Fueras de serie: lo mejor del año (II)

El recordado Joaquín Luqui presentaba las canciones diciendo que iban a ser «3, 2 o 1». No todos los temas llegan a estas alturas, como tampoco todas las series pueden ser las mejores. Pero estar en el ‘top ten’, en un año de buena cosecha, ya es un premio. De la lista del 2011 para este blog, entre el 10 y el 6 hay viejos conocidos, recién llegados y dos producciones en su mejor momento justo ahora que emiten su tercera temporada. Ahí van.

Olivia naranja es un desatino; Olivia cristal es la normal

 10. Fringe. Si la serie hubiera acabado en mayo, habría hecho podio seguro. Porque seguir las investigaciones de este grupo, paranormales tanto los casos como ellos mismos, ha sido un placer… hasta que han decidido liar tanto la madeja que será difícil desenredarla. Hacer ciencia ficción no debiera ser una excusa para el “todo vale”. Pero aunque los argumentos se hayan salido de madre, igual que los universos no necesariamente paralelos, ‘Fringe’ sigue teniendo un efecto atrayente del que quizá tengan culpa los marcianos. Incluyendo a Olivia Dunham y Walter Bishop entre ellos.  

Una good wife y una superwoman

 9. The good wife. Quien fuera delincuente para que el bufete Lockhart & Gardner le defendiera. Alicia Florrick lo hace tan bien en el tribunal, como Julianna Margulies interpretándola. Pero, además, estar en esos pasillos nos daría la oportunidad de que Kalinda nos investigara, que Diane nos aconsejara, que Eli Gold nos mirara con cara rara… Claro, que al otro lado estaría Cary Agos tratando de meternos entre rejas, con la bendición del fiscal del estado. Seguramente, aun así, acabaríamos libres, lo que nos daría la oportunidad de disfrutar de esta ‘buena mujer’ en vivo y en directo, y no a través de la tele y solo una vez por semana.    

Carrie, mucho más que una canción de Europe

 8. Homeland. Por fin una americanada, una de la CIA persiguiendo terroristas, que no solo se deja ver, sino que casi es imprescindible. La historia de ese sargento liberado tras ocho años secuestrado en Afganistán ha sido uno de los estrenos de la temporada, y una excusa para ver no solo el trabajo detrás de una investigación, sino la vida privada, o la falta de ella, de todos los involucrados. ¿La primera? Una obsesionada Carrie Mathison que borda Claire Danes. Pero no todo se iba a centrar en las pesquisas de inteligencia. En casa del militar, la que manda es la más mala de ‘V’Morena(za) Baccarin. Un motivo más para no perdérsela.   

 

¿Un pajarito?

 7. Modern family. La serie en la que coinciden no solo los amantes de la comedia, sino los del ‘thriller’, el culebrón o los dramas de época. ‘Modern family’ son las matrimoniadas bien hechas. Las risas que provocan los absurdos cotidianos, un tanto exagerados, pero reales al fin y al cabo. Como una Navidad en una píldora semanal, los Pritchett-Dunphy se reúnen para hacernos ver lo que es la familia cuando se junta: el coñazo del yerno, la exageración del hermano, el pasotismo de la nieta, los celos que provoca la madrastra… Y todo contado con tanta gracia y tan bien interpretado, que así les va: todo el elenco ha sido nominado ya a los más importantes premios. Niños incluidos. Normal.   

Debra, por fin, la puta jefa

 6. Dexter. Vale, sí, hasta los fans declarados como yo reconocemos que este último año ha estado más flojo. Que han metido tantos elementos que han dejado cabos sueltos. Que se les ha visto tanto el plumero que hasta las teóricas sorpresas reservadas para los últimos capítulos ya las habíamos adivinado al comienzo de curso –¿verdad, @dvdzgz?- Yo perdono trampas en el guión, pero no convertir a un asesino en serie en McGyver. Pero lo que los guionistas nos han birlado, nos lo ha ofrecido Jennifer Carpenter, que por fin ha dejado de ser una mera comparsa de su hermano en la ficción y su ex marido en la realidad. Esta ha sido la temporada de Debra y es ella la que nos ha dado los mejores momentos de una serie que sigue siendo interesante, desasosegante, enganchante y algunos más “antes”. Y, como acostumbran, con un final alucinante. Lástima que, a pesar de todo, empiece a dar signos de que está agonizante.

Mañana, sabremos quiénes son los ministros. Pero, mucho más importante, los cinco últimos puestos, que son los primeros, de esta lista. Que gane el mejor.

Post to Twitter Post to Facebook

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Fueras de serie: lo mejor del año (II)

  1. Fringe forever dijo:

    Pos vale… que sí… que retuercen los argumentos hasta lo increíble. Que cuando ya habían resuelto la tensión sexual con Olivia y Peter ahora la monjil Olive no se acuerda de Peter (Pacey Witter en el universo paralelo Dawson’s Creek) y vuelta a empezar. Pero, ¿qué esperábais de un producción de JJ? ¿Qué las situaciones se resolviesen como en Los Misterios de Laura, al final de cada episodio? Aún estamos esperando que aparezcan los osos polares corriendo por Boston y que nos expliquen por qué a la panda de imitadores de los blues brothers no les afecta el tabasco. ¡Si es que nos gusta sufrir! ¡Nos encanta!

  2. Pingback: “Energy, el canal machote de Tele 5, es como el invento de la Coca Cola Zero para hombres” | Vertele

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *