La sucursal bancaria más femenina

Pues sí, en algo hemos sido pioneros. Así lo contaba HERALDO en octubre de 1970, en el primer cumpleaños de la sucursal bancaria:

Se cumple ahora un año de que en Zaragoza fuese abierta la primera agencia femenina de una Caja de Ahorros en España. En Europa, se trata de la segunda. Como ya es sabido, entre los clientes de  la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja, nos estamos refiriendo a la agencia urbana número 25, “Gambrinus”, que esta entidad tiene abierta al público en la plaza de España. Todo el personal que trabaja en ella es femenino, desde la directora hasta el personal subalterno, pasando por las restantes empleadas, todas preparadas especialmente para desempeñar su cometido respectivo.
En esta agencia número 25, “Gambrinus”, se llevan a cabo las mismas operaciones que las demás oficinas de la Caja, sean de ahorro, como cuentas corrientes y libretas, sean de crédito, valores o servicios diversos en general. Está provista además de caja de seguridad para la conservación y depósito de alhajas y otros objetos de valor. En locales propios, dispone también de un acogedor salón donde, con frecuencia, se desarrollan tertulias y reuniones de carácter cultural, literario y profesional; tiene asimismo una sala de exposiciones que ya ha adquirido prestigio y divulgación, en la que se presentan con asiduidad obras de arte; siempre dirigidas especialmente a la mujer: pinturas, esmaltes, joyas, porcelana, tapicería, bordados, filatelia, decoración, etc.
El personal femenino de la agencia atiende cuantas consultas les son formuladas en torno a problemas de financiación, inversión en valores, operaciones de ahorro, informaciones de tipo social y, en general, todas aquellas que hacen referencia a la administración del hogar o del patrimonio familar. Durante el año que lleva en funcionamiento la agencia, desde la fecha de su inauguración, en el pasado Día del Ahorro, ha captado la confianza de gran número de clientes. Estos no son solamente mujeres, pese al carácter femenino de la agencia, sino que, al realizarse en la oficina las mismas operaciones que en las demás de la Caja, los clientes acuden como lo hacen a cualesquiera otras agencias. Si bien, como es fácil comprender, las mujeres predominan, entre otras cosas por las atenciones de las funcionarias, que extreman el trato con los clientes.
Entre las actividades que la agencia Gambrinus promueve entre sus impositorias, citemos el Curso de Orientación Preuniversitaria y Profesional, al que han admitido setenta y cinco alumnas de los últimos cursos de bachillerato y que se ha celebrado recientemente en la Escuela de Cogullada.
Se han celebrado exposiciones de pintura, filatelia, cerámica y heráldica, y están proyectadas otras de pintura, de esmaltes, lencería, ‘christmas’, etc. Un concurso de pintura para mujeres se celebrará en la primavera próxima.
No solamente ejercen su función administrativa y de orientación las funcionarias de la Agencia “Gambrinus”.
En la Caja de Ahorros figuran en la actualidad cincuenta señoritas en la Oficina Central y en otras agencias urbanas, que están encargadas de facilitar al público la información que les solicitan, unas de manejar las máquinas electrónicas o de atender con rapidez todas las operaciones de los clientes, otras. Además del personal femenino de Zaragoza, en otras provincias y localidades hay funcionarias que prestan servicios estimables, tanto en la información al público como ocupándose en atenciones culturales y sociales en las obras que sostiene la Caja.
Por eso, la clientela femenina acude cada día con mayor confianza a la Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja, donde encuentra personal de trato agradable, que atiende sus consultas y resuelve sus operaciones. Este primer año de funcionamiento de la Agencia Gambrinus, con personal exclusivamente femenino, es la mejor prueba del sentido actual, dinámico y abierto a cuanto pueda beneficiar a Zaragoza que anima a la Caja de Ahorros.

Era el año 70 y, como verán, en el trasfondo del artículo, que se publicó sin firma, parece anidar cierto asombro por el hecho de que todo funcionara bien en la agencia. Eran otros tiempos.
Me imagino que muchos de los lectores recordarán la sucursal y las actividades culturales que en ella se desarrollaban. Así que anímense y compártanlas con los demás.

Y mañana… ¡huy, mañana!
Aníbal perdió un ojo en Benasque

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La sucursal bancaria más femenina

  1. javier dijo:

    L a Ahorrativa Grande siempre estuvo presidida por grandes progresistas: En aquel entonces -1970- bajo el imperio de Sancho Dronda, digno sucesor de José Sinués, se lanzó en pro del feminismo más activo y descarado, aguas abajo del 68; siempre a la moda, como las Sederías Rimora. Y, ¡tatachín, tatachán!, crearon la agencia Gambrinus , a tapia con la DPZ y la Joyería-Platería La Joyita, para que el progresismo no decayera, siempre bajo el poder del tal Sancho estando al quite, en Madrid, un tal Franco, no se fueran a desmandar las cosas.
    Aguas abajo de aquello, ya la Ahorrativa Grande bajo el poder del Gran Martínez Candial (el de las memorias, ese, sí), aquello fue acumulando progresismo y feminismo hasta la total extinción de la Gambrinus.
    ¿De las exposiciones y del progresismo que se hizo? La Ahorrativa Grande siempre a la cabeza de la moda, decidió pasar a otras políticas de progreso y de mejora de la condición de la mujer. Y en ello se está ahora, inasequibles al desmayo y desaliento, ya bajo el poder de Franco Lahoz, D. Amado.
    Progreso, feminismo, cultura: Como en las obras de teatro malas: Fuese y no hubo nada.
    Mariano: si no te ríes, lloras. Sin términos medios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *