El niño zaragozano que vivió de puro milagro

Confieso que hasta muy última hora no me he decidido a incluir esta noticia, que muchos recordarán, en el blog. Y es que nada me dolería más que saber que no tuvo final feliz. Pero he buscado en el año posterior a su publicación y no he encontrado más noticias sobre el niño, así que espero que el chaval, cuyo nacimiento fue considerado en 1970 un auténtico milagro, se disponga en este 2010 a celebrar sus 40 años.

En la Residencia Sanitaria José Antonio se ha producido el nacimiento de un niño tras un embarazo extrauterino denominado abdominal secundario. El bebé -de ocho meses y una semana- es hijo de doña María Dolores R., de 27 años, y de don Ramón A. Pero, ¿en qué ha consistido ese embarazo abdominal secundario?
El doctor don José Manuel Ibáñez Ramón, especialista en Obstetricia y Ginecología, ha sido uno de los hombres que ha intervenido directamente en el caso. Y nos explicó así el singular acontecimiento.
-¿Cuál es el índice de frecuencia de este tipo de embarazos abdominales secundarios?
-Suele surgir uno por cada cien mil embarazos, aproximadamente.
-Es decir, ¿se trata, entonces, del primer embarazo de esta índole producido en Zaragoza?
-Por supuesto, con feto vivo.
-¿Cuántos casos semejantes se han dado también en el resto del mundo?
-Mire, para reunir una bibliografía suficiente sobre este asunto concreto que nos ocupa necesitaríamos como mínimo un año. Lo que sí podemos afirmar es que en las investigaciones que se han podido
realizar hasta hace unos años tan solo habían aparecido dos casos iguales a éste en todo el mundo.
-Pero, ¿cómo es posible que ese embrión pudiera desarrollarse en una situación tan anómala? ¿Cuál ha sido el proceso seguido con doña María Dolores?
-Ingresó en la Residencia Sanitaria de la Seguridad Social. Al observar una exploración anormal, ordené que fuera llevada al Servicio de Radiología, a fin de hacer algunas radiografías y conseguir un diagnóstico correcto. El doctor Pérez Candela, de dicho servicio, me brindó toda su colaboración y, conforme íbamos sacando placas, nos dábamos cuenta de que se trataba de una gestación extrauterina. Habíamos llegado, en fin, al diagnóstico de un embarazo de ocho meses y una semana que se encontraba fuera de la matriz.
-¿Qué consecuencias arrastraba dicho tipo de embarazo?
-Aquella mujer no podía dar a luz. Ni siquiera admitía una cesárea, ya que se trataba de un embarazo extrauterino abdominal secundario. El estado, por tanto, podía ser gravísimo, ya que en cualquier
instante existía la posibilidad de una rotura del huevo, de una muerte fetal o de un desprendimiento placentario con la consiguiente hemorragia y fallecimiento de la madre.
-¿Cómo se desarrolló la operación o, mejor dicho, el ‘nacimiento’, del niño?
-Inicié la intervención en el quirófano de la quinta planta, ayudado por el doctor De la Barga y el anestesista doctor Pardo Zubiri. Tardamos poco más de una hora y creo que nuestra intervención
 fue francamente oportuna. El niño, por su parte, pesó dos kilos y trescientos gramos.
-La operación, en suma, fue un éxito.
-Total. La enferma se levantó a las 24 horas y creemos que el martes o miércoles próximo será dada de alta.
-¿Podrá tener más hijos?
-Por supuesto que sí. Era primeriza y, aunque ha perdido la trompa izquierda, tiene aún por ‘estrenar’ la matriz y la trompa derecha.
-¿Cómo se encuentra el bebé?
-Pasó inmediatamente al Servicio de Prematuros y fue introducido en una incubadora. De acuerdo con el pediatra, doctor Martínez, no solo vivirá, sino que se trata de un niño perfectamente normal.
En estos momentos se le están haciendo unos análisis para verificar las constantes, pero responde a un muchacho sano.
-Creo que filmaron ustedes, incluso, la intervención quirúrgica.
-Así es. La película, en color, puede tener unas extraordinarias aplicaciones pedagógicas y experimentales.
-En resumen, que hemos vivido -y con éxito, que es lo importante- un trascendental y singular momento dentro de la Medicina.
-Se trata, desde luego, de una situación rarísima, de la que difícilmente llega a salir con vida el niño, o incluso la madre.

Y mañana…
Así se vivió el paso del Halley por Aragón

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El niño zaragozano que vivió de puro milagro

  1. Pandora dijo:

    http://www.dicotomias.webs.com

    No sabemos como se desarrolló la vida posterior del bebé, pero si hacemos caso a nuestra intuición esta nos dirá que creció, fue al colegio como tantos otros niños, acabó sus estudios, se enamoró… y ahora es un feliz padre de familia que vive atado a una mega hipoteca de por vida, con gran posibilidad de haber ido a parar a engrosar nuestra cada vez más robusta lista del paro… como tantos otros… como esta humilde posteadora.

  2. micaela dijo:

    Yo he pasado por dos embarazos de tal calibre pero, como es normal en estos casos, los fetos nunca llegan a desarrollarse porque pondrían en peligro la vida de la madre. Éste es un caso excepcional.

  3. Ricardo dijo:

    Hola, soy ese bebé, y gracias a Dios no tengo hipoteca y no estoy en el paro.
    Gracias

  4. Rafael dijo:

    Doy fe de Ricardo.. Casi lo veo a diario jeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *