Kitty, Daisy & Lewis: ¿una alucinación?

Posiblemente, si no te va el asunto o desconoces el lejano pasado, cuando veas una foto u oigas una canción suya, enseguida te asalte un pensamiento displicente del tipo: ufff, qué carrozada del siglo pasado. E incluso que mires el almanaque, por si estás sufriendo alguna alucinación y el tiempo haya retrocedido a 1955, el año en el que se oficializó el nacimiento del rock’n’roll. Suena el primer álbum de Kitty, Daisy & Lewis y da la sensación de que estamos en aquella época, viviendo una fantasmagoría: sonido genuino de los cincuenta y ropajes y peinados de entonces. Sin embargo, la fecha inserta en el cedé te despertará de cualquier delirio mental: 2008.
O sea, hace tres años que tres criaturas de 15, 17 y 19 años editaban este disco con canciones que escuchaban sus abuelos en los cincuenta. Otros tres años antes, habían grabado su primer single, ‘Honolulu Rock’, una versión, como prácticamente son todas las piezas del álbum, versiones de hace más de medio siglo, bandeándose entre el hillbilly, el country, el R&B, el boggie, el blues… y hasta la música hawaiana. Asombra la vitalidad y el genuino ardor que le echan, aunque en piezas como el clásico ‘Got My Mojo Working’ asomen rastros todavía infantiles en la voz de la cantante Daisy.
Gente de hoy pero con las espuelas musicales en otro tiempo. Por no saber, ni saben (eso dan a entender) qué es un iPod o un mp3. Lo suyo es ‘vintage’ infeccioso que se mete hasta en lo tecnológico: el disco se grabó en el dormitorio de la criatura mayor, quien, a base de piezas antiguas analógicas, se montó su propio estudio. Tiene su explicación, aquello de ‘de casta le viene al galgo’. Los tres, con genes asiáticos aunque nacidos en Londres, son hermanos e hijos de familia musical. El padre es ingeniero de sonido y la madre tocaba la batería con The Raincoats. Ambos les guían e incluso salen al escenario a tocar junto a sus vástagos. Familia unida, familia feliz, que decía un viejo slogan. Tiene guasa: hace 55 años, a los hijos que querían tocar rock’n’roll, los progenitores les soltaban un guantazo, hoy les dan clases particulares.
Este año, el trío ha soltado su segundo álbum, ‘Smoking In Heaven’, ya con todo piezas propias y manufactura analógica y en la que la paleta estilística se ha abierto a otros géneros que también le privan: el jazz y sobre todo el ska, el rock steady y el calypso. Quizá esto fastidie a puristas y a quienes hayan tomado a un grupo como este como si fueran un eslabón entre Hank Williams, Stray Cats e Imelda May, como si solo el rockabilly habitara en ellos. Nada más lejos: “Nosotros no pertenecemos a escena alguna, no somos una banda de rockabilly”, han sentenciado por si acaso. No son puristas del rockabilly, pero cuán genuina resulta su estampa y cuánto se disfruta una música como esta por poco original  que parezca y lo añosa que es en su origen. Da igual. Me encantan estas alucinaciones.

Esta entrada fue publicada en Internacional. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Kitty, Daisy & Lewis: ¿una alucinación?

  1. nosferatu dijo:

    Alucinante que a punto de empezar el año 2012, ya entraditos en pleno siglo 21, esto sea lo mas original que haya oído en los últimos tiempos: un grupo con pintas cincuenteras, sonido cincuentero, e incluso calidad cincuentera, el efecto vintage en las voces esta muy conseguido, aunque menos mal que la música suena con calidad de hoy dia, vamos, que no han caído, por suerte, en la chorradita de otros grupos de hacer sonar la música mal a mala leche para darle efecto antiguo….bueno, rectifico un poquito en esto último, la acabo de escuchar otra vez, y le han dado un efecto a las baquetas de “van y vienen” que no queda nada mal….,y me vienen a la memoria los BASEBALL, que tambien van en un rollo similar, el de hacer cosas antiguas, pero en este caso, estos BASEBALL, me cargan un poquito-bastante aunque lo hagan bien……me gustan estos Kitty, Daisy & Lewis. Y para despedirme, un apunte a un sacrilegio que me puso los pelos de punta: una canción de KATY PERRY que me vi obligado a escuchar ayer: al final le meten un trocito de una canción de JOHNNY CASH….aghhhhhhhh¡¡¡

  2. Rubén dijo:

    Parecidicos a los primeros Dynamos, solo que con voz de chica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *