El pastor que descubrió gas que manaba de la tierra en Huesca

pastor

Volvemos nuevamente a lo del petróleo en la provincia de Huesca, pero les prometo que lo dejamos aquí. Después de la serie de reportajes que se realizó a principios de febrero de 1967, y de la que ayer publicábamos uno, el tema seguía coleando, así que los medios de comunicación aragoneses salieron a la caza y captura de más información, de protagonistas. Y se acabó sabiendo que los yacimientos de gas natural de Centenera fueron descubiertos en 1930 por un pastor y de forma totalmente fortuita. Al parecer, el gas brotaba de la tierra como el agua del manantial (¡!). El pie de esta foto que publicábamos el 16 de febrero de 1967 era: “Don Eleuterio Palacios, extrayendo gas manualmente en la provincia de Huesca. El hecho sucedió en 1944”. La descripción del hallazgo de los yacimientos no puede ser más pintoresca: 

Todavía se habla de Centenera. ¿Cómo no? El petróleo siempre ha ejercido un extraño poder entre las masas. Los productivos yacimientos de Lacq (Francia) han influido, más tarde, para que el gas pase a primer término. El petróleo, en todo caso, será una feliz coincidencia. De un tiempo a esta parte se viene hablando más insistentemente sobre los yacimientos de gas en la provincia de Huesca. No sólo por lo que respecta a Centenera, sino a otras zonas próximas. El gas fluye a ras de tierra, sin esfuerzo alguno. La noticia no es de ahora. Data de 1930. Ya entonces, aunque sorprenda un tanto, se extendió por el país la espectacular llamarada del gas oscense. Hemos conocido a uno de los pioneros de aquella época. Todavía conserva la documentación que acredita su actividad petrolífera y los frutos obtenidos. Don Eleuterio Palacios Clavé nos muestra una acción de la compañía Hidrocarburos Españoles, S. A., actualmente extinguida.
-Se constituyó con un capital social de 300.000 pesetas -informa-. Luego, lo fuimos dejando. Hasta que perdimos los derechos.
-¿Con esa cifra pensaban iniciar los sondeos?
-Entonces era mucho más respetable que ahora.
Sin embargo, aunque se obtuvo gas, no se llevó a efecto su explotación comercial. Ahora, don Eleuterio Palacios ha ofrecido su concurso -su experiencia y sus datos técnicos-, a la Empresa Nacional de Petróleos de Aragón, S.A., (ENPASA), que tiene la concesión del campo de sondeos de Centenera.
-Creo que mi aportación les puede resultar útil.
-¿Cuál es su aportación?
-Denuncié una zona de 11.000 hectáreas, que se extendía desde el pueblo de Samper al de Salinas y desde Palo a Campo. Comprende toda la comarca del Fueba.
-¿Ventajas de esta zona?
-El gas fluye sin esfuerzo alguno. Sale a flor de tierra. Yo no realicé prospecciones y en cambio obtuve gas metano.
Don Eleuterio Palacios nos habla del descubrimiento. Como sucede frecuentemente, se debió a la casualidad. Se produjo de manera pintoresca. Fue un pastor el primero en dar la alarma. Tras encender un cigarrillo, arrojó la cerilla a un pequeño charco. Pensó que el agua la apagaría inmediatamente. Pero no sucedió así. Surgió una llamarada que alarmó al pastor. El viento, más tarde, se encargó de apagarla.
-Todo esto -puntualiza don Eleuterio Palacios- sucedía en 1930. El pastor lo puso en conocimiento de ‘El Americano’ de Barbastro. Este último fue el primero que recogió el gas que fluía a presión desde el suelo.
-¿Trascendió la noticia?
-Tanto es así, que en 1932 visitó el lugar un geólogo ruso. Confirmó el yacimento de gas y habló de la posibilidad de encontrar petróleo.
Don Eleuterio Palacios quiso llevar a cabo la explotación de estos yacimientos en 1944. Llenó una garrafa de aquel mismo gas que fluía a presión de entre la tierra resquebrajada. Previamente, recibió las oportunas instrucciones sobre la manera de llenar el recipiente, con el fin de evitar las mezclas.
-Aquel gas fue analizado -explica- por don Vicente Gómez Aranda, catedrático de Química Orgánica. Arrojó un porcentaje del ochenta y siete por ciento de pureza de metano.
-Es cuando usted se decidió a denunciar las once mil hectáreas de terreno.
-Sí. Comprendía las demarcaciones denominadas ‘Corazón de María’ y ‘Ana Mari’.
Don Eleuterio Palacios, no conforme con los resultados, acudió a Madrid, al Instituto Nacional de Industria. El gas volvió a ser examinado por los ingenieros, señores García Dueñas y Polavieja, dando los mismos resultados positivos.
-También entonces -recuerda- resultó espectacular el hallazgo. Las llamas se veían a diez kilómetros de distancia. Prendíamos el gas para localizar los yacimientos. Luego el viento apagaba las llamas.
-¿Cómo abandonaron su empeño, tras unos principios tan prometedores?
-Nos faltó ayuda económica. Pero el gas metano que obtuvimos era bueno. Lo envasé sin tener experiencia, y aun así arrojó un ochenta y nueve por ciento de pureza. Si lo hiciera ahora, estoy seguro de que llegaría hasta el noventa y siete por ciento.
-¿Contó con el debido asesoramiento técnico?
-Sí. El geólogo francés M. Maurice Mainguy pasó tres días conmigo, analizando detenidamente las zonas de los yacimientos. Conservo todavía los planos y estudios realizados, con fotografías de los bancos de fósiles y minas de sal.
Esta es la historia -probablemente la primera historia- de los yacimientos de gas en la provincia de Huesca. El descubridor fue un pastor anónimo, en colaboración con la casualidad. Pero don Eleuterio Palacios Clavé se erigió, más tarde, en pionero de las prospecciones petrolíferas en aquella zona. Fue el primero que pensó en explotar los yacimientos comercialmente. Prueba de ello son las acciones que todavía conserva. ‘Hidrocarburos Españoles, S. A’. es como una premonición. Actualmente, las acciones carecen de valor. Pero cuenta la experiencia de don Eleuterio Palacios. De la misma manera que cuentan los planos y estudios que posee sobre los yacimientos de gas en la provincia de Huesca.
-La zona que denuncié se encuentra a unos diez kilómetros de Centenera. Está mucho más próxima a los yacimientos franceses de Lacq.
La historia puede quedar así. Sin embargo, será necesario volver a recordarla en breve. Estamos seguros.

La próxima semana volvemos a la normalidad, a las emociones fuertes.
Y el lunes…
El misterioso robo del cadáver de la monja

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El pastor que descubrió gas que manaba de la tierra en Huesca

  1. Mariano Faci dijo:

    Una sugerencia, tocayo, si llevan firma, bueno sería que pusieses el autor de los reportajes…

  2. Mariano García dijo:

    Tienes razón, Mariano. Este texto, al igual que los anteriores sobre este tema, es de Alfonso Zapater.

  3. Mariano Faci dijo:

    Inigualable escritor y periodista, auténtico maestro y, ante todo, excelente amigo.
    ¡Cuántas veces me hacía acompañarle a “buscar” el reportaje por la plaza del Pilar, el Coso o la calle Don Jaime, con el incansable Luis Mompel, cámara al hombro!

  4. Mariano Faci dijo:

    Y me vas a permitir otra sugerencia… Quiero recordar que en julio era casi obligado “el del hielo”: Una entrevista que cada año le hacía Alfonso al propietario de la fábrica de hielo (en barras) de Zaragoza que, si la memoria no me falla, se llamaba David Guallar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *