Beth Orton, decepción

Me hubiera gustado acabar el año con un buen disco; o, mejor dicho, con un soberbio disco, que es lo que me esperaba de Beth Orton, la cantautora ‘folktrónica’ que saltó en 1995 a la popularidad con su intervención en uno de los discos clave del techno de los noventa, el ‘Exit Planet Dust’ de Chemical Brothers, aunque antes había trabajado con William Orbit. Pero nada más tener noticias de la publicación de su nuevo trabajo me he ido a por él con tantas ansias que…, leñe, decepción.

Y es que la británica ha vuelto al redil de la electrónica pura y dura, tras el folky y orgánico ‘Sugaring Season’, de 2012, que se ganó mis muchos aplausos y creo que también los de muchos lectores de este blog, hasta el punto de que la entrada dedicada a este penúltimo disco figura como la novena más seguida de este rincón musical, con más de 72.000 lecturas, algo, por otra parte, ciertamente sorprendente.

Cuesta olvidar aquel disco, a aquellas maravillosas emanaciones melódicas que de allí salían como ‘Call Me The Breeze’ o ‘Magpie’. Si se hace el esfuerzo en el olvido y se detiene uno en lo que ofrece este nuevo, especialmente en momentos tan sensibles y cósmicos como los que brotan, por ejemplo, en ‘Dawnstar’, e incluso si se echa la mirada retrospectiva hacia ‘Trailer Park’(1996) y sus devaneos electrónicos y trip-hop, la cosa no desentona, e incluso se topa con una Orton más audaz, pero, ya digo, resulta difícil solapar las ganas de encontrarse con la Orton folky de ‘Sugaring Season’,un disco en el que evocaba sutilmente a las grandes damas del folk británico de los 70, o sea, Maddy Prior, Jacqui McShee y Sandy Denny.

Los devotos de la electrónica seguramente me rebanarán el pescuezo por esta disquisición, pero, lo siento, donde suenen los ecos del folk-rock británico de los setenta no tengo la más mínima duda para elegir. El favoritismo es claro. Me sobra la electrónica.

Esta entrada fue publicada en Internacional. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Beth Orton, decepción

  1. Brand Old Sound dijo:

    ¡Ay! Discrepo, a mí me sobra el folk inglés de los 70, y el actual todavía más. Lo que no me sobrará nunca es la música electrónica de aquella época, ni en su versión alemana, británica o norteamericana, o casi de cualquier lugar del orbe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *