Pick & (Michael) Roll

Fino estilista. Muñequita linda. Raza blanca, tirador. Muchos son los clichés que podrían describir a Michael Roll. El jugador norteamericano ha sido elegido para ejercer de escolta titular del CAI Zaragoza en la presente temporada. El último heredero en una posición que cuenta con anotadores incansables como Paolo Quinteros o Bracey Wright entre sus últimos referentes. Sin embargo, el domingo, en su puesta de largo, y siempre bajo el contexto del gran partido colectivo realizado por la escuadra rojilla, el norteamericano decidió presentarse en el Príncipe Felipe rompiendo todas las ideas preconcebidas que se pudieran tener de él.

 

Roll anota, desde luego. Y lo hace con precisión. No en vano, el californiano terminó con ocho puntos en su haber, logrados con un 40% en tiros de dos puntos y un 50% en triples y tiros libres. Tampoco hizo falta más. Así, el escolta solo realizó siete intentonas en los 26 minutos que estuvo en pista. Justamente, el mismo número de pases de canasta que repartió. Siendo, sin duda, el apartado del juego en el que más destacó. No solo en el CAI Zaragoza, sino en el global del partido. Numéricamente, incluso, en el total de la jornada, ya que fue el tercero que más asistencias dio tras Albert Oliver y Tomas Satoransky, que ofrecieron a sus compañeros ocho balones francos cada uno.

 

Michael Roll

Michael Roll posa con la camiseta del CAI Zaragoza. Foto: ACB Photo

Más allá de la fama de tirador que le precede, Michael Roll ha demostrado poseer una magnífica lectura del juego. Comprende cada situación, interpreta las diferentes posibilidades, y, generalmente, toma la decisión correcta. Así lo demostró en el primer cuarto, cuando se dedicó a alimentar a un inspirado Henk Norel mediante un bloqueo y continuación que desarboló fácilmente la defensa del Caja Laboral. A diferencia de otros anotadores más clásicos, mirar al aro supone una opción más para él. No es necesariamente la primera.

 

José Luis Abós, en rueda de prensa, quiso resaltar esta filosofía de su pupilo. A pesar de no querer destacar a nadie en particular, algo completamente entendible después del buen juego desarrollado por sus pupilos. “La primera vez que hablé con él le explique lo que queríamos y le dije que hay que hacer determinadas cosas. Bueno, ahora conociéndolo he visto que no es necesario explicarle nada. Él ataca, es solidario con el grupo y es capaz de darle pases a todo el mundo de maravilla”, afirmó el técnico sobre el jugador nacido en Mission Viejo.

 

Evidentemente, los siete pases de canasta repartidos el domingo probablemente sean la excepción en la regla general que es su juego. Aunque, repasando sus promedios en sus anteriores equipos, se extrae que el mirar al compañero no es ningún extraño para él. Así, en su último año en UCLA, el de mayor lucimiento personal, el escolta terminó con 3,6 asistencias de media. Las mismas que, por ejemplo, firmó en Eurochallenge el año pasado con los Giants de Amberes. Números que hablan de un jugador solidario en favor del bien común.

Esta entrada fue publicada en ACB, CAI y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *