La nueva hornada ya está aquí (II)

Estos son el resto de jugadores que completan la lista de invitados a la habitación verde:

Jimmer Fredette (Brigham Young University). Escolta, 22 años

La máquina perfecta de anotar. Sus 29 tantos por partido le acreditan como el máximo encestador del último curso. Una garantía de puntos que ha encandilado al planeta baloncesto casi por totalidad. Tras contar con un equipo formado exclusivamente para completarle, afronta el reto de ingresar en una competición en la que, de primeras, no será la estrella. No es descartable su evolución a tirador especialista, una posibilidad con la que, a buen seguro, muchas franquicias sueñan.

Jan Vesely (República Checa). Alero, 21 años

Sus 211 centímetros de altura y una capacidad atlética fuera de lo común han colocado a este alero checo, que también puede alternar la posición de cuatro, en el disparadero internacional. Poseedor de un gran salto, su juego se basa más en lo físico que en lo técnico, donde todavía presenta margen de mejora. Tras haber disputado tres exigentes años con el Partizan serbio le ha llegado su oportunidad de probar en la mejor liga del mundo.

Marcus y Markieff Morris (Universidad de Kansas). Ala-pívots, 21 años

Tras una vida jugando juntos, los gemelos separan sus caminos para ingresar en el mundo profesional. O quizás no, ya que el destino suele ser caprichoso. De características parecidas, ambos juegan en posiciones interiores, su juego se ha ido distanciando con el tiempo. Fabricando retratos diferentes donde hay evidentes similitudes físicas. Marcus es el talentoso. El que mejor ataca el aro y posee mayor vocación ofensiva. Resulta solvente tanto de espaldas como frente a la canasta y, además, poco a poco va mostrando un tiro a cinco metros entrenado para abrir defensas. Markieff, por su parte, parece destinado en desempeñar las labores de intendencia. Sin que esto signifique que sea un negado con el esférico en sus manos. Dos jugadores diferentes con un parecido envoltorio.

Gemelos Morris

Los gemelos Morris llegan a la NBA

Kawhi Leonard (San Diego State). Ala-pívot, 20 años

Ganarse el pan a base de intensidad. Esta es la máxima que rige el juego del de los Aztecs. Un baloncestista que, pese a haber promediado 15 puntos por partido en su segundo año de universidad, ha destacado, sobre todo, por su aptitud, y actitud, defensiva. Una predisposición que le han llevado a capturar más de 10 rechaces por noche. Sin embargo, planean dudas sobre su adaptación a la NBA, donde podría verse abocado a ejercer como alero a tiempo completo.

Chris Singleton (Florida State). Alero, 21 años

En una camada falta de talento, la defensa es un medio idóneo para destacar. Esta es la principal baza de Singleton para ganarse un contrato de lotería. Gran taponador, posee el físico necesario para emparejarse con aleros y ala-pívot. Una pieza de rotación siempre interesante en cualquier plantilla.

Tristan Thompson (Universidad de Texas). Pívot, 20 años

Nadie le esperaba en el ‘draft’ pero aquí está. Tras un año en el baloncesto universitario, el interior canadiense ha decidido probar suerte sin haber demostrado demasiado más allá de una gran fuerza. Sin ser muy alto, 206 centímetros, logra aprovechar su corpulenta figura para hacerse hueco en las inmediaciones del aro. Destaca de sobremanera en el rebote ofensivo. En su único año como jugador de los Longhorns ha capturado 138 capturas en la canasta contraria por 144 en la propia.

Alec Burks (Universidad de Colorado). Escolta, 19 años

Anotador exterior de tiro irregular, basa su juego una gran explosividad a la hora de entrar a canasta. Con un solvente uno contra uno, tiene facilidad para lograr el tiro adicional. Una capacidad que le permite sumar con gran ritmo. Sus 20 puntos de media dan fe de ello.

Esta entrada fue publicada en Jugadores, NBA, NCAA y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La nueva hornada ya está aquí (II)

  1. Jesus dijo:

    el que más futuro creo que tiene es Jimmer Fredette, puede ser una de las sorpresas en la NBA éste año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *