Fin de la primera temporada

En abril series mil, pero en mayo hay que quitarse el sayo. Y este marzo mayea. No porque se acaben las temporadas regulares de la mayoría de producciones de la parrilla americana, que eso aún tardará en ocurrir. Pero hay algunas que dicen ‘bye bye, picolísimos’ por anticipado y otras que llevan camino de ser canceladas tan de repente que no les va a dar tiempo ni de hacer despedida y cierre, a lo ‘Héroes’.

Tedeté y Olivia, viviendo una realidad paralela

 Pero no hay que desesperar, como Eva Longoria y compañía, por mucho que estas lleven un año entero vociferando su adiós. Siempre queda la posibilidad de marcarse un ‘Chuck’ y hacer que las campañas ideadas por los fans obliguen a las cadenas a salvar algún producto en la cuerda floja, como espero que ocurra, por ejemplo, con ‘Fringe’ o ‘Community’, que tienen por delante un ‘Black Friday’, y un black Saturday y un black Sunday… Incluso, muy pocas veces, una ficción es rescatada por una cadena más pequeña, de las de cable, que aunque se juega los dineros, consigue arrastrar a los seguidores y una buena campaña de imagen. Direct TV se quedó con ‘Damages’ después de que fuera desechada por FX tras tres temporadas y la plataforma Netflix está estudiando hacer lo propio para emitir la jurásica ‘Terra Nova’ únicamente por la red.

Y tras este rollo, vamos al meollo. Tras el extraño caso de ‘Mad men’, que nos tuvo en vilo durante unas semanas y que, afortunadamente, se solventó para bien y pronto dará señales de vida, aún no sabemos qué pasará con ‘Cougar town’ o ‘Alcatraz’. ¿Seguiremos informando? Esa es la cuestión, que diría ‘Hamlet’. Porque Tedeté también acaba temporada y no tiene segura la renovación. No sé si será en una semana, en dos o un mes… ni siquiera si llegará.

Por eso, por si esta fuera la despedida, me gustaría dar las gracias, en plan entrega de premios-coñazo. A la persona que me propuso escribir el blog, insistentemente, y a mis compañeros blogueros de Heraldo. A Vertele, ‘El hormiguero’ y todos los entrevistados. Y, en especial, a todos los que habéis leído esta entrada o alguna de las 300 anteriores. Eso sí que tiene mérito. ¿Continuará? ¡Menudo cliffhanger!

Post to Twitter Post to Facebook

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 17 comentarios

El eterno retorno de Pajares y Esteso

El otro día entrevisté a un filósofo que me aseguró que para salir de la crisis, solo queda una opción: volver la vista a los clásicos. Aunque yo creo que el hombre se refería a Homero y Platón, la tele le ha acabado dando la razón. Y es que es normal, en un año que empezó con Marisa Naranjo dando la campanada en Neox, que volviéramos la vista atrás, que es bueno a veces. Y, así, han empezado a desfilar por las cadenas un montón de clásicos populares mejores que los que pincha Fernando Argenta.

Y eso sin necesidad de que la pantalla se transforme en un ‘Qué tiempo tan feliz 24 horas’, como los fines de semana de Telecinco, y sin tener que retornar al milenarismo de Arrabal, aunque sea una maravilla recordarlo de vez en cuando. En este panorama de estrellas fugaces e inventadas, donde tener unas tetas vip –o pip- es sinónimo de minutos en la tele, resulta una gozada acudir de vez en cuando a la voz de la experiencia. A la de Mayra Gómez Kemp, por ejemplo, que tiene muchos consejos que dar en lo catódico, y que merece no solo una pronta recuperación, sino todas las invitaciones que le hagan.

Liantes... y bingueros

 Y ayer, ‘El hormiguero’ invitaba a dos de las grandes estrellas de este país. Por su plató desfilan desde Tom Cruise a Jennifer Aniston. Pero, de vez, en cuando, es bueno rescatar a nuestras propias glorias. Viejas, sí, pero glorias al fin y al cabo. Da igual que Esteso y Pajares estén ya más ‘Bingueros’ que ‘Liantes’. Siempre es un placer poder ver a dos maestros del humor, aunque sea poco fino, en un programa de humor. Sin necesidad de contar cuitas personales ni dramas familiares. Solo dos amigos, recordando batallitas.

Cuando ya nos hemos acostumbrado a ver a gente que lleva más escándalos cantados que el propio Raphael, hacer un kit-kat para disfrutar del ‘Mundo viejuno’, y no solo el de ‘Muchachada Nui’, no sienta mal. Ayer, me sorprendí riéndome de las paridas de estos dos, nuestros Bud Spencer y Terence Hill –no me parecería bien compararlos con el gordo y el flaco-, pero con suecas en vez de mamporros. Son momentos para desempolvar el fan que llevamos dentro, para sacar la Botilde de la caja de juguetes o el vídeo de ‘Los bingueros’, que me precio de tener firmado por el propio Esteso. A veces, no se necesita más que eso.

Post to Twitter Post to Facebook

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Nadal atrapa un millón

Ni ha concursado con Sobera ni lo necesita. Y no solo por su brillante carrera deportiva y por sus contratos publicitarios, sino porque Rafa Nadal atrapó un millón sin necesidad de pasar por ocho difíciles preguntas. De hecho, por las que ha cobrado semejante pastón eran muy asequibles para él, del estilo ¿qué tal fue el partido? TVE le pagó un kilo de euros, un señor millón, para que hiciera declaraciones en exclusiva a la cadena una vez finalizados los encuentros. Eso sí que es ‘Saber y ganar’… Por ese presupuesto debería contar hasta del uno al mil. O al millón, ya puestos.

Te hablo lo que haga falta

 Supongo que todos aquellos que se hayan enterado de la noticia se habrán quedado como Sara Carbonero. Es decir, que no salen de sus casillas. Aunque, en realidad, no sea nada nuevo: los clubes de fútbol también reciben sus extras para ponerse antes en un micrófono que en otro, incluso a veces negociado en el mismo ‘pack’ con el que se pagan los partidos. Pero, claro, está la pública tratando de jugar a los recortables, y se lleva las manos a la cabeza porque ‘Cuéntame’ o ‘Águila roja’ les cuestan unos 800.000 euros por capítulo, cuando con un arreglo así tienen para pagar diez años de Campanadas. Menuda gestión de crisis.

Por si tuviera pocos, otro Grand Slam para el manacorí, que hizo bien en aceptar un acuerdo tan ventajoso. Pero para los fondos de la pública, que al final son los de todos, son un roto. Vamos, que rompen, más que el servicio, el presupuesto. Según están las cosas, las cabezas pensantes de TVE tendrían que pensar ya en renegociar. Y si han decidido rebajarle el sueldo a sus estrellas por la crisis, tendrían que poner a Nadal a presentar ‘+ Gente’ o a actuar en ‘Gran reserva’. Por ese dinero, el tenista no solo debería hablar para sus cámaras, sino bailar unos danses de Mallorca. Y con coreografía de Shakira, ya que hacen vídeos juntos.

Y luego nos llevamos las manos a la cabeza porque pagan en los programas del corazón. Esto sí que es jugar con ventaja y no un ‘remake’ de ‘Un millón para el mejor’. Por mucho que Rafa Nadal lo sea. Vaya tela. Y nunca mejor dicho.

Post to Twitter Post to Facebook

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 7 comentarios

El club de la (poca) comedia

ALGO de razón tuvieron los académicos cuando decidieron llamar a los premios del cine Goya en vez de Buñuel. Porque la ceremonia de entrega, cada año, es un cuadro. Y no el ‘Parasol’ o un alegre retrato de una maja más o menos desvestida, sino más bien ‘Saturno devorando a sus hijos’. Así hay que leer que una gala que celebra el buen hacer audiovisual cañí no haga gala, precisamente, de él.

La piel que habita Eva

 Los Goya se escribían anoche con Hache, con la del verdadero apellido de Eva Brown… por el marrón que le cayó. No me hubiera gustado ayer estar en la piel que habita. Ser el blanco de todas las miradas, y la diana de todas las críticas, no es plato de buen gusto. Tampoco lo sería cuando leyera el guión de la noche, poco sospechoso de ser nominado a un Goya… pero sí a un Razzie. El domingo es el día de la Hache, pero el de ayer no era su formato. Como club de actores sí, pero ¿dónde estuvo la comedia? Pues en pinceladas pequeñas, como en el monólogo de un efectista Segura o cuando la presentadora le dijo «I’m my sorry» a Melanie Griffith -la más suertuda de la noche, porque no se empanaba de mucho- o cuando presentó a Juanjo Artero como «el de Parchís».

En un país del que han surgido Alfredo Landa o López Vázquez, o en el que ‘Aída’ lleva nueve temporadas en antena, resulta un drama la falta de comedia. Y los clichés -incluso en los invitados que se imitan a sí mismos-, y los topicazos en números musicales tan discutibles como el del inicio de la noche o con ese rap heredero del de ‘Saber y ganar’ y que llamaba no a liarse la manta a la cabeza, sino a echársela directamente por encima. Hay vídeos de presentación de ‘Gran hermano’ más hilarantes que los que Eva Hache rodó metiéndose en y no con las películas candidatas.

Y no es que las ceremonias en Estados Unidos sean mucho mejores, pero nos ganan. No exclusivamente en lo económico, que también, sino porque allí tienen algo que aquí nos falta: publicidad. El mero hecho de haberla echado de menos no dice nada bueno de la retransmisión de unos premios que de nuevo fueron más ‘La voz dormida’ que ‘La chispa de la vida’.

Post to Twitter Post to Facebook

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

Un millonario un poco rácano

Por un gallifante, ¿qué concursos han conocido distintas etapas en televisión?

A)    Un, dos, tres
B)     ¿Quién quiere ser millonario?
C)    Allá tú
D)    El precio justo

Felicidades. Porque todas son ciertas. O sea, que volver a fórmulas conocidas no es exclusivo de tiempo de crisis. Lo que sí parece haber bajado con la recesión es la cuantía de los premios. Sé que las tacañonas me dirían lo de que “ha habido repetición”, pero es que un programa que se rebautiza como ‘El Millonario’ y que da mil euros al acertar cinco preguntas… pues ya me contarás… Vamos, que aquí ruedan ‘Slumdog millionaire’ y el protagonista tiene que volver a los suburbios. Si ya no nos queda ni el consuelo de hacernos ricos en la tele…

La ceja asustada

 De todas maneras, el nuevo 50×15 es pobretón en el fondo, pero no en las formas. Anunciaban más rapidez y agilidad y, sí, es correcto. La última etapa del programa, con Carlos Sobera, se eternizaba más que una gala de ‘Noche de fiesta’. Entre el arqueo de cejas del presentador y las preguntas tipo “¿Seguro? Pero, ¿estás seguro del todo?” tardaban diez minutos por pregunta. Y así tampoco había quién se hiciera millonario, pero sí impaciente y ansioso.

El ‘remake’ de La Sexta acaba con ello, como el detergente. Pim pam, pregunta, responde y, si no te la sabes, a tu casa y buenas tardes. Un acierto, ya que hablamos de concursos, aunque no deje de echarse de menos el comodín de la llamada. Con lo divertido que era lo de “no lo sé, oye, pues elige lo que quieras y ya está”. Vamos, que quien cogía el teléfono en casa estaba más perdido que Locke. En la nueva versión, solo puedes pasar y volver a concursar más tarde, convirtiendo el plató en un improvisado juego de las sillas, pero con preguntas en vez de música.

Como Nuria por su casa

 ¿Y el cambio de presentador? Pues Nuria salió más rosa que Roca y, como acostumbra, como Pedro por su casa. Una vez la acusé de que se le notaba que no quería dar el premio en los concursos que presentaba. Ella me lo negó y dio sus razones. Y me convenció: ayer, desde luego, no se lo notó. Aunque sí estaba sorprendentemente nerviosa, con la cantidad de programas que lleva a sus espaldas. Un dato que hasta quedaría pinturero como última cuestión de la tarde en su nuevo formato… Quizá sea consciente del difícil horario que tiene, en un hueco que, tras la despedida de ‘Sé lo que hicisteis’, ha quedado un tanto huérfano en la cadena. Además, a la misma hora que un producto tan consolidado como ‘Saber y ganar’, con unos Jordi y Pilar a prueba de competidores… y de carbono 14.

Y. sin embargo, lo nuevo –y viejo- de La Sexta es agradable de ver. Nuria Roca, por supuesto. El programa, también. Aunque resulte más rácano que millonario.

Post to Twitter Post to Facebook

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Lágrimas por una terra nova

En la noche de ayer, una amiga me reconoció que había llorado viendo un capítulo de ‘Homeland’. Yo le confesé que también había llorado. Pero no con las peripecias de Carrie y el marine liberado: es que acababa de ver ‘Terra nova’. Que conste que era metafórico, y que, de haber derramado alguna lágrima, no hubiera sido de emoción. Y eso que la ficción estrenada anoche por Cuatro prometía emociones, al menos, en el sentido de aventuras. Pero no, en esta serie las hay, solo que más enfocadas al drama familiar.

Creo que he tenido un 'deja vu'

 Sí, ‘Terra nova’ es una de dinosaurios, y de nuevas civilizaciones, y de tiros, y de buenos y malos. Pero, por encima de eso, es una americanada blandita con poco suspense, más ‘Parenthood’ que ‘Avatar’, en la que los adolescentes no se escapan al baile del insti, enfrentándose al castigo paterno, sino a la selva, enfrentándose a los peligros de la naturaleza.

La historia comienza en un futuro que nos han pintado ya muchas veces, en el que las ciudades están hacinadas y, parafraseando a Héroes del Silencio“no queda aire que respirar“. Eso sí, con detalles muy actuales como los minipisos o que cualquier avance esté relacionado con la construcción. Bajo esas circunstancias, tener tres hijos es un delito. No por motivos económicos, sino que está penado con multas y cárcel. Y esa carga tiene que enfrentar la familia protagonista, la buena, la que reúne todo el topicazo de las barras y estrellas: el padre poli y duro, la madre inteligente y cariñosa y los tres retoños: el adolescente rebeldillo, la sabelotodo y la adorable benjamina.   

 Los cinco ven una oportunidad de empezar de cero cuando la matriarca es reclutada para incorporarse a ‘Terra nova’, un experimento para volver a los orígenes, en una recreación del mundo hace millones de años donde brilla el sol y hay bien de verde –en el sentido de naturaleza, ojo-. Pero también amenazas por doquier. Y allá que se van. En plan ‘Dragones y mazmorras’, pero en sentido inverso: de una ciudad de locura pasan a vivir en todo un parque de atracciones. De hecho, los escenarios resultan tan ficticios como ese argumento que plantea, y los dinosaurios parecen más de ‘Cortilandia’ que de ‘Parque Jurásico’.

"Niños, poned cara de tensión"

 La serie tardó meses en ver la luz –qué casualidad, como sus protagonistas- porque sus responsables no estaban convencidos del resultado final de los efectos especiales. Pues cómo serían los primeros… Pero el problema no lo tiene solo la poca creíble representación, y el abuso de cromas y decorados por ordenador. Es que lo que nos cuenta ‘Terra nova’ es en realidad la enésima revisión de la familia ideal, con sus pequeños líos domésticos y sus ‘Cosas de casa’, solo que cambiando a Steve Urkel por un Tyrannosaurus rex. Qué fijación tiene el señor Spielberg por estos bichejos, más que el propio Urkel por Laura Winslow

Total, que en poco más de 80 minutos ya tenemos a los Shannon integrados en la nueva comuna –que tiene su propia resistencia, como en ‘V’-; al padre, un fugitivo de la justicia, convertido en un héroe y contratado para la defensa del recinto; a un hijo que nos da unos cuantos disgustos por no hacer caso a sus papás, y un final edulcorado y obvio a partes iguales. Lo que decía al principio, para llorar, pero no porque logre enternecernos.

Post to Twitter Post to Facebook

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 7 comentarios

Un Caribe mix de miedo

Este año, la madre de todos los desmadres, el recopilatorio rompecaderas, sale antes. ‘Caribe mix’ se adelanta a pleno invierno. No hablo, claro, del apartado musical, sino del seriéfilo. El año pasado, Shonda Rimes, la creadora de ‘Anatomía de Grey’, se quiso llevar a otros cuantos médicos –jóvenes y con posibilidad de lío, por supuesto- a la selva, y hacer otro culebrón quirúrgico solo cambiando un hospital de Seattle por una pequeña consulta de un poblado en Centroamérica. El tiro le salió por la culata, y ‘Off the map’ fue cancelado antes de que todos se hubieran liado con todos. Y eso que, en sus trece capítulos, les dio tiempo a bastante.

Gritos en falso directo

 Este año, otro estreno de ‘midseason’ se graba en Puerto Rico, aunque la localización en la ficción sea el  Amazonas. Y a pesar de que el género elegido sea el de terror, toca tantos palos que se asemeja a esos discos de ‘Grandes éxitos’ tipo ‘Boom’ en los que cabe de todo. Porque en este ‘The river’ que acaba de empezar a navegar –ayer en Fox España, con solo una semana de diferencia respecto a la puesta de largo en Estados Unidos-, hay ‘reality’ (quizá ‘Supervivientes’ fuera el más adecuado), hay ritos satánicos como los que han utilizado las ‘mentes criminales’ de ‘Dexter’ (e incluso espíritus como los que poseyeron a Yola Berrocal, y hablo de ‘Hotel Glam’), hay humos negros a lo ‘Perdidos’ y buenos y malos surcando los ríos dentro de un barco, como en ‘El ídem’. Vamos, un megamix que ya quisiera Chimo Bayo para sus platos.

Son tantas las trampas y las referencias metatelevisivas que uno no puede sino maravillarse de la labor de encaje que han tenido que hacer para meterlo todo en la coctelera. La historia empieza con la desaparición de un ‘Frank de la jungla’ mientras graba su programa y el posterior viaje de su familia para encontrarlo en algún punto del Amazonas. Eso sí, con bien de cámaras para vender la historia de la búsqueda como un nuevo formato catódico. Una expedición orquestada por la esposa, que no sabes si quiere encontrar a su marido o hacer caja con su desaparición. Una ficción de miedo sobre la telerrealidad, que viene a concluir lo que muchos piensan: que algunos ‘realities’ son terroríficos y solo buscan sangre. Solo que, en esta ocasión, de forma literal.

Si buscas 'the river' en imágenes, te sale esta

 No confiaba en un producto con el sello de Steven Spielberg, que ya lleva varios traspiés en sus incursiones catódicas, pero sí en el hacer del catalán Jaume Collet-Serra como director de un género que domina: el terror. ‘The river’ sigue los patrones de ‘Rec’ o ‘El proyecto de la bruja de Blair’, un falso documental en el que los protagonistas se las tienen que ver con un monstruo al que no acabas de ponerle jeta. Y, como en los anteriores ejemplos, rodado de forma un tanto mareante, como si viajaras con ellos en barco, y sin biodramina. Al final, la serie comparte los mismos fallos y virtudes que este tipo de películas: la originalidad del formato pesa más que los personajes o el desarrollo de la historia. Vamos, que hay más susto que trato, por más que hayan cuidado detalles como los pixelar las marcas de comida o poner un pitido en las palabrotas, como si de hecho se estuviera emitiendo.

Otro de los iniciales peros a esta producción era su duración. Si noventa minutos suelen ser suficientes para contar una de estas historias, ¿cómo resultaría en formato serie? Pues, contra pronóstico, aguanta muy bien. Y el hecho de que solo se hayan firmado siete entregas da ganas de seguir hasta el final este cuento de fantasmas en sentido doble: en el de las almas que vagan por el río, y en el de los envalentonados trotamundos que se enfrentan a ellas.

Post to Twitter Post to Facebook

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Lo que ya no echan por la tele

 Normalmente, este sitio es para hablar de lo que “echan en la tele”. Esa expresión maravillosa, que también engloba a lo que “echan por el ordenador”… cuando el televisor no emite precisamente lo que queremos. Y eso ocurrió anoche. Que hubo acontecimientos que no pudimos seguir en ninguna cadena. Y hoy hay que escribir aquí de lo que “no echan por la tele”. No porque no pusieran ‘Aída’ o ‘La película de la semana’, sino porque nadie decía ni mú, ni agapimú, sobre lo que estaba pasando en Grecia. A ver, no hay que exagerar ni hacer un 24 horas a lo ‘Gran hermano’ cada vez que se monta una en el mundo, porque eso sería casi a diario. Ni cortar y hacer un avance informativo, por mucho que todos recordemos a Adela Cantalapiedra a mitad de tarde haciéndonos un resumen de la actualidad con la ayuda de Mª José de Aristizábal, apoyándola en lenguaje de signos.  

Ya no se hacen avances informativos (como los de antes)

 Pero anoche Atenas ardía, igual que Twitter y las redes sociales, con los titulares que quizá antes estábamos acostumbrados a ver en 625 líneas y que ahora solo podemos seguir en 140 caracteres. Si los canales que se dedican a las noticias no dan las noticias, si no están preparados para seguir la actualidad en directo, apaga y vámonos. Muchas lo hicieron ya. Se apagaron. Porque la información es cara, y no suele llevar publicidad ni ser rentable en términos económicos. Pero si un país no tan lejano ni distinto está en llamas, y cuando acudes a una cadena de información en busca –oh, casualidad- de información, están emitiendo un especial sobre el –precioso- Casco Histórico de Zamora o un reportaje enlatado sobre el lujo en España, esto es un Papachristos, como uno de los diputados que votaban ayer en el Parlamento griego.

Y es cierto que los espectadores no estaremos nunca contentos con nada. Y ayer hubo muchas críticas a que la primera noticia de los telediarios estuviera reservada a la muerte de Whitney Houston, cuando a mí me parece lo más lógico y normal: introducir los asuntos más importantes en la cabecera de un noticiario, para luego desarrollarlos durante el informativo. Por eso, abrir las noticias con la despedida a otro mito no es entretenimiento, es información. Y hay que darle su importancia. Pero si luego por la noche hay un país más quemado que sus propios habitantes, no es para comerse un giros y un yogur y volver la vista hacia otro lado, mientras escuchas un disco de la Houston… o de Nana Mouskouri. Algún canal tiene que estar interesado en contar lo que allí está pasando. Si no, las coletillas de “todo noticias” o “24 horas” pierden toda su validez.

Post to Twitter Post to Facebook

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

Raquel Sánchez Silva elevada al Cubo

Es innegable que Raquel Sánchez Silva lo vale, como las del anuncio de cosméticos. Vamos, que es graciosa. Pero también cae en gracia. La presentadora sale indemne de cualquier reto que enfrente, ya sea un reportaje sobre ‘House’, un ‘Pekín Express’ o como secundaria de lujo de Jorge Javier Vázquez en el más variopinto ‘reality’. Y sigue cayendo estupendamente, sea cual sea el género en el que se mueva. Ahora, en versión concurso. Desde luego, empatía tiene hasta hablándole a una estructura de cristal. Claro, que si no se desesperaba hablando con la familia Nízar, ¿por qué temer una charla con un cubo gigante?

'Acorralada' en 'El cubo'

 La cosa va de eso, de retos que enfrentan los concursantes dentro de un espacio cerrado, como si a López Vázquez le hubieran puesto en ‘La cabina’ a resolver jeroglíficos mientras esperaba el rescate. Unas pruebas así como de test psicotécnico del colegio, los ejercicios espaciales esos que nos hacían de mover un cuadro a otro lado, estilo tetris, y que tan mal se nos daban a los de letras. Solo que con una voz en off explicando la jugada. Vamos, que no es la mundial, aunque el formato sea internacional. En resumen, una revisión del concurso de otro Vázquez, Jesús, el uno para el mejor o uno para todos que emite también Cuatro. Solo que, en esta ocasión, con desafíos más rápidos, y limitados a un espacio físico determinado.

Un mecanismo simple que funcionaría mejor si no pasara tanto tiempo entre prueba y prueba… y si no revistieran cada una de ellas de una importancia desmesurada. Ni que ganaran Roland Garros cada vez que pasan a la siguiente ronda, que hasta repiten a cámara lenta los logros y los ademanes de los participantes, una vez que han logrado su objetivo. Y, por si no remarcaran suficiente el tremendo esfuerzo del concursante, ya está Raquel animando, con frases como “te queremos, te queremos”, como si en vez de montar una construcción o memorizar un recorrido en el suelo tuvieran que pasar ‘Las doce pruebas de Astérix’.  

Lo siguiente no es una crítica exclusiva a ‘El cubo’ que se estrenó ayer, sino que lo llevo observando desde hace tiempo casi en cada nuevo concurso. Y es lo poco que se gana: llegar al final parece imposible y, mientras tanto, hay que superar distintos niveles para llegar a 5.000 euros. A ver, que está muy bien embolsarse un dinerito. Pero comparado con los chalés en Torrevieja del ‘Un, dos, tres’ o la casa que daba Nuria Roca hace años en La 1, me da a mí que los premios de los concursos cotizan últimamente más a la baja que los valores de la Bolsa. Al menos, este tiene a Raquel Sánchez Silva, que sigue cotizando al alza y, ahora, elevada al cubo.

Post to Twitter Post to Facebook

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 5 comentarios

Cuéntame lo que pasó, Águila roja

Lo que tienes que sufrir, Merche

 Me cago en la leche, Merche. Pues no has pasado suficiente durante toda esta temporada y ahora resulta que tienes que seguir sufriendo. No sé dónde está el culebrón en este punto. Y no me refiero a las historias de ‘Cuéntame’, sino a si ‘Cuéntame’ podrá seguir contando sus historias. Primero, se nos anuncia que los Alcántara, igual que el ‘Águila roja’, dejarán de contarnos lo que les pasó… aunque a este ritmo se iban a plantar en el 2015 antes que de que llegáramos a ese año en la realidad. Y ahora parece que no, que “solo” se retrasará su emisión hasta el año que viene para ahorrar costos. Los que se han tenido que fumar todos los implicados en la decisión.

Ayer mismo se daban a conocer los nominados a los premios TP. Y ¿quiénes están entre los aspirantes? Pues estas dos producciones, claro, favoritas entre el público y, además, desde hace bastante tiempo. Sumadas sus respectivas audiencias, nos dan una media de más de diez millones de espectadores semanales. Y entiendo que son caras, y que hay que ahorrar, pero ¿por qué se castiga lo que más éxito tiene? ¿Es que los jerifaltes de la pública no ‘oyen el boom’, como pide Bisbal? Hay maneras de vivir, que diría Rosendo. O de dejar vivir. Quizá con menos capítulos por temporada, más escenas de interior, menos pelucas –que eso tiene que ser todo un presupuesto en la producción cañí- y, especialmente, volviendo a la publicidad. Si quieres competir con las privadas y seguir siendo la más vista, y además no perder (demasiado) dinero, no se me ocurre otra. También hay voces que claman contra el sueldo de las estrellas, pero es que en las cadenas no solo hay estrellas bien pagás entre los que dan la cara…

Menos vestuario, marquesa

 Cuando estalló toda la polémica por el cierre de megaupload, algunos de los partidarios de la medida, llevada a cabo por un FBI que se ha cansado de salir en el audiovisual americano, justificaban que no hay que ver todo al día, que se puede esperar a que las series estadounidenses lleguen a la parrilla española. Y resulta que, ahora, las que no llegan a la programación son las propias españolas. No solo en TVE: Telecinco ha decidido aplicar un tijeretazo a su ficción –y ficción hay mucha por aquellos lares, no solo en sus series- y la paralización de nuevos proyectos y películas.

Por su parte, en La 1 ya se ha anunciado, textualmente, que “No se va a emitir producto nuevo hasta que se aclare el recorte”. Pues como haya que esperar a que se aclaren los consejeros de TVE, habrá que volver a tirar de ‘Verano azul’… No me quiero meter en política, que me gusta menos que ver ‘Downton abbey’ doblado, y porque esto no se soluciona cambiando el nombre a la serie por ‘Águila azul’. Ya sé que esta asunto no va de eso. Pero sí creo que puede haber serias consecuencias sociales que se puedan derivar de esta paralización de las series más populares: conozco a mucha gente que sin ‘Amar en tiempos revueltos’ es muy capaz de odiar en tiempos de crisis. Y monta una huelga por menos de nada, aunque sea de mandos caídos…

Post to Twitter Post to Facebook

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios