El cumpleaños infeliz de ‘O. T.’

Geno tuvo una noche más

 Ay, cómo hemos cambiado. Qué lejos ha quedado… No, no me ha dado por meterme Kill FM en vena. Es que cuando pasan efemérides así, de estas que te das cuenta de que eres viejo sin remedio, pues te da por sacar al hortera de bolera –y karaoke– que llevas dentro. Como si fuera una condena penitenciaria, hoy se cumplen diez años y un día. ¿Del comienzo de ‘Operación triunfo’? No, del día que yo empecé a ver ‘Operación triunfo’. Una gala más tarde de su estreno, y haciendo zapping, por ahí apareció una chica que emulaba a Jennifer López y pedía ‘Una noche más’. No la tuvo, y fue la primera expulsada. Geno, que entonces no sufría como ella solo lo sabe hacer, acabó siendo también la última eliminada en la historia del concurso, en un retorcido giro de los acontecimientos. Pero yo sí tuve una noche más. Desde esa, fueron muchas más con ‘O. T.’. Y madrugadas, cuando los chat se alargaban hasta casi las 3…

Por si alguien no vio este momento...

 Antes de hablar del fenómeno, de su evolución y su declive, me gustaría detenerme en esos días. En los que llegabas al trabajo y te veías envuelto en una discusión sobre si Rosa había cantado mejor que Bisbal o Bustamante, y en si Chenoa no debiera ser la verdadera ganadora. Si salías a tomar un algo, aunque fuera a un bar de copas, te cascaban el ‘Mi música es tu voz’. Y el día de gala, ahí estabas, delante de la tele, no solo viendo un programa, sino sufriendo por si Carlos Lozano decía el nombre de tu favorito cuando tocaba la expulsión. Porque eso también fue ‘Operación triunfo’.

Sí, luego vendría la calamitosa tercera edición y su pérdida de audiencia y credibilidad. Y la revitalización por parte de Telecinco que, ya se sabe, supo darle espectacularidad para levantar el invento. Aunque ya no era novedad, aún quedaba algo de ese comienzo. Y siguió apareciendo gente con talento –unas más que otros-, por mucho que la marca de ‘triunfito’ haya pesado mucho más que la de artista para la gran mayoría de estos aspirantes a estrellas. Después, Risto y sus peleas fueron los que daban el cante, y no los que pisaban el escenario ni todos los implicados en que esas complicadas y larguísimas galas salieran bien. Para acabar en la última edición, ese desastre en el que el cambio de Jesús Vázquez por Pilar Rubio fue solo una milésima parte de los motivos que llevaron a cerrar el garito anticipadamente.

Nina sacaba todo de dentro

 Ahora, una década después, he visto varios reportajes dedicados a este cumpleaños amargo. Buenos artículos, la mayoría. Pero todos centrados en un asunto: precisamente, en cómo hemos cambiado. Y en qué lejos ha quedado el éxito de todos aquellos cantantes que un día vendieron más de un millón de discos y hoy se han visto obligados a abandonar el negocio o sobreviven en una industria cada día más complicada. ‘O. T.’ ha sido una fábrica de juguetes rotos, sí, como lo ha sido ‘Gran hermano’, como lo han sido muchas series, de cuyos actores, entonces promesas, jamás se supo.

Sin embargo, echo de menos en todos esos escritos, más allá de las espectaculares cifras de audiencia que se citan, que se haga referencia a que ‘Operación triunfo’ fue un buen formato. Y, durante un tiempo, bastante, un buen programa. Con sus fallos, con su marca de programa blanco y familiar encima -como si eso fuera una losa-, con las sucesivas caídas de tanta gente –no solo concursantes- que participó en alguna de sus etapas. Y aunque hoy pocos de sus responsables estarán ‘living a celebration’, y esta operación ya no se asocie al triunfo, hay que reconocer que, desde el punto de vista del espectador, fue a menudo un disfrute, y un auténtico placer culpable. Que, aunque pueda quedar mal decirlo, ‘O. T.’ ya es un clásico. Por eso, a pesar de que Vasile declare que lo tiene en chapa y pintura, no debería volver. Hay que quedarse con los buenos recuerdos. Que los hubo, incluso cuando eran tan malos como estos:

Post to Twitter Post to Facebook

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a El cumpleaños infeliz de ‘O. T.’

  1. SOFIA GAZO dijo:

    acabo de ver el video de ot, si me lo hubieran contado no lo habría creido

  2. Méndez dijo:

    Esther y Tania G Eurovisión ya!!!

  3. The Snooper dijo:

    Yo estuve enganchado las dos primeras ediciones, mas que nada porque a todos nos gusta criticar aunque no tengamos ni p idea de musica.

    Que entrañables Bisbal, Busta, Rosa, etc, etc viviendo y sufriendo en la academia.

    Por cierto era la petarda de Nina la primera directora, no ? Es que no la aguanto, es superior a mis fuerzas.

  4. Pingback: Vertele - "¿Qué hay detrás del cabreo de Vasile por no tener en exclusiva el debate Rubalcaba-Rajoy?

  5. qylicos dijo:

    Yo también empecé a ver el concurso en la misma gala que tú, había escuchado que empezaba y me parecía que iba a ser una mezcla entre Gran Hermano y aquel Gente Joven, vamos, una cutrez, sin embargo, me quedé enganchada, como muchos españoles, y es cierto lo que dices, tanto que no me podía creer cuando un día en el trabajo escuché a mi jefe salir del despacho preguntando “¿y qué hizo anoche Chenoa?”, como si hablara de fútbol o de cualquier otra cosa establecida. Sólo por eso tienes toda la razón, fue un buen formato a pesar de los pesares.

  6. Como tú dijo:

    El vídeo me parece increíble… Eran concursantes o aspirantes a entrar a la academia?? Parecen dos amigas cantando un sábado con varias copas demás en un bar…

  7. Azul Marino dijo:

    La primera edición de OT resultó fantástica, yo la seguí sin pestañear sobre todo me gustaba mucho Bisbal . Recuerdo una gala de Disney que a David le tocaba cantar una canción que se titula ”sueña” o algo así, me había dormido en el sofá , puesto que las galas se alargaban hasta muy tarde ,pero en cuanto Bisbal abria la boca y pronunciaba la primera palabra , me despertaba. Había gente muy buena BUSTA , ROSA , CHENOA , GISELA, MANU . También de otras ediciones ha salido gente que canta bien . Es una pena que se cargaran el programa de esa manera, yo creo que al final seleccionaban a los concursantes más peculiares y no precisamente por saber cantar . Me gustaría que hubiera algún programa de ese tipo recuerdo los primeros OT con cariño.

  8. Toloco dijo:

    Me he sentido muy identificado con este artículo pues yo también empecé a ver OT en la gala referida y estoy totalmente de acuerdo con lo que dice el post. OT fue un gran programa durante sus dos primeras ediciones (luego la cosa cambió aunque T5 lo reactivó en parte en las primeras emisiones en la cadena amiga) y consiguió algo muy dífícil: alegrar los lunes a media España con un programa “blanco” en el que primaban valores como el esfuerzo o el talento.

  9. Villa dijo:

    El formato, sobretodo en las primeras ediciones, era impecable. El problema fue “hacerles creer” y hacernos creer que todo lo que saliese de OT era, parafraseando a Risto, un producto impecable, cuando la mitad eran productos imperfectos… Miremos ahora ya no sólo las últimas ediciones (rápidamente olvidadas) sino a las primeras y veamos dónde están Naim Thomas, Geno, Mireia, Javián, Miguel Ángel Silva… Incluso Rosa parece pasarse más tiempo paseándose por los platós como una vieja gloria de un programa que como cantante… Y es que, si algunos como Gisela terminan vendiendo sus discos en el LIDL, es que muy bien no va la cosa… Vean la noticia, vean:

    http://expediente-villa.blogspot.com/2011/09/el-disco-de-gisela-ot-de-venta-en-el.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *