Norel y Satoransky

Henk Norel y Tomas Satoransky se verán las caras este domingo sobre la tarima del Príncipe Felipe. CAI y Cajasol se miden en un partido muy importante para los primeros y vital para los segundos. Sin embargo, el choque ha adquirido una nueva dimensión por motivos extradeportivos.

 

Pívot y base se han convertido en los grandes protagonistas de la semana. Llegados a España con 18 años, ambos han sido inscritos esta temporada por sus clubes como jugadores formados localmente, en una interpretación del reglamento que se ha considerado errónea (leer reglamento de la ACB). Primero, el checo. Después, viendo que se trata de una situación similar, el conjunto aragonés reaccionó rápidamente para incluir al holandés. Las licencias fueron tramitadas, aunque tras el recurso presentado por la Asociación de Baloncestistas Profesionales se les puso el sufijo de “provisionales”. Una temporalidad sujeta a la decisión del Consejo Superior del Deporte (CSD), que ante dos casos iguales ha determinado dos fallos diferentes (leer).

 

Norel, Satoransky

Norel y Satoransky, en el centro de la polémica

Según la decisión del organismo dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Satoransky podrá continuar actuando como jugador de formación hasta el término de la presente temporada. Tal y como reseña la nota difundida, para “evitar causar perjuicios a terceros, en este caso el Club Baloncesto Sevilla”. No en vano, el CSD matiza que entiende que el base fue inscrito como ‘cupo’ de “buena fe” por el conjunto hispalense. Norel, sin embargo, pasará a actuar como jugador comunitario, aunque también se incluye que el CAI actuó bajo un error y no con el ánimo de “evitar la literalidad de la norma”.

 

El enfado en el CAI, como no puede ser de otra forma, ha sido monumental. El agravio comparativo es evidente, algo que no ha sentado nada bien en la calle Zurita. Así, cuando conoció la decisión final del CSD, el equipo rojillo hizo pública su decisión de poner el asunto en los servicios jurídicos del club. Agotada la vía administrativa, queda únicamente el recurso ante los Juzgados Centrales de lo Contencioso-Administrativo.

 

Claro que, ¿cómo afecta realmente al CAI esta decisión? En principio, el conjunto zaragozano ha actuado de manera previsora ante esta situación, contando a Norel como hipotético jugador comunitario. Las cuatro plazas de jugadores de formación necesarias están copadas por Llompart, Aguilar, Fontet y Adrián García. Algo que no sucede en el Cajasol. Sin embargo, en una posible necesidad de reforzar la plantilla, los aragoneses ven como se les cierra una gran cuota de mercado, habida cuenta de que el número de jugadores comunitarios es sensiblemente mayor que los considerados ‘cupos’.

 

Por otro lado está el valor del jugador. Norel, pívot titular de la actual plantilla, ligado por tres años a la entidad zaragozana, posee una tasación mucho más elevada en caso de que fuese considerado jugador en formación. No en vano, el número de jugadores formados localmente de calidad escasean, más en los puestos cercanos al aro. Claro que, teniendo en cuenta que la excepcionalidad de Satoransky finaliza al término de la presente temporada, esta devaluación del jugador rojillo no ha de suponer un problema mayor ya que no entra en los planes zaragozanos el poner al jugador en venta.

Esta entrada fue publicada en ACB, CAI y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *