El hombre que bebía whisky a lomos de un burro

 apuesta-copia

Pues bueno, el secreto de todo esto es, como algunos habrán imaginado, una apuesta. Quizá no tan espectacular como esta otra, con la que inicié este blog, pero apuesta al fin y al cabo. Me da que este tipo de cosas, entre lo ‘freak’ y lo divertido, ya no se ven por la ciudad. Y es una pena. La historia la contaba Alfonso Zapater así el 10 de diciembre de 1968.

El domingo, a mediodía, un amplio sector zaragozano se vio sorprendido por un hecho insólito. Sucedió en la zona de la Gran Vía, entre San Juan de la Cruz y la calle de Mariano Barbasán.
Carlos López -más tarde nos enteraríamos de su nombre- recorría las calles de la ciudad montado sobre un pequeño borriquillo, al que hacía detener en todos los establecimientos de bebidas, dejándolo previamente aparcado sobre la acera. Para mayor seguridad, ponía en hora el disco-horario que lucía el jumento sobre la frente, entre la cabezada. Lo mismo que un automóvil… Tras de caballero y jumento seguía un grupo numeroso de gente.
-¿Qué sucede?
Pronto nos lo explicaron:
-Se trata de una apuesta.
Luis Cristóbal ha ofrecido una caja de whisky Lang’s si Carlos recorría montado en burro los distintos bares del sector. José Mari, el zapatero del Mercado Gran Vía, se comprometió a pagar todas las consumiciones si la apuesta se realizaba el domingo a mediodía. El recorrido comenzó en el Bar Ortega. Y terminó en el Bar Rubio. Allí tuvo lugar un acto singular; el de constitución de la Peña El Burro,
nombrando madrina a la hija del propietario del establecimiento, señorita Manoli Rubio.
-¿Y el presidente?
-Aquí está. Es Martín Zamora…
El recorrido por las calles no ofreció dificultades. Solo hubo dos embotellamientos y solo en otro par de ocasiones el borriquillo se metió por dirección prohibida. Por lo demás, el caballero conductor, Carlos López, tenía especial cuidado en marcar con el brazo extendido si torcía a la derecha o a la izquierda.
-¿Quién es el propietario del burro?
-El Tío Garrapinillos, de Valdefierro.
-¿Cómo lo habéis traído desde allí?
-Por medio de Mainar, el transportista…
El caso es que, entre bromas y veras, la apuesta quedó ganada. Y las calles correspondientes al sector aludido disfrutaron de un número extra -con el que no sospechaban- en el soleado mediodía dominguero.

A ver si hay suerte y algún lector fue testigo (o protagonista) de la apuesta y puede aportarnos más datos del asunto. Por cierto, que como el premio de la apuesta era una caja de botellas de whisky, me doy cuenta de que he dado por supuesto que en cada parada se tomaba una copa de este licor. Y quizá sea mucho. En cualquier caso, ya ven que el periodista no mentía: en la foto se ve al protagonista extendiendo el brazo para indicar que se dispone a girar a la derecha. Todo un caso.

Y, a riesgo de ser pesado, les recuerdo que este viernes cerraremos la posibilidad de mandar mensajes de adhesión a la propuesta de dedicar una calle a los escaladores Rabadá y Navarro, y otras más a otros montañeros aragoneses. Si quieren sumarse a la iniciativa, pinchen aquí y envíen un mensaje (su dirección de correo no será revelada).

Y mañana…
El comisario Muslares y el ladrón de sueño
 

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El hombre que bebía whisky a lomos de un burro

  1. quemasda dijo:

    Yo ya me expresé en mi deseo de que les dieran una calle a los montañeros aragoneses y lo hice el primer día que se propuso ….no se si eso fue valido ……si no lo fue , ahí vá…SEÑOR BELLOCH , POR FAVOR , UNA CALLE , AVD. O PLAZA PARA LOS ESCALADORES RABADA Y NAVARRO !!
    En otro orden de cosas, me alegra un montón que no hayas “matado” a Muslares…..

  2. javier dijo:

    En el referido año 68 el suscriptor tenía, ¡ay!, la bella edad de 21 años y “estudiaba” en una de las facultades de la universitaria, pero la dedicación principal a partir de cada mediodía era chiquitear por los bares de la zona en la que se desarrolla la Tinta de Hemeroteca de hoy. Inolvidables bares: Las Tres Jotas(RIP), El Gimeno (hoy el Guijuelo), El Marrano (RIP), El Ortega (RIP), Vinos Rubio, El Casas (RIP), Al Mar Azul (y los Pajitas: Pedro y Tino), el más que inolvidable Donosti y sus boquerones (RIP), luego abrió La Taberna del Holandés (RIP), en plan fino el viejo Paraguas (RIP) y tantos otros que se me olvidan, cosas de la edad.
    No asistí a la apuesta que hoy se comenta aunque conocí enseguida los hechos y ya conocía a sus protagonistas. Famosa fue también la del almuerzo con mesa sobre el remolque de un tractor que circuló durante el almuerzo por Zaragoza, Paseo incluido. En talleres Roylan, frente a Vinos Rubio, podrán dar, creo, cuenta de ello. En fin, una Zaragoza que se fue y para siempre.
    Aguas debajo de los años 60 y 70, Pedro, de Papeles Pintados Romo, no recuerdo el apellido, zaragoceó vestido de baturro a lomos de rucio en bastantes ocasiones, bota, albarcas y alforjas incluidas, si bien la zona de actuación era la Magdalena y alrededores, las paradas y el atado del jumento se hacía, naturalmente, a las puerta de tascas y bares, El Gallo, La Genoveva (RIP), etc., etc. etc.; los paseos duraron, creo, hasta bien entrados los ochenta.
    Respecto a la madrina que se cita, Manoli Rubio, es hoy día una bella y activa, muy activa, concejala de Morata y se le puede ver cualquier día de concierto en la Sala Mozart pues es, desde siempre, una gran melómana, y junto a su hermano Joaquín son unos fijos en óperas y conciertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *