El aragonés que conducía la moto con los ojos vendados

rayers

Aragón siempre ha tenido grandes magos. No solo Florences o Peter Diz, por citar dos de generaciones muy diferentes. Es imposible olvidar a Rayers Sam, hombre polifacético que también paseó con orgullo por el mundo su condición de aragonés. Nacido en Huesca en 1932, empresario de profesión y mago por vocación, se hizo famoso por conducir una motocicleta con los ojos vendados. No cien metros, no: una de sus travesías más conocidas fue la que hizo en Italia en 1960, entre Reggio-Emilia y Bolonia, durante un Congreso Internacional de Magia. También viajó de este modo de Huesca a Tamarite. Y, pásmense los que no conozcan al personaje, tuvo el atrevimiento de hacer así el Camino de Santiago en 1967. ¡Cinco días en moto y con los ojos vendados! Lógicamente, había truco, que para eso Rayers Sam era mago, pero el secreto se lo guardó para sí. Falleció en 1992. De entre las numerosas informaciones que se le dedicaron en HERALDO, he elegido esta entrevista de Alfonso Zapater en enero del 71:

Ayer llegó a nuestra ciudad el popular ilusionista oscense Rayers Sam. Está haciendo los preparativos para recorrer el camino de Santiago conduciendo su moto con los ojos vendados. El pasado martes, en el Telediano de las nueve de la noche, Televisión Española ofreció un amplio reportaje de este intrépido motorista haciendo ua exhibición por lor porches de Galicia, de Huesca. Luis Mariñas se encargó de entrevistarlo para los telespectadores españoles. E incluso se arriesgó a acompañarle en la moto mientras Rayers Sam la conducía con los ojos vendados. El tráfico era abundante, pero el ilusionista salvó con pericia todos los obstáculos.
-¿Ya tienes decidida la fecha para hacer el camino de Santiago conduciendo a ciegas?
-No. Depende de las gestiones que está realizando a tal fin el Ministerio de Información y Turismo a través de la Delegación Provincial de Huesca.
-¿Dónde emprenderás la ruta?
-En Canfranc, al pie de la frontera francesa.
-¿Cuántas etapas hasta Santiago de Compostela?
-Cinco.
-¿Ya las tienes estudiadas?
-Vivo estos días rodeado de mapas, estudiando las distintas carreteras y contando los kilómetros.
-¿No temes equivocarte?
-Procuraré evitarlo.
-Pero antes recorrerás esta misma ruta con los ojos sin vendar.
-No, no…
Rafael Ayerbe Santolaria -éste es su verdadero nombre- quiere convertirse en el más insólito de los peregrinos que arriben a Santiago de Compostela. También en el más arriesgado de todos.
-¿No te volverás atrás en última instancia?
-De ninguna manera. Estoy pendiente de que el Ministerio de Información y Turismo me comunique la fecha de salida.
-¿Cuentas con la autorización de la Jefatura Central de Tráfico?
-Cuando el Ministerio citado me dé la orden de salida, será porque están salvadas todas las dificultades.
-Menos la de llegar conduciendo la moto, con los ojos vendados, hasta Santiago de Compostela.
-Ésa es una dificultad que me toca vencer a mi exclusivamente.
Rayers Sam ha realizado ya múltiples experiencias en varios países del mundo. Ha llegado con su motocicleta hasta el Japón, donde grabó varios programas televisivos.
-Hasta ahora -comenta- sólo he tenido un accidente.
-¿Cuál es tu secreto?
-Voy lanzado en el vacío, me concentro y detecto los obstáculos sin necesidad de verlos.
Al final de su próxima aventura explicará cómo fueron los obstáculos que tuvo que vencer hasta llegar al pie de la tumba del Apóstol.
Rayers Sam, Rafael Ayerbe Santolaria, al que pueden ver arriba en plena faena, tardó varias semanas en iniciar su viaje y, en los cinco días que duró, fue aclamado en todos los pueblos por los que pasaba. Siempre le preguntaban lo mismo (¿cómo lo hace?), y respondía la misma frase: “me lanzo al vacío, me concentro y detecto los obstáculos en el camino”. Si ustedes no son magos de verdad, mejor no hagan la prueba.

 

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El aragonés que conducía la moto con los ojos vendados

  1. Pandora dijo:

    El post me ha recordado a aquella vieja película de Al Pacino, Aroma de mujer o algo asi, creo que se llamaba… en el que Pacino era un ciego cascarrabias e irreverente y en un momento determinado le daba por conducir un ferrari, o quizás era un porche… a pesar de su invidencia.

    http://www.dicotomias.webs.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *