El zaragozano que le ahorraba los golpes a Robert Mitchum

 jimenez

Antes que nada, sabed que se ha iniciado la recogida de adhesiones para lograr una calle dedicada a los montañeros Rabadá y Navarro. Para conseguirla, todo apoyo es poco.

Y ahora, a lo del día. El de hoy es otro personaje curioso, casi sorprendente, del que además se da la circunstancia de que se le entrevistó un par de veces en muy poco tiempo: el 7 de marzo y el 22 de agosto de 1967. José Luis Jiménez, actor zaragozano que fue, entre otras muchas cosas, doble de Robert Mitchum en ‘Villa cabalga’, y que combinó a lo largo de su vida sus dos pasiones: el cine y la lucha libre. Ahí le ven, en la foto, caracterizado del indio Jerónimo. Esta es la entrevista de Alfonso Zapater el 7 de marzo:

Existen zaragozanos sorprendentes, que luchan en pos de la popularidad; que eligieron el camino del celuloide y están conquistando la meta a pulso. Uno de estos zaragozanos es José Luis Jiménez, uno de los vaqueros imprescindibles en todos los ‘westerns’ que se ruedan en nuestro país. Uno de los ‘duros’ del cine de acción. José Luis alterna la lucha libre con el cine. Usa nombres exóticos y alguna que otra vez aparece con el rostro cubierto. Sus músculos le han llevado al cine. Luego, ya en el plató, es un actor consecuente, serio, capaz de interpretar con acierto el papel que se le encomiende. Ha sido el principio de la cuesta, de su lucha. Así, paso a paso, José Luis Jiménez ha llegado a interpretar -a veces, intervenciones esporádicas; a veces, en cometidos más importantes- un elevado número de películas.
-¿Cuántas. José Luis?
-Ciento cinco.
-Es un número muy elevado.
-Para mí, todavía no.
-¿Tu última intervención?
-En ‘Más allá de las colinas’. Hago el papel de indio Jerónimo.
-¿Importante?
-Bastante.
José Luis Jiménez nos muestra una fotografía, en la que aparece caracterizado de Jerónimo, a lomos de un caballo indio.
-Esta película -nos explica- ha sido rodada íntegramente en Almería, en coproducción con Italia. El rodaje concluyó hace unos meses. Es de los mejores papeles que se me han encomendado.
Hoy es el indio Jerónimo. Ayer fue un pistolero. Anteayer, un vaquero avezado. A veces un forajido y a veces un defensor de la ley.
-Estoy especializado en el cine de acción -nos dice-. En algunas películas figuro como jefe de esta especialidad.
-¿A cuántos personajes famosos has doblado?
-A muchos. Sería muy difícil de precisar.
-¿Algunos?
-Robert Taylor, Eddie Constantine, Burt Lancaster… A este último lo doblé en ‘El temible burlón’, en Londres.
-Pero de un tiempo a esta parte no sólo haces doblajes, sino que intervienes como actor.
-De un tiempo a esta parte, sí.
-No sólo recibes golpes, sino que los das.
José Luis Jiménez sonríe. Los ‘duros’ del cine suelen ser, en la vida real, magníficas personas.
-¿Una excepción en tus películas?
-‘El fabuloso mundo del doctor Copelius’. Es una película musical. La única que difiere de las demás.
-¿Tu último momento de peligro?
-En ‘Un harén en Berlín’, con Eddie Constantine. Tuve que caer con el coche por un barranco.
-¿Ileso?
-Ya lo ves.
-¿No has tenido ningún accidente grave?
-Ninguno. Sin embargo, hace unos días un compañero mío se rompió la columna vertebral por tres sitios distintos, con fractura de cinco costillas. Parece mentira, porque fue en una caída pequeña.
-¿A qué llamas tú una caída pequeña?
-De doce metros de altura.
El cine tiene estos riesgos, por los que ha pasado una y cien veces este zaragozano sorprendente. Ahora, después de las ciento cinco películas en su haber, ha encontrado su camino como actor. Aunque
es muy difícil que abandone su especialidad: la acción, los tiros, las peleas.
-¿Tu presencia en Zaragoza?
-He abierto un bar en las Delicias, mi barrio.
-¿Qué nombre le has puesto?
-‘Arizona’. Es el nombre que mejor cuadra con mis intervenciones en el cine.
-¿Y ahora?
-Tengo que regresar a Madrid.
-¿Nuevas películas a la vista?
-Sí. ‘Caracatúa’, en la que haré de hijo del Sol, y ‘La gran tormenta’, donde me convierto en un hindú salvaje.
La vida de José Luis Jiménez -la cinematográfica, se entiende- siempre es así: unas veces hace de pistolero; otras, de vaquero; otras, de forajido, y otras, de defensor de la ley… Y aún le queda tiempo, en sus ratos libres, de saltar al ‘ring’ a disputar un combate de lucha libre. Como si con ello quisiera desquitarse de los golpes que ha tenido que recibir en sus ciento cinco películas
.

Y ahora, el turno del lector. ¿Dónde estaba/está el bar Arizona? ¿Sigue vivo José Luis Jiménez? ¿Alguien lo ha conocido y puede relatar alguna anécdota o curiosidad suya? ¿Cómo era el mundo de la lucha libre en la Zaragoza de los 40, 50 y 60?

Y mañana…
Muslares, El Bertín y la navaja albaceteña

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El zaragozano que le ahorraba los golpes a Robert Mitchum

  1. FRANCISCO dijo:

    En las décadas que comentas, la lucha libre y la grecorromana fueron deportes con gran seguimiento, y con grandes figuras de la época; como anécdota curiosa, Catarecha II (campeón de España de lucha gregorromana), también hizo sus pinitos en el mundo del cine, actuando como extra en “La caída del Imperio Romano”, actuando tanto de romano como de bárbaro.

  2. paco dijo:

    El Arizona todavía existe. Allí voy todos los días.

  3. lloyd raymond dijo:

    Muy bien, Paco, pues si existe y vas todos los días, dínos dónde está.

  4. paco dijo:

    Está en las Delicias.

  5. J.Carlos dijo:

    Vive, José Luis Jiménez, en Madrid.
    Le veo cada verano y, a sus 80 años, está tan cachas como siempre y frecuentando el gimnasio casi a diario.

  6. pilar dijo:

    Le veo casi a diario. Es una persona muy agradable y muy campechana. Es tan modesto que no suele hablar de su profesión. ¡Qué envidia me da! Ha tenido una vida con muchas anécdotas, muy divertidas e interesantes.

  7. Paloma C. dijo:

    Sigue vivo y reside en Madrid

  8. Eva Santos dijo:

    José Luis Jiménez es hermano de mi madre, Pilar Jiménez. Desde hace muchos años vive en Madrid. A mí siempre me ha gustado que mi madre me contase historias sobre la vida de mi tío, y de vez en cuando revisamos un montón de fotografías que conservamos de sus distintas caracterizaciones en el cine, unas veces de pistolero, otras de romano, según el papel que le tocase interpretar. También sé que en su juventud fue un gran luchador de libre y grecorromana, ostentando el título mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *