La zorra que fue amiga de un perro

En Zaragoza hemos visto jabalíes, gaviotas, cotorras, zorros… Pero lo que resulta difícil de creer es lo publicado en enero de 1974, con fotografía para probarlo: una zorra casi amaestrada y recorriendo con toda paz el Parque Grande:

San Antonio Abad, nuestro San Antón, el del tocino, estará muy contento, junto a San Francisco de Asís. Seguro que ambos sonreirán complacidos desde la corte celestial. Una hermosa fábula se ha trocado en realidad en el parque Primo de Rivera.
El pasado jueves, cuando los zaragozanos llevaron a buen número de animales domésticos a los pies del santo patrono, un perro y una zorra volvieron a demostrar que es posible la convivencia, junto al amigo hombre. La fraternidad franciscana no es una utopía.
Allí, junto a Flandes y Fabiola, un perro y una zorra conviven juntos y comparten la comida. El perro, aunque pequeño, es más osado y trata de llevarse la mejor parte; pero la zorra, más asustadiza, defiende enérgicamente su ración. 
-Es muy cariñosa… Ya lleva aquí más de un año.
-¿Dónde la capturaron?
-En Fuentes de Ebro.
No es el primer caso en que un animal de esta especie accede a la esfera doméstica; pero casi siempre resultó difícil el acoplamiento doméstico. El instinto salvaje acaba por maniatarse tarde o temprano. En esta ocasión, sin embargo, no ha sucedido así. La zorra acude al llamamiento de su amo y se deja acariciar.
-Responde con mayor docilidad que el perro, aunque se asusta por cualquier cosa.
-Es un animal poco inteligente, aunque muy astuto..
Hasta hace unos meses, iba suelta, jugueteando con el perro y tratando de ser, en la misma medida, la mejor amiga del hombre. Ahora permanece atada cada vez que sale a la calle; pero sólo como precaución. Por lo demás, el perro y la zorra siguen dando vida a diario a una hermosa fábula.
¿Lo saben todos los niños que frecuentan el parque?

No sé si eso que se dice de que fue capturada en Fuentes de Ebro tiene algo que ver con aquella famosa gasolinera que ya inspiró una de las ‘tintas’ de hemeroteca. Quién sabe.

Aprovecho para recordar que el viernes publiqué un reportaje sobre cómo era la calle Mayor a finales de los 60. Me sorprende el pequeño número de comentarios recibidos. ¿Nadie recuerda tiendas, oficinas, establecimientos comerciales o zaragozanos típicos que estuvieran asentados en la calle Mayor? ¿A nadie le han pasado cosas chocantes allí? Qué raro.

Y mañana…
Entrevista al verdugo de Zaragoza

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La zorra que fue amiga de un perro

  1. Diana dijo:

    Muchas gracias por compartir historias tan entrañables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *