El hotel donde el tamaño no importa

El hotel que abrió anoche Antena 3 no es un hotelito con encanto. Es un hotelazo. Lo es por dimensión, que para eso le han puesto el calificativo ‘Gran’ por delante. Pero aquí el tamaño no importa, sino la factura, que también es grande. No es que supere a la media, sino que la pulveriza. Se nota que han metido pasta… y les ha salido bien (en ‘Piratas’ también se invirtió un pico, y…). Ambientación, música, vestuario, fotografía… Un lujo, como el establecimiento que sirve de escenario a este folletín histórico que, parafraseando al ‘Tractor amarillo’, es lo que se lleva ahora.

Una actriz de miedo

 Pero no solo las categorías técnicas pasan el examen. El comienzo de anoche fue más que notable en todos los sentidos. Sí, su argumento culebronil y misterioso es un tanto previsible –el pobre que se enamora de la rica, los follones por conservar el negocio-, pero está bien desarrollado. Vamos, que este es un hotel con tramas de motel, que es lo que nos gusta.

El ‘Gran hotel’ no se librará de comparaciones con ‘Arriba y abajo’ o, sobre todo, con ‘Downton abbey’ –los pasillos donde duermen los sirvientes son calcados- . Pero el acierto que ha tenido la ficción española es que ha aprovechado para recoger lo mejor de ellas: esas carreras de los sirvientes de acá para allá, esas intrigas palaciegas o la  interacción entre criados y señores. Y, por qué no, si el ‘Downton’ inglés tiene a Maggie Smith, nosotros tenemos a Concha Velasco

Tu cara me suena, digo, Gran Hotel

 Por ponerle alguna pega, hay que mejorar un poco esas peleas. ¡Vaya tortazos tan mal dados! Y no pa’ habernos matao, precisamente. Y, personalmente, me fastidia que Adriana Ozores sea la señora y Concha, la chacha, por mucho que su papel sea el de jefa de las doncellas. Pero es un decir, porque estas dos se podrían intercambiar los papeles sin problema: así de solventes son. No se puede decir lo mismo de todos. La muchachada palidece frente a las actrices consagradas. Y eso que Yon González y Amaia Salamanca, que en otros trabajos no es que demostraran ser fieles del método Stanislavski, están bastante potables.

Ahora, solo queda esperar que no todo se quede en un piloto memorable. Y que, con el tiempo, la historia derive más en el ‘Hotel’ de Connie Selleca y James Brolin que en el ‘Hotel Glam’. De momento, apetece alojarse unas cuantas noches allí.

Post to Twitter Post to Facebook

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

14 Responses to El hotel donde el tamaño no importa

  1. Mapis says:

    Ha sido un gran piloto, con sus momentos malos, por supuesto, pero en conjunto más que solvente. Te dan ganas de ver el siguiente, y eso es lo que importa. Tengo que decir que me esperaba más de la Ozores, tiene grandes momentos pero otros, como en el momento del baile con su futuro yerno, que parece que está leyendo directamente del guión. Un gran comienzo. Como bien dices, esperemos que continúe el nivel.

  2. Sally Draper says:

    Conciliación también con la tele, leches, que así no hay manera. Si en la lista de series que ver también he de poner una española no va a haber manera…

  3. Elena-Z says:

    Hummmm pues a mí no me terminó de convencer…

  4. Lucas says:

    Impecable ambientación, vestuario y fotografia. La trama, bueno, un culebrón, pero engancha y esa es la idea. Penoso: Yon González. Que siga haciendo series de adolescentes, no da la talla para más.

  5. Perdido says:

    Te deja con ganas de saber más. A mi me gustó bastante, seguiremos viéndola

  6. Marta says:

    A mí me gustó bastante, y estoy de acuerdo contigo en lo que dices.

    La única pega que le pongo es que Concha Velasco me recordó mucho no, muchísimo, a su homónima en Downton Abbey. Se nota que ha estudiado su personaje porque incluso los gestos eran iguales!

  7. Hameron says:

    Estoy con Marta. La Velasco está calcada. La pobre con ese mal color y sin enseñar pierna lo tiene que llevar fatal. Pero destaca con Adriana Ozores. No como los jovenzanos enamorados que están encorsetados intentando mantener el acento adecuado. Ahí les ganaban los british. Y en vestuario. Pero también tengo ganas de ver el segundo, aunque con el resumen del final nos han contado todo…

  8. Pingback: Vertele - "Un hotelazo de gran factura con tramas de motel algo previsibles"

  9. Galena says:

    Estuvo entretenida,pero los protagonistas son muy flojos.Amaia no es capaz de decir una frase completa sin tener que pararse a coger aire,y jon todavía no ha ido a clases de vocalización.Los secundarios son actores mejor preparados,se nota la técnica.No creo que la siga si no le meten caña a la desaparición de la chica.

  10. Perdido says:

    Para los más enterados: ¿la desaparición de la chica está también en la serie británica?

  11. Abril says:

    A mí el piloto me ha gustado mucho. Espero que el misterio gane al romanticismo y a todo lo demás sino me aburré.

  12. Lola says:

    El escenario es indiscutible, el palacio de la Magdalena no deja de ser un topicazo para los que lo tenemos muy visto pero bueno… Es mas complicado buscar algo mas anónimo. Pero lo que me canta mucho de verdad es ¡la pobreza del vestuario femenino!, donde están esos tejidos con exquisitos encajes, joyas elaboradas con piedras preciosas,y donde están los tocados de plumas de raras aves coloniales…? Esta época que se caracteriza precisamente por el vestuario femenino, solo hay que ver las series inglesas que provocado la realización de
    La copia española.

  13. Agustín says:

    Y varios capítulos después… ¿vale la pena? ¿Mantiene el nivel o ha ido perdiendo fuelle?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>