Una historia de amor en esperanto

Hace unos años, un día que estaba curioseando en librería Vidal, entró un señor y preguntó: “¿Tienen libros antiguos en esperanto?”. Me quedé helado. Nunca he visto un libro en esperanto, pero ¿antiguo además? Pues resulta que Zaragoza ha sido siempre una de las principales capitales españolas en esa lengua, y por eso traigo aquí este reportaje que publicó Marcial Buj en el 53. Lo más interesante, para mí, es que en él se cuenta, un poco de pasada, una bella historia de amor entre una joven estonia y un zaragozano. Léanlo, también aprenderán a decir ‘te quiero’, que nunca sabe uno cuándo le puede venir bien. En esperanto se dice ‘Mi amas vin’.  

La necesidad de una lengua común fue sentida en todo tiempo y lugar, y en el transcurso de los siglos han sido muchas las tentativas para lograrla. Entre ellos los del francés Sudre (1817), que empezó a preparar una lengua singular, basada en las siete notas musicales y que durante cuarenta años viajó por toda Europa para difundir su invento. Este lenguaje, que se podía hablar, cantar, tocar y silbar, se llamaba Sol-Re-Sol, y su autor afirmaba que cualquiera podía aprenderlo en tres meses. Fracasó, porque ni el propio autor fue capaz de dominarlo: tan enrevesado era.
En 1879, Scheleyer, un sacerdote católico de la Alemania meridional, que conocía 40 idiomas, en una noche de insomnio creó el Volapuk. Esta lengua fue aceptada y estudiada con fervor y se difundió rápidamente, pero más tarde se juzgó inservible, pues la Sociedad Filosófica Americana, fundada por W. Franklin, estableció los siguientes principios para la lengua artificial:
1. La lengua internacional debe basarse sobre las lenguas arias: francés, italiano, alemán, español, inglés, ruso, etc. 2. La ortografía debe ser fonética. 3. El número de las vocales debe limitarse a las  cinco fundamentales: a, e, i, o, u. 4. El alfabeto debe ser el latino. 5. La gramática debe carecer de excepciones.
Y apareció el esperanto. Lengua más sencilla, clara y precisa no podía concebirse. Lo propusieron como idioma neutral auxiliar, hoy extendido por el mundo entero. Para oír lo que nos cuentan los esperantistas zaragozanos hacemos una visita a Frateco Esperanta Societo, en la antigua calle de Roda, números 14 y 16. Los locales se ven cuajados de animados grupos de socios y alumnos y somos atentamente recibidos por la Junta Directiva en pleno.
-¿Quien inventó el esperanto?
-Luis Lázaro Zamenhof, nacido en Bialystock (Polonia) el 15 de diciembre de 1850. En agosto de 1887 casó con Clara Zilbernik y casi al mismo tiempo apareció su primer libro sobre la lengua internacional, que modestamente firmó con el pseudónimo de “Doctor Esperanto”, que quiere decir “El doctor que espera”.
-¿Luego el nombre del idioma…
-Salió de su pseudónimo. Firmaba así porque tenía fe en la lengua por él inventada.
-¿Qué era Zamenhof?
-Gramático esclarecidto, filósofo profundo, lingüista, médico oftalmólogo de profesión…
-¿Tradujo obras al esperanto?
-Dio vida en la nueva lengua al “Hamlet” de Shakespeare, “Ifigenia” de Goethe, “Jorge Dandin” de Moliere, “Los bandidos” de Schiller, “El inspector” de Gogol, “La lucha por la vida” de Dickens, y los cuentos de Andersen. Su profundo conocimiento del hebreo le permitió una traducción al esperanto del Viejo Testamento.
-¿Fecha de su fallecimiento?
-El 14 de abril de 1917, a los cincuenta y siete años.
-¿Se extendió el esperanto rápidamente?
-Con inusitada rapidez. La primera nación de todo el mundo que reconoció la utilidad de esperanto fue España por Real Orden del Ministerio de Instrucción Pública de 27 de julio de 1911 (“Gaceta” 227 del 15 de agosto), declarándolo como “lengua clara” a todos los efectos legales, considerando como mérito oficial el diploma de aprobación de su estudio y autorizando la enseñanza del esperanto en los establecimientos docentes oficiales.
-¿Es importante el movimiento católico esperantista?
-Evidentemente. El movimiento católico esperantista y su revista “Espero Katolica” fueron honrados con las bendiciones apostólicas de Su Santidad Pío X el 17 de junio de 1900; Benedicto XV, en 20 de agosto de 1920; y Pío XI, en 11 de octubre de 1924. Su Santidad El Papa Pío XII ha dicho: “El esperanto está llamado a desempeñar en lo porvenir el mismo papel que el latín en la Edad Media”.
-¿Cuándo se editó el primer manual de esperanto en español?
-En 1890 apareció en Málaga. Fue su autor don José Rodríguez Huertas, quien dos años más tarde, en 1892, fundó la primera sociedad esperantista española.
-¿Fundación de Frateco en Zaragoza?
-Lo fundó en 1907 don Emilio Gastón Ugarte, abogado zaragozano, y ha funcionado sin interrupción.
-¿Alumnos hoy?
-Sesenta.
-¿Socios?
-Ciento cincuenta.
-¿Profesores?
-Don Víctor Ortiz, don Ricardo López, don Antonio Marco, señorita Josefina López, don Domingo Cebollino, don Francisco Máñez, don José Martínez, señorita Pilarín Larruga, don Salvador Morales, don Joaquín Soto y don José Clariana.
-¿Tiempo que cuesta aprender el esperanto?
-Se puede dominar en seis meses.
-¿Vienen ciegos a aprender esperanto?
-Siete invidentes zaragozanos aprenden con el procedimiento Braille, tienen revistas y se escriben con casi todo el mundo.
-¿Congresos internacionales celebrados?
-Treinta y siete, el último en Oslo.
-¿Dónde radica la Federación Esperantista Española?
-En Valencia. Allí se edita el boletín mensual.
-¿Congresos nacionales?
-Este año se celebrará en Bilbao el XIV Congreso. El XIII se celebró en Valencia el año pasado.
-¿Acuden los de Zaragoza?
-Al de Valencia fueron 25. El zaragozano de Frateco Jaime Benito sostuvo una conversación durante más de una hora con un grupo formado por un italiano, un francés, un inglés y un holandés. Hablaron de temas diversos, sin saber de dónde era cada uno.
-¿Es que acuden extranjeros a los Congresos nacionales españoles?
-Casi siempre.
-¿Se han celebrado Congresos nacionales en Zaragoza?
-El II, en mayo de 1921. Se proyecta celebrar otro en 1954.
-¿Casos de matrimonio por esperanto?
-En Zaragoza tenemos uno.
Y el novio, Pedro Marqueta, nos cuenta su historia de amor esperantista.
-Yo era explorador zaragozano, del grupo Patria; ella exploradora en Estonia.
-¿Nombre?
-Flora Sobert. Nos conocimos el año 1933, en Budapest, en un campamento internacional. Ya nos escribimos antes.
-¿Cómo se hicieron el amor?
-En esperanto, naturalmente.
-¿Cómo le dijo “te quiero”?
-Mi amas vin.
-Y Flora, ¿qué contestó?
-Bajó los ojos.
-Más expresivo que el idioma de Zamenhof. ¿Cuando se casaron?
-En 1940, en Zaragoza.
-¿Hijos?
-Cuatro.
De nuevo con los miembros de la junta directiva.
-¿Otras ventajas del esperanto?
-El intercambio de viajes. Constantemente se realizan. Y la filatelia.
-Hemos visto a un guardia de la circulación con el emblema esperantista.
-Efectivamente. Se llama Lorenzo Til, y muchos extranjeros de paso en nuestra ciudad se dirigen a él en esperanto.
-¿Existe sistema taquigráfico en esa lengua?
-Inventado por los hermanos Kunowsky, alemanes.
-La Asociación Esperantista Española, de fundación reciente, ¿es independiente de la Federación?
-Sí. Tiene relación con la Unión Internacional de Esperantistas Católicos, y en el mes de agosto celebrará un Congreso internacional en Londres. 
-¿Intervino Frateco en la recogida de niños austriacos cuando la guerra del 14?
-Frateco lo organizó. Aquellos niños pasaban por una situación angustiosa y los trajimos a España.
-¿Cuántos?
-Trescientos. -En Zaragoza se quedaron 28, estuvieron un año y algunos no quisieron regresar a su país. Aquello fue una obra esperantista.
-¿Es verdad que los esperantistas de todo el mundo han pedido a la Unesco que considere el esperanto como una lengua oficial auxiliar internacional?
-La solicitud iba firmada por dieciséis millones y medio de esperant¡stas.
-¿Fué tomada en consideración?
-Fue tomada en consideración, y en la próxima reunión de la Unesco, que ha de celebrarse en Montevideo en 1954, se tratará del asunto.
Y nada más, amigos esperantistas.
Fartu bone.

¿Sigue habiendo esperantistas en Zaragoza? ¿Se puede aprender todavía en algún sitio? Yo, confieso mi ignorancia, ni siquiera había oído nunca hablar del Sol-Re-Sol, hoy solresol, ni del Volapuk o volapük. Pero me he dado un garbeo por internet y he pasado un buen rato. Les aconsejo la experiencia.

Y mañana…
La calle de las muchas verdades

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a Una historia de amor en esperanto

  1. Maria Pilar Paris dijo:

    Yo conocí a un esperantista, era mi primo hermano (casado con mi prima). Estoy hablando de hace 40 años, estaba muy ilusionado y con una gran fe en el futuro de esta lengua. Cuando hablaba de ella veía el mundo sin diferencias para entenderse, con la posibilidad de ir de un país a otro sin dificultades de comprensión. Ya murió y, como se puede ver, del esperanto ya nadie habla, por lo menos no tanto como en aquellos años.

  2. Cardiel dijo:

    Qué curiosa historia. Jamás habría pensado que Zaragoza hubiera podido albergar a una importante comunidad esperantista. Gran historia.

  3. Sergio Marqueta-Siibert dijo:

    Soy uno de los nietos de Pedro Marqueta y Flora Siibert y me he llevado una gran sorpresa y alegría al leer acerca del esperanto y de mis abuelos en este blog.

    Desde luego, una preciosa historia de amor la de Pedro Marqueta y Flora Siibert. Fruto de su relación tuvieron 4 hijos como dice el artículo, uno de ellos mi padre… Y somos 9 los nietos, 5 vivimos en Zaragoza, 2 en México y 2 en Washington.

    Muchas gracias por recordar el esperanto y por el artículo Mariano!

  4. Carlos Lopez dijo:

    Es increíble esta coincidencia de sergio :O
    Saluton el Meksiko!,
    mi nomiĝas Karlo, mi loĝas en Ĉiapaco, Meksiko kaj mi estas du dek sep jara. Mi parolas esperanton, sed mia denaska lingvo estas la hispana.
    Bonan Tagon!

  5. Toño dijo:

    ¡Claro que sigue habiendo esperantistas en Zaragoza! ¡Y muy activos!
    El grupo “Frateco” (pronunciar Fratetso) tiene su sede en la calle Cadena, 22, y se siguen impartiendo cursos. En Zaragoza tiene su sede la Fundación Esperanto. Hace un par de días han celebrado el Día del Esperanto con varias actividades, y hace un par de años inauguraron un monumento en la Glorieta Esperanto.

    El esperanto además se puede aprender por Internet, donde hoy en día se ve un notable aumento de la actividad en esta lengua. Ver Lernu.net.

    Y continúan produciéndose historias de amor por medio del esperanto. Existen hasta hablantes nativos de esperanto, fruto de algunas de estas uniones.

    El esperanto no es un asunto del pasado. Está más vivo que nunca. Haced una búsqueda en internet, y os váis a llevar más de una sorpresa.

  6. angelines dijo:

    Yo era una niña cuando escuchaba a mi padre que se enfadaba, sobre todo cuando leía o escuchaba alguna palabra en otro idioma. Siempre decía “tenemos que tener solo un idioma, con el esperanto nos entenderíamos todo el mundo”. Ahora sé que tenía razón….

  7. kani dijo:

    Saluton!
    Kiel bela amhistorio!
    Gratulon al zaragozaj esperantistoj kiuj povas fieri pro gxi.
    El Ekstremaduro,
    Kani

  8. Pablo León dijo:

    A lo largo de los 123 años de vida del Esperanto, muchas historias de amor se han forjado al abrigo de este idioma internacional. Yo he sido testigo de varias y me ha tocado coprotagonizar algunas. Lo hablo desde los 18 años y hoy ya voy por los 50.

    Pablo León
    Buenos Aires
    Argentina

  9. Lorenzo Noguero dijo:

    Pues sí, el esperanto y el amor tienen mucho que ver (hasta entre invidentes).
    Soy el actual presidente de la asociación aragonesa de esperanto “Frateco”
    (http://sites.google.com/site/zaragozafrateco/home)
    Algún esperantista ha sido más rápido en indicar la dirección de nuestra sede, que está abierta a cualquier persona interesada y en la que se puede aprender esperanto gratis.
    “Oni kredas kion oni amas”: Se cree en lo que se ama.
    El esperanto es una lengua que fue planificada con el corazón y con la razón para facilitar la comunicación internacional. Se podría decir que es un idioma artificial (“hecho con arte”) pero no artificioso (combina sencillez y expresividad). Los que lo conocemos y practicamos sabemos y saboreamos sus ventajas. La necesidad de comunicación en un mundo globalizado es tan fuerte y la complejidad del aprendizaje de todos idiomas es tan grande que cabe confiar en el futuro del esperanto (Como decía d’Alembert: “La razón acabará por tener razón”)

  10. J.L. dijo:

    Me dolió en el alma ver que en la plaza del Esperanto (detrás del hotel Bostón) algún gracioso había superpuesto otro nombre (principio de dic.2010) no sé si lo habrán subsanado, de no ser así desearía que lo subsanaran por la memoria de mi padre que fué un defensor del Esperanto.

  11. Florinda Marqueta Siibert dijo:

    Muchos saludos desde los Estados Unidos. Soy una de los cuatro hijos de Pedro Marqueta y Flora Siibert. Desde muy pequeños, los cuatro hermanos escuchábamos el idioma esperanto hablado en casa, antes incluso de aprender nosotros el castellano, así que obviamente los cuatro éramos “hablantes nativos de esperanto”. Pasados los 60 años de edad, aún sigo manteniendo amistades a través del esperanto. Considero que es un error la cantidad de dinero que se invierte en traducciones, tanto en Europa como en la ONU, cuando todo el mundo podría en cambio utilizar un idioma simple, neutral, que no favorece a nadie pero que respeta enormemente todas las culturas. El dinero ahorrado en traducciones podría ser utilizado en muchos otros temas para beneficio de la humanidad. El esperanto, más que un idioma, es una filosofía idealista, sugiriendo el vivir en armonía con todo el mundo, con todas las naciones, lo cual es algo muy distante de la actual situación mundial de guerras innecesarias y odios entre naciones. Con todos los intereses económicos y políticos que existen en la actualidad, dudo mucho que el esperanto llegue algún día a servir de nexo de unión entre todos los países, que era la idea de su fundador, el Dr. Zamenhof. Muchos esperantistas hemos defendido el idioma a capa y espada a través de los años y seguimos creyendo en la filosofía del Dr. Zamenhof. ¡Que viva el esperanto!

  12. Antonio Marco Botella dijo:

    Soy Antonio Marco, presidente de Fundación Esperanto. Fui muy buen amigo de Pedro Marqueta durante años, y más de una vez visité su casa. Compañeros directivos de Frateco. Su foto figura en uno de mis libros, “Un siglo de Esperanto en Aragón”. Me gustaría tener noticias de sus hijos y nietos, y a los que viven en Zaragoza los invitamos a que nos visiten en nuestra sede de Frateco, calle Cadena, 20, 1º izq., todos los martes de 7 a 9 de la tarde. De Pedro Marqueta podríamos hablar durante horas, y su historia de amor casándose con una extranjera esperantista que no sabía español, y que por tanto habían de entenderse en el idioma internacional, es un hecho que se ha dado más de una vez en el mundo esperantista.

  13. Emilio García dijo:

    Para los Marqueta Siibert:

    Fui compañero de Pedro Marqueta Siibert en el colegio de los Dominicos de Zaragoza (finales de los años 1950 y principios de los sesenta). Conservo una fotografía en la que ambos estamos vestidos de tuno. Hace años que le busco. Es un placer reencontrame con los descendientes de una familia tan ilustre de esperantistas.
    ¿Podéis darme su dirección? La mía la podéis encontrar en http://www.etnografo.com

  14. montse garcia aguado dijo:

    Conocí a Florinda Marqueta Siiert hace unos cuantos años. Salimos en una pandilla durante un tiempo y lo pasamos muy buen, era estupenda. Sé que anda por EE.UU, pero le he perdido la pista y me gustaría que si alguien puede darme algún detalle: e-mail,etc. o si ella misma tiene ocasión de leer este mensaje, ya que he visto su comentario, me lo hiciera llegar. Me gustaría mucho, tanto a mi como a otras amigas de esa época (sky, salidas…) volver a saber de ella.

  15. J. Esteban. dijo:

    Mi padre, Gregorio Esteban, participó en 1950 en el Congreso Juvenil de esperanto en Konstanz (Alemania), representando a España (como miembro del grupo de Zaragoza).

    Agradecería contactar con alguien que lo recuerde o que me indique cómo localizar datos de ese congreso en Alemania.

    Gracias a todos.

  16. Antonio dijo:

    Bueno,como podéis ver, el esperanto de muerto nada, sigue vivito y coleando, y son legión los esperantistas por toda la faz de la tierra,en estos últimos tiempos internet la ha dado un impulso prodigioso, pues son dos herramientas que se complementan maravillosamente para la comunicacion intercultural, parece como si estuvieran hechas el uno para el otro… ¿Será esta otra nueva historia de amor?
    Os puedo decir que lo aprendí por internet, como autodidacta, en pocos meses. He visitado algunos países, entre ellos China, y no he tenido problemas de comunicacion dentro del mundo esperantista… Y a lo mejor encontráis también vuestra media naranja… Si no,cierto miles de amigos

  17. Angel dijo:

    Un fuerte abrazo para los Marqueta.
    Una gran familia, sí señor

  18. Luis Marqueta Siibert dijo:

    Bonan matenon. Acabo de leer el blog y me presento: soy uno de los cuatro hijos del matrimonio de Pedro Marqueta Roy con la estoniana Flora Siibert. Ya apareció mi hermana, desde Washington, y yo lo hago desde México donde vivo, casado con mexicana y con dos hijos. Reitero lo dicho por muchos de los que aquí escriben, en que el Esperanto ha sido y debe ser una poderosa arma de entendimiento entre los pueblos, como lengua neutral, respetando la lengua propia que se habla en cada país, pero sirviendo como vínculo de comunicación en los contactos internacionales. Ya no haría falta de tener que aprender 4-6-8 idiomas para poder viajar por todo el mundo con la tranquilidad de poderse comunicar con las personas sin problemas. Además del ideal de fraternidad que su filosofía transmite. que siga viviendo el Esperanto !!.

  19. Gloria Pérez García dijo:

    Conocí a la familia Marqueta Siibert en Zaragoza. Fui compañera del colegio y de la carrera de Turismo de Florinda. Amigas durante años pero, con tanto viajar ella por el mundo, le he perdido la pista. Según lo que he leído está por Washington. Me gustaría volver a saber algo de ella y de su familia. Recuerdo con cariño a sus padres y a sus hermanos. Pedro hizo unos “retoques” en la casa en la que sigo viviendo. Sabía que eran esperantistas y, sobre todo a Florinda, se le daban muy bien los idiomas. Al acabar Turismo fuimos de viaje de fin de carrera a Palma de Mallorca y me sorprendió que, al oir hablar a chicos extranjeros, acertaba siempre de la nación que eran. Besos a toda la familia.

  20. Rosamari Aparicio Rio dijo:

    Fui amiga de Luis Marqueta Siibert, hace muchos años, conocí a su familia. Me gustaría saber de él y de todos. Un saludo.

  21. Alfonso josé Camón Cànovas dijo:

    Hace mucho que no veo a mis primos Marqueta Siibert. Os tengo en el recuerdo y a vuestros muy entrañables padres, que en Gloria estén. Os recuerdo, especialmente a los que más contacté: Linda y Pedro.
    Yo, coronel retirado y con 71 años, estoy casado por segunda vez desde hace 30 años y tengo 4 hijos y 4 nietos, el mayor con 22 años.
    Vivo en Pozuelo de Alacón (Madrid)
    Un fuerte abrazo a todos.

  22. josé alfonso dijo:

    Seguramente que más de un matrimonio fue originado por un encuentro entre esperantistas. Mis padres se conocieron en 1933 en Zaragoza en un encuentro de esperantistas. Mi madre tenía 13 años entonces y fue llevada allí por su hermano mayor, mi padre tenía 18 años. Desde entonces participaron ambos en los mismos grupos culturales compartiendo actividades y correspondencia en esperanto. Tenían muchos amigos esperantistas, por Europa principalmente. Se casaron en 1949 y vivieron en Francia donde, hasta poco antes de morir, mi madre con 95 años solía asistir a clases y reuniones de esperanto en Grenoble.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *