Toppert y DeVries, lobos de una misma manada

Troy DeVries y Chad Toppert protagonizan este domingo un reencuentro curioso. El de dos ex compañeros de equipo que nunca llegaron a jugar juntos durante un partido oficial. El duelo entre dos tiradores de mirilla forjada en Nuevo México, pero cuyo equilibrio difiere actualmente en varios grados. Con un promedio de 16 puntos por partido, el del Manresa es el segundo máximo anotador de la Liga Endesa. Consideración que, lamentablemente, queda muy lejos del alero del CAI, que apenas ha anotado 24 puntos entre los diez encuentros que ha disputado.

 

Evidentemente, el rol de cada jugador en su equipo es completamente diferente. DeVries, con 11 de valoración por encuentro, es el jugador más importante del conjunto catalán. Toppert, por su parte, es un especialista. Actualmente, el cuarto alero en la rotación. Sin embargo, hubo un día que desempeñaron papeles similares.

Troy DeVries

Troy DeVries en su etapa universitaria. Foto: golobos.com

Todo se remonta a la temporada 2004/05. La única en la que ambos baloncestistas coincidieron en el vestuario de la Universidad de Nuevo México. Únicamente en los entrenamiento, eso sí, pues el hoy jugador rojillo, entonces recién llegado del instituto, ocupó lo que en Estadios Unidos se conoce como una plaza de ‘camiseta roja’. Esto es, jugadores que no pueden participar en partidos oficiales a cambio de poder extender su ciclo universitario por una temporada más. El del ‘Resa’, por su parte, estaba en su última temporada. Un año para recordar, en el que los Lobos, liderados por el NBA Danny Granger, ganaron su Conferencia clasificándose para el torneo nacional.

 

El papel de DeVries en aquella escuadra era, sin duda, el de tirador. Un anotador que secundaba a la estrella, aportando en total un promedio de 11 tantos por encuentro. Su mejor marca en la NCAA. Un tope que, años después, prácticamente igualaría Toppert, ya forjado como uno de los principales referentes del equipo. En su última campaña universitaria, el triplista rojillo promedió 10,8 tantos por encuentro. Producción conseguida con un 40% de acierto desde más allá de la línea de tres puntos.

Chad Toppert

Toppert durante un partido en la Universidad

A partir de ahí, trayectorias completamente contrapuestas. Incluso, de hecho, antes del curso 2004/05. No en vano, el del Assignia nació en el estado de Washington. Posteriormente, inició sus estudios universitarios en Portland State (Oregon) para, dos años después, mudarse a Nuevo México. El gen viajero esta en él, algo que desarrolló posteriormente en una carrera de trotamundos, que incluye varias incursiones en la Liga LEB así como en países tan distantes entre sí como Australia, Alemania o Venezuela. Toppert, por su parte, es un hombre ligado a dos únicas ciudades, Albuquerque y Zaragoza.

Esta entrada fue publicada en ACB, CAI, Jugadores, NCAA y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *