Motín en Illueca para echar al párroco del pueblo

illueca

Los enfrentamientos entre párrocos y feligreses son moneda corriente. Hace muy poco vimos cómo en Belchite se celebraban dos cabalgatas de Reyes, la del Ayuntamiento y la de la parroquia, y muchos lectores recordarán la polémica que se generó hace unos meses en Garrapinillos, cuando el párroco se negó a que se celebrara una misa baturra durante las fiestas. Viene esto último al hilo de que, a finales de septiembre de 1901, en Illueca…

Anteayer ocurrió en Illueca un suceso lamentable que pudo revestir caracteres muy graves. Recibimos dos cartas hablándonos del asunto y como las dos versiones coinciden las creemos ajustadas a la realidad. Sin comentario alguno nos limitamos a reproducir lo que nuestros comunicantes nos refieren, felicitándonos de que la cosa no haya tenido consecuencias mayores.
La causa del disgusto de los vecinos de Illueca obedeció a que el cura párroco, D. Sebastián Álvarez, se negó a que la banda de música del pueblo tocase en el coro durante la misa que iba a decirse por vez primera en el altar del Sagrado Corazón, cuya imagen había regalado una familia devota. Fundábase el señor Álvarez en que, con motivo del ruido que produce, se hace muy difícil que los fieles puedan oir la misa con la necesaria reverencia. Pero en el pueblo entendieron las cosas de otra manera.
El sábado último los de Illueca se reunieron frente a la casa rectoral y empezaron a dar voces y hasta llegaron a apedrear la morada del sacerdote.
Cuando el tumulto revistió verdaderos caracteres de motín fue el domingo a la hora señalada para la ceremonia religiosa. No pasarían de media docena las personas que había en el templo, pues los demás, con la banda, estaban frente a la iglesia, impidiendo que nadie entrase dentro. Terminada la misa arreciaron las protestas contra el párroco y una comisión penetró a conferenciar con él. El resultado de la entrevista fue que el Sr. Álvarez firmó un escrito asegurando que saldría de Illueca para gestionar su traslado con el vicario capitular y que no volvería al pueblo si no era para arreglar definitivamente sus asuntos. El párroco dimisionario salió para Brea y vendrá mañana a Zaragoza.

La verdad es que la noticia tiene un punto inquietante, casi perturbador. ¿Qué es lo que le dirían al sacerdote (¿o con qué lo amenazaron?) para que se comprometiera por escrito a solicitar el traslado y desaparecer con rapidez de Illueca? Fuera lo que fuera, tuvo efectos inmediatos.

Y mañana…
¿Inventó un aragonés el petróleo sintético?

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Motín en Illueca para echar al párroco del pueblo

  1. Yolanda dijo:

    Que nos lo digan, si alguien lo sabe, que la fórmula magistral la podemos usar para posibles situaciones…jejeje.

  2. Maria Pilar Paris dijo:

    La verdad es que me gustaría saberlo. Con la pregunta se me ha despertado el gusanillo de la curiosidad, no creo desgraciadamente que alguien pueda informarnos, así que … habrá que quedarse con suposiciones.

  3. Nieves dijo:

    ¡¡¡Pues ya es raro que el pueblo pueda contra la Iglesia!!!
    No me puedo imaginar con qué lo amenazaron para que el párroco saliera escopeteado del pueblo

  4. A ver si puedo contactar con alguien de Illueca y me entero de lo que pasó, aunque son algo cerrados para sus cosas de la Iglesia y puede que por el tiempo pasado, más de cien años, ya ni se acuerden.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *