Las oscuras golondrinas que no volverán


La organización naturalista SEO BirdLife acaba de nombrar ‘Ave del Año’ a la golondrina común, un gesto con el que quieren llamar la atención sobre la pérdida de población que están sufriendo estas aves migratorias, tan habituales hace poco en los paisajes rurales y urbanos españoles y en el imaginario popular. Las razones de este declive se encuentran en el uso de pesticidas, el abandono rural y los nuevos modos de arquitectura.

Los censos realizados por SEO dentro de su programa SACRE revelan que la presencia de golondrinas en España ha descendido más de un 30% en la última década, con lo que este podría catalogarse ya como especie Vulnerable.

La situación en Aragón es “muy similar”, afirma el delegado de SEO BirdLife en la comunidad, Luis Tirado. “Sí que es posible que la situación en las zonas montañosas, como los Pirineos o el Sistema Ibérico, sea peor que en otras áreas de España”, puntualiza Tirado.

Para el delegado de SEO BirdLife, “Aragón, Navarra y  Cataluña, en el valle del Ebro, deberían ser zonas donde la población de golondrina fuese abundante y vemos que no es así, sobre todo por los cultivos intensivos de regadío que usan mucho pesticida”. 

“Lo que les pasa a las goondrinas también nos afecta a nosotros, porque un campo sin ellas revela que es un lugar menos sano para las personas”, afirman desde SEO Bird Life.

Golondrina común. Foto Santiago Ivaro

Golondrina común. Foto Santiago Ivaro

La regresión de la golondrina común (Hirundo rustica) se debe según SEO, “a un cúmulo de factores, como el despoblamiento rural, que ha hecho que sus lugares de cría preferidos sean abandonados o destruidos, y por el uso intensivo de insecticidas y otros químicos en el campo, que merma su potencial reproductor y elimina su principal fuente de alimentación, los insectos. Además, la persecución directa y la falta de lugares adecuados para nidificar en los edificios modernos contribuyen a su deterioro. Otro problema es la escasez de material para la construcción de sus nidos en algunas zonas urbanas”.

Hablando de cifras concretas, en 2004 se calculó que había cerca de 30 millones de ejemplares de golondrina en España. “Lamentablemente, -afirman desde SEO-, estimamos que, desde entonces, con un descenso mayor del 30%, se han perdido 10 millones de ellas, es decir un millón de ejemplares por año. El descenso de las golondrinas en España se corresponde con lo que le ocurre a otras especies agrícolas. Los datos de seguimiento de 125 especies comunes desde 1998 muestran un descenso general de las especies ligadas a ambientes agrarios y un aumento de las generalistas propias de medios forestales”.

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las oscuras golondrinas que no volverán

  1. Otro aspecto no reflejado en el estudio, son los cazadores ( ¿ o “asesinos” ? ) furtivos; con escopetas de todo tipo ( sobre todo de perdigón ), montan competiciones; incluso, se dá el caso de que solo lo hacen porque les manchan los excrementos sus zonas habitables, inferiores a la situación de los nidos ( experiencia que sufrí en mi urbanización con un vecino, que disparó a una paloma-macho que rondaba ambas terrazas, al tener en la mía la hembra preparándose para criar entre unas plantas colgantes, con la única “excusa”que lo ensuciaban todo … A partir de aquello, la hembra estuvo emitiendo durante unos pocos dias su llamada ( cu-cú, cu-cú ) al macho, pero claro, no sabía cuál había sido su nefasto fín. Ella se marchó del nido; quién sabe adónde, pues por mi casa, no ha vuelto a aparecer … ).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *