‘Tolelo’ chino no gana ‘peletas’

El caso es que en 1930 se le dio bastante publicidad al hecho de que iba a torear en la Misericordia un chino. Y el caso es que el crítico de entonces, Juan Gallardo, se lo despachó con crueldad. Con mucha crueldad:

La revista de la función taurina del domingo, en cuanto al torero asiático se refiere, nos la da casi hecha el compañero “Garrocha”, de San Sebastián, en cuya plaza actuó Vicente Hong el jueves de la semana última. Y decimos que nos la da hecha, porque este hijo del Celeste Imperio repitió aquí exactamente lo de allá, y el reflejo de dos cosas iguales -esto parece cosa de Física- ha de ser también de una semejanza definitiva.
El torero chino es un camelo con los ojos oblicuos. No ihizo el paseo con kimono, sin duda para dejarnos mal, porque en otras partes así lo ha hecho. Pero es lo mismo. ¡Igual de malo habría de resultar!… Tampoco era chinesca la coleta, sino del país.
Algunos espectadores candidos se creían que se trataba de un aprendiz de torero, de un adolescente vendedor de collares de perlas “ful” y que ya iría aprendiendo poco a poco.
¡Quiá! Vicente Hong lleva quince años de torero. Hay por aquí personas de alma viajera que han visto torear a Hong en Méjico hace más de tres quinquenios. Limitémonos, pues, a decir de este torero que ganará muy pocas “peletas”, que con capote y muleta es una cosa pintoresca, que pudo serlo más de salir vestido de mandarín y que su segundo novillo lo mandó a la enfermería conmocionado, de donde no volvió a salir.
Lo dicho; ganará muy pocas “peletas”. Un amigo mío dice que Vicente Hong se debía, con objeto de parecer más torero, ponerse un alias. Por ejemplo: Vicente Hong, el ‘Honguito’. Pero confesemos que poniéndose el ‘Honguito’, es cuando iría “de cabeza”.

Y mañana…
El último día de la estación del Arrabal

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ‘Tolelo’ chino no gana ‘peletas’

  1. tinto de hemeroteca dijo:

    Los críticos taurinos siempre reparten mucha estopa, pero este era de tela! Gracias por otra historia tan curiosa y entretenida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *