El hombre que se facturó como maleta

 

Si alguna vez me toca la lotería, o si llego en buen estado a la jubilación, uno de los proyectos que seguramente abordaré será la publicación de un libro de ‘breves’. El ‘breve’ es la quintaesencia del periodismo, y a lo largo de los años he ido recogiendo algunos verdaderamente antológicos. Prometo ir publicando aquí algunos. El de hoy -el suceso ocurrió en Madrid- apareció publicado en HERALDO en abril de 1896:

En la estación central del ferrocarril del Norte se ha detenido un gran cajón facturado como mercancía en Cáceres, que pareció sospechoso a los empleados. Estos observaron que del tal cajón salía agua, y habiendo oído algunos movimientos, lo pusieron en conocimiento de los jefes. Dispuesta por estos la apertura del cajón, vieron que dentro iba un payaso que, con pocos recursos para viajar, se había hecho facturar como mercancía, proponiéndose hacer económicamente el viaje de Cáceres a San Petersburgo, adonde el cajón iba consignado.

Poco más se puede decir.

Y mañana…
San Valero y los roscones de hace años

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El hombre que se facturó como maleta

  1. papelicos dijo:

    Qué hallazgos señor García! Me he levantado de propio a coger de la estantería uno de mis viejos libros de Bruguera, de aquellos que tenían una página con dibujicos cada tres de texto, para recordar que en “A través de la Estepa”, Julio Verne coloca uno de sus personajes dentro de un cajón que viaja en tren desde Bucarest (creo) hastaPekín. Se publicó en 1892, sólo cuatro años antes de esta noticia, pero… ¿Eso de payaso lo dirían como insulto o es que el tío era un profesional?

  2. Maria Pilar Paris dijo:

    Una vez más, la historia es increíble. Pregunto, ¿cómo desde Cáceres no le pasó nada a la persona? Porque ya se sabe que los paquetes en el tren o en correos no son tratados con mucho cuidado, y el hecho que saliese sin nada de la caja casi es un milagro. Desde luego, siempre ha habido gente espabilada, pero este señor creo que vio demasiado… porque desde Cáceres a San Petersburgo, bueno, pues hay un trote.

  3. Hitano dijo:

    Cáceres – San Petersburgo, nada más y nada menos.

  4. ESTEBAN TRIGO dijo:

    Pues la verdad es que la lectura de este original suceso, me ha dado una idea…
    Tengo a la suegra en casa desde que vino a conocer a mi hijo recién nacido. El chico ya está licenciado y mi mujer no necesita ningún cuidado posparto.
    Como mi suegra es pequeña, pesa poco y cabe perfectamente en el embalaje de un frigorífico que compramos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *