Ventajas de la autogestión, Voyeur

Es posible que se me estén formando telarañas en la memoria, pero no recuerdo grupo o solista internacional alguno que haya debutado en una multinacional con un disco en directo. En todo caso, sería una excepción. Sí lo recuerdo en el panorama nacional, ¡glup!, lo que no es una excepción sino un milagro boreal. Los Piratas mismamente.

Un inciso: le di al disco badana a todo meter en el periódico. Era infame (el disco). Lo curioso del caso es que luego, según tiempo más tarde me explicó el mismo Iván Ferreiro, me dedicaban todos los conciertos que hacían, ya fuera en Almería y no digamos en Zaragoza. Pero no lo hacían de coña y menos aún por resentimiento, sino ¡¡¡por agradecimiento!!! Cosas veredes, amigo bloguero. Y es que los primeros más en desacuerdo con aquel disco eran los mismos Piratas. Pasó que llevaron una maqueta con un concierto a la Warner y a un lumbrera se le ocurrió, contra el criterio piratil, sacar aquello como disco de debut… “Fuiste el único que dijiste lo que había que decir, que era horrible, en otros periódicos nos pusieron por las nubes”, me contaba Iván con su acento galleguiño. “Debía ser el poder de las multinacionales sobre la prensa”, remataba carcajeándose.

Anécdotas ‘cebolleteras’, volvamos al cauce inicial. La autogestión ha cambiado por completo las cosas, y para bien, aunque los grupos suden ahora con el pentagrama y con la economía. Con una multinacional sería imposible el último disco de Carmen París, no digamos las ediciones de Insolenzia, y por no entrar en muchos detalles el reciente segundo disco del grupo zaragozano Voyeur. Ahí es nada: doble, con un cedé en directo y sus correspondiente deuvedé.

Y eso que hemos ganado, porque, sin la autogestión, ahora no estaríamos disfrutando con las canciones que el grupo ha embolsado en este disco, ‘La hora de apostar’. No, no es un farol. La osadía de Voyeur tiene argumentos musicales. En formato de quinteto de rock al que le añaden metales y violín (Belén Estajé, bien conocida por su presencia en el Huracán Ambulante, de Bunbury) construyen sólidas canciones que se mueven por el mundo springsteeniano y stoniano e incluso por el del soul, el funk, el reggae-ska y hasta incluso por el del rap con una soltura encomiable y dejando títulos más que valiosos. Sin ir más lejos, ‘Frío’, y sus aires soul springsteenianos, ‘Cierzo’, baladismo entregado, ‘No va más’ y su espejo stoniano, o el trote vaquero de ‘A toda velocidad’, que podría haber salido del repertorio de Más Birras o de Loquillo, por mencionar alguno.

El disco se grabó hace un año en la sala Oasis y suena más que decentemente, el grupo funciona instrumentalmente de manera fluida, el cantante Yago Alonso -hermano menor de Gonso Alonso, ex de Días y Vino y Rosas- tiene tablas y presencia escénica, además de una voz más que notable y con más posibilidades aún de las que muestra en la decena de canciones. Valor de ley. Si esto es lo que ofrecen en un disco así, me temo que en la recámara pueden tener ya cosas más que interesantes para su segundo disco en estudio, si es que llega, que esperemos que sí. Hay buenas expectativas de futuro. Han apostado bien y a la hora debida. La autogestión permite estos lujos, y me temo que es el presente y el futuro de la música. ¿O no?

Aquí, una semblanza del grupo y algunas canciones, entre ellas, pese a la baja temperatura, la saludable ‘Frío’. Lástima que no aparezca Belén Estajé al violín, aunque sí Lalo Cruces que acompaña a los pinceles. Grabación emitita por ‘Comunidad sonora’ de Aragón TV.

Esta entrada fue publicada en Aragón, General. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Ventajas de la autogestión, Voyeur

  1. Detroit Rock City dijo:

    Como disco de debut en directo (y en multinacional, Elektra nada menos), se me ocurre el Kick Out The Jams de MC5… que, por supuesto, es una excepción.

  2. sico_pata dijo:

    Hay canciones que he tenido oportunidad de oír durante este tiempo, Vuelo 654¿? Qué me parece extraordinaria. Buscaremos este disco para degustar lo convenientemente. Adoro Días de Vino y Rosas además

    Me ha gustado la entrada de los Piratas, mientras preguntabas estaba pensando en ese disco, en cambio siempre me ha gustado más ese primer disco que el siguiente de estudio donde tienen un sonido más blandito. Reconozco que al bueno de Iván Ferreiro y los suyos les descubrí con Ultrasónica y desde ahí hacia atrás y hacia adelante fuí descubriendo toda la discografía. Ese disco en directo no me disgustaba tanto, aunque suene “cutre” como se puede imaginar en un debut sin presupuesto

  3. NOSFERATU dijo:

    Sin entrar a valorar el disco, si que entro en esa costumbre de poner en el escenario a un pintor pintando cuadros express…..ya en Muchachito Bombo Infierno me parecía un pelín absurdo, no me van esas “cosas cool”, yo voy a ver un concierto, no a un pintor, llamarme raro, pero no me van los gadgets modernetes en los escenarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *