Discos cincuentenarios en 2017

sgt-pepper

Mil novecientos sesesenta y siete: los Beatles publican ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’, emergen The Doors con su primer álbum, la Velvet debuta con el álbum del famoso plátano warholiano en la portada, explotan la psicodelia y el hippismo, el festival de Monterey marca el patrón de los futuros macroconciertos, San Francisco vive el ‘verano del amor’, Pink Floyd toma las noches psicodélicas del UFO londinense, el soul sube sus grados de desgarro y popularidad, el sonido garaje se consolida en reductos minoritarios, nace la voz de Janis Joplin, Zappa golpea irreverentemente dentro de sus Mothers Of Invention, Leonard Cohen cambia la novela por la canción, Bowie asoma la cara de manera incógnita, Van Morrison se estrena en solitario, Eric Burdon anuncia vientos de cambio desde California, Dylan retorna a lomos del country…

Muchos vectores confluyentes como para no considerar aquel año como prodigioso y a la vez crucial en el devenir de la música pop, espesando así la estela abierta en 1965 con una pila de discos que tan jugosamente recordó, en 2015, el beatleniano Andrew Grant Jackson en su libro ‘The Most Revolutionary Year In Music’. Se cumplen cincuenta años de aquella ‘eclosión sónica’ del 67, que diría el injustamente denostado -por Manrique y compañía- Jordi Sierra i Fabra, pope del periodismo musical hace más de 40 años y luego autor literario  prolífico y exitoso, en su imprescindible e impagable enciclopedia del rock publicada en 1972, la primera del género que se editaba en el país (lo cual ya fue un mérito en sí mismo).

La pieza mayor de aquella eclosión fue indudablemente el ‘Sgt. Pepper’, el disco que dinamitó las formas de entender y hacer música pop. Descargados de las giras y de las actuaciones en directo, los Beatles contaron con tiempo al por mayor para trabajar en el estudio. A lo largo de 327 horas y 10 minutos, aseguran los detallistas, repartidas entre el 24 de noviembre de 1966 y el 3 de abril de 1967, y bajo la dirección siempre de George Martin, alumbraron este histórico álbum, no el mejor del cuarteto pero sí el más decisivo, que mandó de vuelta al estudio a gente como los Beach Boys y dejó descolocados a los mismos Rolling Stones, quienes respondieron con un endeble y confuso ‘Their Satanic Majestic Request’. Toda una revolución en el mundo pop. Soplará velas el próximo 1 de junio.

Fue curioso el encadenado: The Beach Boys se prendaron del ‘Rubber Soul’ de los Beatles, grabando bajo su peso ‘Pet Sounds’, pero a renglón seguido los mismos Beatles quedaron impactados por aquel trabajo y se metieron en los estudios Abbey Road donde grabaron aquel conglomerado de canciones pop, psicodelia, vodeville, hinduismo, sinfonismo…, o sea, el ‘Pepper’, que a su vez llevó a los Beach Boys a un bucle de inseguridad pero de maravillosas canciones como las del inacabado ‘Smile’ y el subsiguiente ‘Smiley Smile’… Un insólito encadenado circular fabricado bajos los efectos del LSD.

velvet
La Velvet no entró ni salió de encadenado alguno. Hizo la guerra por su cuenta en la Costa Este americana con escaso eco y desde una óptica nueva e incomprendida en el momento (ruidismo y melodía). Su primer bello susto se produjo en 1967 con el LP del plátano, fracasado entonces y años mucho más tarde, sin embargo, ensalzado e híper influyente. Y mientras ello ocurría, en la Costa Oeste, de manera diametralmente opuesta, una oleada de grupos nuevos se mancomunaban  a la sombra del hippismo, las flores, la paz, la psicodelia y el verano del amor.

jefferson
Época de renovación social  pastoreada musicalmente por una grey de formaciones nuevas y revolucionarias. Grateful Dead, Moby Grape y Country Joe & The Fish debutaban en disco en el 67 y la Jefferson Airplane, que ya lo había hecho el año anterior con ‘Takes Off’, despachaba dos de sus álbumes más peculiares: ‘Surrealistic Pillow’ y ‘After Bathing At Baxter’.

pink-floyd
Los vientos psicodélicos sobrevolaron el Atlántico. En Inglaterra, Soft Machine y Pink Floyd hicieron suyos los postulados inventados en los ‘ball room’ californianos por los grupos hippies y, entre luces estroboscópicas y proyecciones, ofrecieron su propia visión de aquel movimiento y de aquella nueva música en el sótano en que el productor Joe Boyd enclavó el club UFO. Pink Floyd, con el visionario Syd Barrett al frente, se estrenaba discográficamente con el insólito ‘The Piper At The Gates Of Down’.  Menos conocido entonces y después, por no decir incógnito, los Kaleidoscope británicos (había otros americanos) le daban réplica más ordenada con una obra maestra del género ( ‘Tangerine Dream’) en tanto que The Creation y su debut con ‘We Are Paintermen’ se proyectaban al futuro para dar nombre en los 80-90 a un relevante sello discográfico (la casa de Oasis).

the-seeds
Entretanto otra parva de grupos, alejada de aquella onda hippiosa, volvía al sonido más sucio y rabioso de los Rolling, reciclándolo de manera impulsiva y casi diletante, dando lugar a la consolidación del sonido garaje, iniciado un año antes. Dos debuts discográficos: The Chocolate Watchband (‘No Way Out’) y Electric Prunes (‘I Had To Much To Dream’). A su vez, The 13th Floor Elevators entregaban su segundo album, ‘Easter Everywhere’ y los más precoces The Seeds soltaban dos piezas mayores: ‘A Full Spoon Of Seedy Blues’ y ‘The Future’.

cream
El viejo blues, que había alimentado a los Stones y a los primeros grupos de R&B británico –desde Alexis Korner y John Mayall a The Animals, Them, Yardbirds Fleetwood Mac…- alcanzaba su cima con la formación y debut del trío más poderoso de la historia: Cream. Aquel 1967, Eric Clapton, Ginger Baker y Jack Bruce   publicaban dos álbumes inapelables: ‘Fresh Cream’ y ‘Disraeli Gears’. La torrentera sonora que descargó el trío tendría efectos devastadores en el rock posterior de los setenta.

hendrix
Con Elvis aún dedicado a las películas, el rock se había quedado sin rey blanco, pero no sin negro, porque aquel año llegaba al panorama discográfico Jimi Hendrix por partida doble con ‘Are You Experienced?’ y ‘Axis: Bold As Love’, dos fieras corrupias sonoras que incluían piezas eternas: ‘Purple Haze’, ‘Hey Joe’, ‘Red House’, ‘Little Wing’… Una de las irrupciones más determinantes de la historia del rock.

the-doors
Como lo fue la The Doors, que debutaron aquel 67 con el disco de principiantes más grande y perfecto de la historia. Una compilación de blues, rock y psicodelia que abría con ‘Break On Through’ y se cerraba con el largo y sobrecogedor ‘The End’, emparedando otras gemas como ‘Back Door Man’ o el single que catapultó al grupo a las listas de éxito: ‘Light My Fire’. Soplaron las velas del cincuentenario el pasado día 4 y para el 31 de marzo saldrá una gruesa caja conmemorativa.

forever_changes
Prodigioso 67. En un instante, en un pasmoso florecimiento, el pop, el rock y el soul se atestaron de nombres y álbumes inolvidables. Junto a los mencionados, una avalancha de solistas y grupos,  bajo el resplandor y la hegemonía de los Beatles, llenaron  el año de grandes discos de tendencias diversas: Love, The Who, Ten Years Alter, Spencer Davis Group, Small Faces, Kinks, David MacWilliams, Hollies, Byrds, Buffalo Springfield, Traffic, Procol Harum, Tom Jones, The Mamas & The Papas, John Mayall, Aretha Franklin, Wilson Pickett, Tim Buckley… Gloriosa explosión que aún resuena en los oídos y en la memoria de manera renovadora y gratificante. Ya hace medio siglo…, ¡uff!.

serrat
Pero miremos también en la Iberia sumergida. El pop español seguía en 1967 apegado todavía al formato por excelencia en los dos primeros tercios de los sesenta, el EP o disco de cuatro canciones. El LP era cosa de privilegiados, así que no extraña que solo Los Bravos, al calor del cine, vieran en las tiendas su álbum ‘Los chicos con las chicas’ o que Raphael, tras un largo sendero de EP’s que se inició en 1962 con Philips y su presencia en Eurovisión en aquel 1967 con ‘Hablemos del amor’, publicara su tercer álbum, ‘Raphael’. Signo de la gran respuesta comercial que habían captado del público juvenil y de los medios.

Más sorprendente podría parecer el primer álbum de Serrat, por tratarse de un larga duración y además cantado en catalán, pero el nuevo cantautor ya venía avalado por el número uno que consiguió en 1967 con el EP ‘Cançó de matinada’, el primer número uno que un disco cantado en la lengua de Espriu  alcanzaba en España. Eso le avaló para pasar al tamaño grande y en 1967 apareció su primer álbum, ‘Ara que tinc vint anys’, todo él cantado en catalán, prueba fehaciente de la persecución por el franquismo de la lengua catalana, según el mantra del pico independentista de hoy.

El torneo del pop español, no obstante, se jugaba en formato pequeño, en EP y en single. Y ahí, la cosecha de canciones y discos hoy cincuentenarios fue bien vasta con nombres como Los Brincos, Los Ángeles, Juan y Junior, Massiel, Karina, Micky y Los Tonys, Pop Tops, Canarios, Pic-Nic, Los Pasos, Bruno Lomas, Los Mustang, Los Relámpagos, Manolo Díaz… Muchos discos y muchas canciones cincuentenarias. Muchas velas que soplar.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Discos cincuentenarios en 2017

  1. Jose Carlos Garrido dijo:

    Casi todas aquellas históricas grabaciones que mencionas las he vivido con verdadera pasión y las he disfrutado en su momento. Algunas más que otras, naturalmente. Y a estas alturas de cincuentenarios, y dejando aparte a los más grandes, a THE BEATLES, sigo adorando aquel disco que me maravilló en su día y me sigue impresionando cada vez que lo escucho, ese FOREVER CHANGES del grupo LOVE de ARTHUR LEE. Las influencias tan variadas que se manifestaban en sus composiciones musicales, crearon una serie de canciones de una belleza indescriptible. Tengo el disco enmarcado, como un símbolo de algo irrepetible en la historia del rock y del pop. Le siguen entre mis favoritos THE BEACH BOYS y aquellos PET SOUNDS insuperables. Estos dos LPs. de vinilo siguen de actualidad en mis preferencias a pesar de los muchos años que han transcurrido.
    Por otra parte, busco y rebusco en las listas de éxitos actuales, en el BILLBOARD por ejemplo, y solo veo auténtica porquería musical. Será que ya voy para viejo. Solo he encontrado en las listas de Rhythm and Blues un joven llamado KEVIN ROSS de voz portentosa con la canción LONG SONG AWAY que evoca los mejores tiempos de la música negra americana, aquellos de MARVIN GAYE, AL GREEN o TEDDY PENDERGRASS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *