El valor de la canasta

Las hay de un punto, de dos y de tres. Producidas tras un lanzamiento lejano o después de un espectacular mate. La canasta, entendida esta como la acción de introducir el balón por el aro, es la base del baloncesto. En principio, el fin de toda acción realizada sobre el parqué.

 

Sin embargo, la anotación no es siempre la protagonista de un partido profesional. Con la victoria por encima de todas las cosas, el camino a ella no siempre pasa por lograr mayor tanteo que el rival. Existen equipos que, en su búsqueda del triunfo, deciden hacerlo a través de la defensa. Jugando partidos a pocos puntos. Prolongando cada posesión hasta la saciedad.

 

De unos años a esta parte, el Regal Barcelona parece haberse instalado en este extremo. Un estilo que radica en el famoso ‘basket control’ popularizado por el Limoges de principios de los 90. Sistemas encorsetados y marcadores bajos que se reprodujeron durante la última visita de los catalanes al Príncipe Felipe. El resultado final, 50-65 para los de Xavi Pascual, quien encuentra en otra victoria plácida un nuevo argumento para mantenerse en la senda elegida.

 

Xavi Pascual da instrucciones a sus pupilos en el Príncipe Felipe

Xavi Pascual da instrucciones a sus pupilos en el Príncipe Felipe. Foto: ACB

Sin embargo, y más allá de la óptica rojilla de la derrota, se puede afirmar que el encuentro fue, a todas luces, aburrido. Evidentemente, también por la incapacidad del CAI de sustituir la falta de espectacularidad con algo de emoción en el marcador. Un coctel aborrecible que ensombreció la que debía ser una gran tarde de baloncesto.

 

Como consecuencia adosada, el escaso seguimiento televisivo que tuvo la cita. Así, el partido elegido por La 1 solo consiguió congregar a 510.000 espectadores. Una cifra, también es verdad, no muy diferente a la cosechada por otros encuentros en dicha franja dominical. El ‘share’, cuota de pantalla tomada generalmente como palabra divina en la confección de parrillas, ratifica sin embargo una tendencia a la baja, siendo el 3,7% su peor dato de la temporada. ¿Es causa del juego realizado? Evidentemente no en su totalidad. Aunque espectáculos como el del domingo no ayudan a fidelizar seguidores.

 

El argumento más repetido para defender esta obsesión por el control suele obedecer a Europa. Al tipo de baloncesto que predomina entre las superpotencias continentales. Grupo al que pertenece el Regal Barcelona. En cuestión doméstica, sin embargo, el panorama abre otra realidad. Los cuatro primeros clasificados de la Liga Endesa son, también, los cuatro equipos más anotadores del campeonato. Una muestra de que, buscando el aro rival, también se puede alcanzar buenos resultados.

Esta entrada fue publicada en ACB, CAI y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *