El timo de la miel de dátil, en Cariñena

miel

Hace unos días hablábamos aquí de la honradez, que parece bien escaso hoy en día, y de la que siempre aparece alguien dispuesto aprovecharse de ella. En 1976 se publicaba esta noticia en HERALDO. Aunque se calificaba al asunto de timo, en realidad era más bien una estafa, porque todo había empezado a fraguarse año y medio antes. Eran tiempos de crisis económica, como los actuales, así que ojo:

Parece mentira que los hechos que se van a relatar hayan sucedido tal como han sido, pero así son. La picaresca anida en todas las esferas sociales y sus dañinas consecuencias son aún mayores si repercuten negativamente y hacen mella en los económicamente débiles, como en este caso, en los componentes de una cooperativa de labradores, en los socios de la Bodega Cooperativa Sindical Agraria San Valero, de Cariñena.
A mediados de diciembre de 1974 (año de restricciones y depresión económica) nació el contento en esta cooperativa. Efectivamente, se les presentaba una operación de venta por más de setenta y
cinco millones de pesetas, propuesta por un ‘negociante’, inspirador de confianza y de mucha solvencia aparente. Este presunto comprador, que se decía estar muy bien relacionado con los países de Medio Oriente, interesó adquirir, para él vender luego a los árabes, tres millones de litros de una mezcla del sabrosísimo, cálido y bien elaborado caldo de Cariñena con miel de dátil y así calificar una sangría especial que, por mérito propio, reemplazara a las coca-colas, etc., etc., y sirviera, bien fresquita, de estimulante bebida a los soldaditos de aquellos países.
Ciertamente que el negocio era claro. No había trampa ni cartón. Para la bodega se trataba de una apreciable venta. La operación estaba ya en cultivo, sólo faltaba formalizarla. Es a partir de este momento que el entresijo de la estafa adquiere su verdadero valor y significado, es cuando se instrumenta la mentira y se fragua el perjuicio.
Llegados a Madrid, los componentes de la junta de la cooperativa, un chófer del ‘comerciante’ les recogió y llevó a un chalet de la sierra… Era un lugar impresionante, casi de ‘Las  mil y una noches’ o de ‘Alí Baba…’. Allí, todo muy bien dispuesto, ese ‘benefactor’ ya se cuidó de obsequiarles y preparar el terreno para la firma de un documento en que se estipulaba la compra de tres millones de litros de sangría; contrato que ha sido el medio para satisfacer los ladinos fines del embaucador…
Después de firmado el documento, y para disipar cualquier duda, el ‘mecenas’ no tuvo inconveniente en aceptar letras de cambio por más de trece millones de pesetas, en nombre y representación de
una sociedad anónima nonata, en garantía del cumplimiento del compromiso adquirido; pero, eso sí, como la miel de dátil la tenía él, obvio era que la enviara a la bodega… y, por consiguiente, ésta
tendría que aceptar, igualmente y en garantía del buen uso de esa miel de dátil, cuatro letras de cambio por cinco millones y medio de pesetas.
De sangría nada… Solamente, cuando iba a vencer la segunda letra, después de haber pagado ya la cooperativa un millón de pesetas, y ante la negativa de atender un segundo millón, la sociedad
anónima (que, según dicen, se constituyó después de la firma del contrato, y con un capital social de un millón de pesetas y que todavía no está inscrita en el Registro Mercantil), solicitó sangría
en una cantidad irrisoria, para acallar el nerviosismo de la bodega que, nuevamente llevada por su buena fe, pagó el segundo millón. Nada. No ha habido nada más.
 No ha habido más petición de sangría.
Sí, en cambio, por haber descontado las letras el promotor del negocio, sin tener por qué, la bodega ha de pagarlas, hasta totalizar cinco millones y medio de pesetas, por cuya cantidad, por
lo menos, se considera defraudada, amén de otros daños.
Y ahí esta la miel sin salir, esa miel que era para mezclarla con vino para los árabes. ¡Vamos, que el vivo encontró su pocito de petróleo en Cariñena…!
La bodega, sin duda alguna, ejercitará cuantas acciones tenga a su alcance para que se depuren responsabilidades.

Y el lunes…
El misterio del crimen de Puente Virrey

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El timo de la miel de dátil, en Cariñena

  1. javier dijo:

    No recuerdo yo este asunto. Supongo que estarán vivos muchos de los estafados entonces y hay que ser prudente en los calificativos pero al que asó la manteca no se le vendría al magín exportar vino masivamente a los países árabes.
    Mariano: escribo esto a las 08.46 h. y creo que mi opinión aparecerá como escrita a las 06.46, que parece que madruguemos para leer Tinta de Hemeroteca. Diles a los informáticos que no registren hora UTC, que registren la local, que así nos entendemos todos mejor. Gracia que espera alcanzar de VI, cuya vida …..

  2. javier dijo:

    Veo que no es UTC la hora, es la de invierno. Bueno: pues ya es primavera, oño. Que la cambien. Ahora 08.49

  3. Maria Pilar Paris dijo:

    !Ay! ¡Qué amarga debió saberles la sangría a la cooperativa! Casi, casi se les volvería vinagre.
    Como se ve, en todos los tiempos hay personas que ponen la inteligencia al servicio del “mal”. Si esas personas quisieran hacer el esfuerzo de utilizarla para hacer cosas correctas, avanzaríamos bastante, pero claro, de manera honesta no se gana igual de dinero, osea …

  4. HITANO dijo:

    ¿”Precuela” de Gran Scala?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *