Enemigos íntimos resistirá, ¿vale?

La semana pasada me sorprendí a mí mismo con mis hábitos televisivos. Era miércoles, y, tras ‘Tu cara me suena’, puse Telecinco. Sí, me tragué entero y verdadero el concurso cánoro y famosil. Y, ya que de divertimentos iba la noche, acabé convirtiéndome en uno de esos ‘Enemigos íntimos’. Solo por un rato, lo justo para oír a María del Monte no cantando, sino cantándole las 40 a su sobrino por un quita de ahí esas pajas, incluida la acepción de la palabra que más utiliza Torrente. Una ración de boxeo marujil puede hasta sentar bien; el menú entero llega a estomagar.

Aída, enemiga íntima

 Esta semana, no pude repetir jugada. Nadie se escapa de la crisis, así que estos adversarios catódicos, la jungla de Aídas y Antonio Davides, también han sido enviados a las colas del paro. De momento. Porque cada vez que un programa del ‘cuore’ -y otras partes del cuerpo- es decapitado, vuelve a revivir con mayor virulencia, convertido en un monstruo de varias cabezas.

Cuando ‘el tomate’ fue triturado, y no me refiero al de Buñol, por mucho que Carmen Alcayde sea valenciana, se anunció el fin. De una época, de una manera de hacer. Jorge Javier Vázquez y su partenaire salieron a dar explicaciones, precisamente en una hoy depauperada ‘Noria’, que parece apurar sus últimas vueltas, y se mostraron bastante cautos: estaban «felices» por el cierre del programa, porque les iba a permitir descansar. Ni rastro de su ironía ni de sus segundas intenciones. Fue un gesto de una cadena entonces –como ahora- criticada y con algunas demandas aún que pagar.

Toma que toma que toma

 Meses más tarde, el megapublicitado asesinato catódico de ‘Aquí hay tomate’ se convirtió en un ‘Sálvame’ con más franquicias que el ‘Vip’ y más duración que ‘Noche de fiesta’. ¿Una vuelta de tuerca? No, a los orígenes. No era la primera vez que ocurría. Tras el para muchos escandaloso ‘Esta noche cruzamos el Missisippi’, aterrizaron las ‘Crónicas marcianas’. Cuando la ‘Salsa rosa’ se cortó, hubo un tiempo para vivir la ‘Dolce Vita’.

Hoy, Telecinco tiene que enfrentarse a otra campaña de desprestigio. Y por cuestiones de imagen, que no de audiencia, intenta diluir el rojo de la sangre que se ha hecho en tantos de sus formatos por el blanco nuclear. La misma imagen que quieren salvaguardar unos anunciantes que no se hubieran tirado de ese barco de no haber sido por el abordaje de los internautas, que han disparado sus cañones contra ‘La Noria’.

Unas resistentes Tania y Carmen. ¿Vale?

 Paolo Vasile, que siempre ha tenido el mismo objetivo que Liza Minelli en ‘Cabaret’ –no la vida bohemia, sino el ‘Money, money’-, ya ha declarado que, para él, los programas son lo que se emite entre bloques de publicidad. Y, para aplacar los ánimos, ha sacrificado a dos de sus criaturas: ‘Enemigos íntimos’ y ‘Resistiré, ¿vale?’. Los dos gallineros han sido desmantelados. Pero volverán. Quizá como ‘Amigos con derecho a golpe’ y ‘No me fastidies, ¿eh?’. En la parrilla de Telecinco nunca ha habido espacio para ‘Blancanieves’. Como mucho, para las hermanastras de ‘La Cenicienta’, que podrían haberse sentado en el ‘Deluxe’ para ser increpadas por los contertulios, llorado en ‘La caja’ o hablado con sus antepasados en ‘Más allá de la vida’. Donde hubo salsa rosa siempre queda tomate.

 

Post to Twitter Post to Facebook

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Enemigos íntimos resistirá, ¿vale?

  1. Alejandro dijo:

    Cualquier marca que salga anunciada en “La Noria” sera vetada. La publicidad gratis no sirve exactamente de nada si solo sire para perjudicar a una marca. Tomaremos nota de aquellos que se anuncien alli y se procederá a su veto. Quedan avisados.

  2. Pingback: Vertele - "¿Quien era el misterioso niño del que habló Anne Germain a la 'viuda' Ana Obregón?"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *