Tu nombre me suena

Pat Ewing podría debutar este domingo frente al CAI Zaragoza. El titular, llamativo, asomaba por las ediciones digitales de algunos medios el pasado martes. Poco después, se confirmada la noticia. El Blancos de Rueda Valladolid, en una maniobra de refuerzo que también incluye el fichaje del base Edgar Sosa, conseguía atrapar los focos mediáticos llevando hasta las orillas del Pisuega a uno de los nombres más ilustres del baloncesto internacional. Un reclamo que, por lógica generacional, responde al vástago del célebre pívot de los New York Knicks.

Pat Ewing Hoyas

Pat Ewing Jr., luciendo el 33 de los Hoyas. Una estampa familiar

Procedente de la Bundesliga alemana, donde ha sido cortado por el Telekom Baskets Bonn, Ewing Jr. aterriza en Pucela con la misión de suplir al lesionado Ian O’Leary. A diferencia de su progenitor, uno de los ‘centers’ más carismáticos del pasado siglo, se desenvuelve en la posición de ala-pívot y su rol, en principio, dista del de referente máximo. Un papel que, a tenor de sus primeras declaraciones en España, él mismo asume. “No soy una estrella en nada pero puedo hacer muchas cosas bien, aunque tendré que hablar con el entrenador para ver lo que quiere de mí”, dijo al presentarse.

 

Hasta el momento, un repaso a su currículo refrenda esta realidad. Ewing hijo comenzó su carrera en la Universidad de Indiana, aunque a los dos años se mudaría a Georgetown, institución en la que se formó su padre. Sus números, discretos. En los Hoyas, el ‘cuatro’ finalizaría su periplo colegial promediando en su última temporada 6,1 puntos y 4,8 rebotes por partido. Guarismos que, sin embargo, le bastaron pasa ser elegido en la segunda ronda del ‘draft’ por los Sacramento Kings, que traspasaron sus derechos a los Rockets, quienes a su vez lo enviaron a Nueva York. Otra vez en la senda familiar, aunque por poco tiempo. La franquicia de la Gran Manzana lo cortó hasta en dos ocasiones días antes de comenzar la temporada y, tras acumular mucha liga de desarrollo, logró debutar en la NBA con la camiseta de los Hornets en la temporada 2010/11.

 

Cansado de pulular por las categorías inferiores del baloncesto estadounidense, éste año ha decidido probar suerte en el viejo continente. En Bonn, el ala-pívot de 28 años ha promediado 7.8 puntos, 5.2 rebotes y 1.7 asistencias en Eurochallenge. Estadísticas algo mejoradas en Bundesliga (11.5 puntos, 6.1 rebotes y 1.8 asistencias), que no le han servido para terminar la temporada. Ahora, en la Liga Endesa, posee una nueva oportunidad de reivindicarse personalmente.

 

Curiosamente, este no será el único vástago ilustre al que deba medirse el CAI este curso. Así, en pretemporada, los rojillos tuvieron la oportunidad de testar al descendiente de otro histórico del baloncesto NBA. Se trata de Shawn Kemp hijo, actualmente en la Universidad de Washington. En su segundo año, el vástago del célebre ala-pívot de los Seattle Supersonics, que ha tenido que lidiar con una aparatosa lesión, se encuentra en fase de crecimiento, acumulando hasta la fecha 4,7 puntos y 2 rebotes por noche.

 

Sin embargo, en el Príncipe Felipe, el de los Huskies tuvo una actuación destacada al ser el protagonista de la canasta en la prórroga que, a la postre, daría el triunfo a los visitantes. Un resultado que los aragoneses esperan que no se produzca en esta ocasión, ante el hijo de otro ilustre.

Esta entrada fue publicada en ACB, Jugadores, NCAA y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *