realidad. Ewing hijo comenzó su carrera en la Universidad de Indiana, aunque a los dos años se mudaría a Georgetown, institución en la que se formó su padre. Sus números, discretos. En los Hoyas, el ‘cuatro’ finalizaría su periplo colegial promediando en su última temporada 6,1 puntos y 4,8 rebotes por partido. Guarismos que, sin embargo, le bastaron pasa ser elegido en la segunda ronda del ‘draft’ por los Sacramento Kings, que traspasaron sus derechos a los Rockets, quienes a su vez lo enviaron a Nueva York. Otra vez en la senda familiar, aunque por poco tiempo. La franquicia de la Gran Manzana lo cortó hasta en dos ocasiones días antes de comenzar la temporada y, tras acumular mucha liga de desarrollo, logró debutar en la NBA con la camiseta de los Hornets en la temporada 2010/11.

 

Cansado de pulular por las categorías inferiores del baloncesto estadounidense, éste año ha decidido probar suerte en el viejo continente. En Bonn, el ala-pívot de 28 años ha promediado 7.8 puntos, 5.2 rebotes y 1.7 asistencias en Eurochallenge. Estadísticas algo mejoradas en Bundesliga (11.5 puntos, 6.1 rebotes y 1.8 asistencias), que no le han servido para terminar la temporada. Ahora, en la Liga Endesa, posee una nueva oportunidad de reivindicarse personalmente.

 

Curiosamente, este no será el único vástago ilustre al que deba medirse el CAI este curso. Así, en pretemporada, los rojillos tuvieron la oportunidad de testar al descendiente de otro histórico del baloncesto NBA. Se trata de Shawn Kemp hijo, actualmente en la Universidad de Washington. En su segundo año, el vástago del célebre ala-pívot de los Seattle Supersonics, que ha tenido que lidiar con una aparatosa lesión, se encuentra en fase de crecimiento, acumulando hasta la fecha 4,7 puntos y 2 rebotes por noche.

 

Sin embargo, en el Príncipe Felipe, el de los Huskies tuvo una actuación destacada al ser el protagonista de la canasta en la prórroga que, a la postre, daría el triunfo a los visitantes. Un resultado que los aragoneses esperan que no se produzca en esta ocasión, ante el hijo de otro ilustre.

Publicado en ACB, Jugadores, NCAA | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Notas figuradas de un ‘scout’ NBA

Anunciaba el club que durante el pasado CAI Zaragoza – Unicaja en las gradas del Príncipe Felipe además de una afición entregada a los suyos se encontraban cinco ojeadores procedentes de la NBA. Oteadores de talento que peinan Europa en busca de piezas aprovechables para las franquicias que les contratan, en este caso Los Angeles Lakers, Orlando Magic, Philadelphia 76ers, Washington Wizards y Minnesota Timberwolves. Su identidad es casi secreta, aunque en ocasiones se les puede reconocer fácilmente. Sus notas, todavía más confidenciales. Aunque, a tenor de lo visto sobre el parqué, se puede hacer un ejercicio de imaginación sobre el contenido de su informe.

 

A priori, la presencia de dichos cazatalentos respondía a la presencia de Augusto Lima sobre la tarima zaragozana. El brasileño es el único jugador que responde al estatus de joven promesa que tanto se busca en Estados Unidos para asegurarse el futuro de la Liga. De hecho, en algunas predicciones, su nombre suena como elección de primera ronda. Por ejemplo, en la página web especializada ‘Draft Express’ aparece en el número 22 del próximo ‘draft’. Estimación que, eso sí, todavía puede variar pues la temporada de baloncesto universitario apenas acaba de comenzar.

 

Claro que si el sudamericano fue su único motivo para desplazarse a la capital aragonesa, pocas conclusiones pudieron sacar los cinco ‘scouts’. No en vano, el pívot apenas estuvo un minuto en pista. Tiempo en el que sólo le dio tiempo a perder un balón para cerrar una valoración de -2.

Norel en 2009, cuando fue seleccionado por los Timberwolves

Norel en 2009, cuando fue seleccionado por los Timberwolves. foto: NBA

En cambio, los ‘scouts’ sí que pudieron presenciar una nueva actuación del que probablemente sea el jugador del momento en la Liga Endesa. Ese no es otro que Henk Norel. Así, el holandés firmó su tercer partido consecutivo por encima de la veintena en valoración. Una exhibición realizada en uno de los choque más intensos que se recuerdan en el Príncipe Felipe. Fuego real en el que se desenvolvió como pez en el agua. 21 puntos y ocho rebotes con 10/14 en tiros de campo son sus números. La descripción estadística de una nueva actuación monstruosa, repleta de acciones memorables y liderazgo en los momentos calientes.

 

Su hoja de habilidades es más que completa. No en vano, el holandés es capaz de anotar su famoso gancho tanto con la izquierda como con la derecha. Un ramillete de opciones ofensivas a las que ha sumado una entrega encomiable en aro propio. Sus compañeros lo saben y así lo buscan continuamente. Especialmente Sam Van Rossom, quien parece haber sabido reeditar con el tulipán la exitosa sociedad que ya montó anteriormente con Rafa Hettsheimeir.

 

En la grada, de todo ello podría haber sacado pecho el ojeador de los Timberwolves. Presumiendo ante sus colegas de haberse adjudicado ese talento en 2009, cuando fue seleccionado en el número 47 por los de Minnesota. Equipo que, además, posee a uno de sus mejores amigos brillando sobre el parqué, el recién reaparecido Ricky Rubio. Claro que, por el momento, el que lo ató bien atado fue el CAI Zaragoza, quién consiguió firmarlo por tres años y ahora exprime todo su potencial en cada partido.

Publicado en ACB, CAI, NBA | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Toppert y DeVries, lobos de una misma manada

Troy DeVries y Chad Toppert protagonizan este domingo un reencuentro curioso. El de dos ex compañeros de equipo que nunca llegaron a jugar juntos durante un partido oficial. El duelo entre dos tiradores de mirilla forjada en Nuevo México, pero cuyo equilibrio difiere actualmente en varios grados. Con un promedio de 16 puntos por partido, el del Manresa es el segundo máximo anotador de la Liga Endesa. Consideración que, lamentablemente, queda muy lejos del alero del CAI, que apenas ha anotado 24 puntos entre los diez encuentros que ha disputado.

 

Evidentemente, el rol de cada jugador en su equipo es completamente diferente. DeVries, con 11 de valoración por encuentro, es el jugador más importante del conjunto catalán. Toppert, por su parte, es un especialista. Actualmente, el cuarto alero en la rotación. Sin embargo, hubo un día que desempeñaron papeles similares.

Troy DeVries

Troy DeVries en su etapa universitaria. Foto: golobos.com

Todo se remonta a la temporada 2004/05. La única en la que ambos baloncestistas coincidieron en el vestuario de la Universidad de Nuevo México. Únicamente en los entrenamiento, eso sí, pues el hoy jugador rojillo, entonces recién llegado del instituto, ocupó lo que en Estadios Unidos se conoce como una plaza de ‘camiseta roja’. Esto es, jugadores que no pueden participar en partidos oficiales a cambio de poder extender su ciclo universitario por una temporada más. El del ‘Resa’, por su parte, estaba en su última temporada. Un año para recordar, en el que los Lobos, liderados por el NBA Danny Granger, ganaron su Conferencia clasificándose para el torneo nacional.

 

El papel de DeVries en aquella escuadra era, sin duda, el de tirador. Un anotador que secundaba a la estrella, aportando en total un promedio de 11 tantos por encuentro. Su mejor marca en la NCAA. Un tope que, años después, prácticamente igualaría Toppert, ya forjado como uno de los principales referentes del equipo. En su última campaña universitaria, el triplista rojillo promedió 10,8 tantos por encuentro. Producción conseguida con un 40% de acierto desde más allá de la línea de tres puntos.

Chad Toppert

Toppert durante un partido en la Universidad

A partir de ahí, trayectorias completamente contrapuestas. Incluso, de hecho, antes del curso 2004/05. No en vano, el del Assignia nació en el estado de Washington. Posteriormente, inició sus estudios universitarios en Portland State (Oregon) para, dos años después, mudarse a Nuevo México. El gen viajero esta en él, algo que desarrolló posteriormente en una carrera de trotamundos, que incluye varias incursiones en la Liga LEB así como en países tan distantes entre sí como Australia, Alemania o Venezuela. Toppert, por su parte, es un hombre ligado a dos únicas ciudades, Albuquerque y Zaragoza.

Publicado en ACB, CAI, Jugadores, NCAA | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Fisonomía de un tapón

El baloncesto es espectáculo. Un juego capaz de atrapar en las redes de sus canastas a niños y adultos con una facilidad asombrosa. Lo es por sus movimientos, por su dinámica fluida y, sobre todo, por un conjunto de acciones espectaculares capaces de adornar la intensidad que suele envolver a cada partido. Una vertiente, la del ‘show’, que alcanza su máxima expresión en la cara profesional del deporte.

 

Como en toda disciplina basada en ataque y defensa, los focos suelen alumbrar preferentemente las acciones que transcurren en campo contrario. Al fin y al cabo, el trabajo de guardar el aro suele concebirse como la antítesis del juego, cuya máxima reducción descriptiva consistiría en lograr anotar una canasta para el equipo. Sin embargo, no todo lo concerniente a la defensa ha de disertarse con un bostezo en el rostro. No. Existe una acción capaz de irrumpir, incluso, en el resumen de los momentos más asombrosos de la jornada.

 

Se trata, por supuesto, del tapón. Seguramente, el equivalente defensivo del mate. Su desarrollo, que incluye por definición a un negado atacante que ve frustrados sus anhelos de anotar, implica la muestra de superioridad de un jugador respecto a otro. El choque directo entre dos colosos en una combinación única de fuerza, potencia y técnica. Prácticamente, como si fuese una colisión aérea en la que solo puede quedar uno. Henk Norel puede dar buena fe de ello.

 

No en vano, el holandés logró colarse en el Top 7 de jugadas más destacadas elegidas por la Liga Endesa gracias a cerrarle el camino del aro a Nikola Mirotic. En el primer cuarto, con los rojillos lanzados en un descarado tú a tú al invicto líder, el poste tulipán consiguió someter bajo sus largos brazos a una de las principales estrellas de la competición. Hasta la fecha, el baloncestista que ostenta el récord de valoración en la presente campaña.

 

La acción, la verdad, lo tuvo todo para llamar la atención. Un oponente que, algo cándido, trataba de machacar el aro rojillo tras haberse zafado perfectamente de su defensor. El balón, situado a una altura a la que solo los brazos más largos, o los atletas más saltarines, pueden llegar. La colisión limpia entre dos fuerzas opuestas. Y, finalmente, el regreso al suelo con la posesión del esférico cambiada de manos. Por su personalidad, Norel no quiso denegarle el acceso como hiciera en su momento Mutombo. Aunque, sin duda, la acción habló por si misma.

 

Más difícil es cuantificar la incidencia que dicho ‘gorro’ poseyó en el encuentro. Lo cierto es que, a este tipo de de maniobra, se le suele acoplar un intangible común en el baloncesto como es la intimidación. Y es que, como se suele decir vulgarmente, gato escaldado de agua fría huye. Quizás no tuviera ningún efecto secundario. Quizás sí. Mirotic no anotaría de dos puntos en todo el encuentro, aunque también es cierto que visitó la línea de personales hasta en ocho ocasiones, anotando las ocho. Por parte zaragozana, los números indican que Norel finalizó anotando 20 tantos y capturando 10 rechaces. Al menos, en el ejecutor resultó como mínimo un refuerzo positivo.

Publicado en ACB, CAI | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

El chico de los 105 puntos visita el Príncipe Felipe

Corey Fisher, Joventut de Badalona

Corey Fisher es uno de los grandes atractivos de la ‘Penya’ esta temporada. Foto: Joventut

Hace escasos días, el nombre de Jack Taylor dio la vuelta al mundo. Jugador de la pequeña universidad de Gringell, en Division III de la NCAA, logró anotar 138 puntos en un partido. Una hazaña que, a través de las redes sociales, circuló como la pólvora entre los aficionados al baloncesto. Incluso las grandes estrellas de la NBA, como Kobe Bryant o Carmelo Anthony, comentaron la proeza.

 

Dos años atrás, otro nombre protagonizaba una historia parecida. En un agosto de escaso flujo mediático, un hecho sacudía Twitter de madrugada. “Corey Fisher anota en el Watson Basketball Classic 105 puntos frente a Jose Calderón”. Por el nombre del rival, todo parecía producto de una de esas leyendas procedentes del ‘streetball’. Historias de baloncesto en la calle que mezclan realidad y ficción, engordando la magnitud de lo logrado. Sin embargo, poco después se aclaró que el defensa que tuvo que soportar tamaña humillación era un jugador de origen latino, que curiosamente comparte nombre y apellido con el base de la selección española.

 

El protagonista, sin embargo, no era nada desconocido. ‘Fisher Price’, como es apodado, es uno de los baloncestistas más destacados de Nueva York. Uno de esos ‘jugones’ repletos de talento, de estilo callejero, que se pasa los veranos jugando sobre el asfalto. Practicando y mejorando, como Darren Phillip. Claro que en pabellón y bajo reglas federadas tampoco es manco.

 

Ya en instituto, su nombre trascendió en en EE.UU. al lograr anotar 92 puntos en un partido oficial o, en un partido presenciado por 20.000 espectadores, lograr hacerle 40 tantos a OJ Mayo, por entonces el jugador con mayor seguimiento mediático al ser considerado el heredero de LeBron James. Un registro que da muestras de su alta capacidad anotadora. Posteriormente, en la universidad consiguió aumentar su fama gracias a un puñado de actuaciones sobresalientes. Aunque, sin duda, su campaña más destacada la realizó como sexto hombre, cuando llegó con Villanova a la Final Four de 2009. En el camino los Wildcats dejaron atrás varios programas importantes, como por ejemplo la UCLA en la que jugaba Michael Roll.

 

Terminado su periplo universitario, Fisher probó suerte en Turquía y este año ha llegado al FIATC Joventut, con el que visitará este fin de semana el Príncipe Felipe. De momento, su adaptación a la Liga Endesa está siendo algo irregular, alternando buenas actuaciones con otras muchas más discretas. En su favor, los dos partidos consecutivos en que finalizó con 19 de valoración, en uno de ellos tras encestar 22 puntos. Dos choques que, lo más importante, se saldaron con victoria verdinegra. Producción ofensiva que el CAI, mejor defensa actualmente del campeonato, deberá frenar en seco.

Publicado en ACB, CAI | Etiquetado , , , , , , | 1 comentario